Opinión / Columna
 
Horizonte económico 
La nueva Ley Federal del Trabajo: algunas características
El Sol de México
22 de septiembre de 2012

  Luis G. Álvarez Tostado Valdivia



A continuación comentaremos los principales cambios propuestos por el presidente Calderón a la Ley Federal del Trabajo, uno de los cambios que se le han dado en llamar estructurales, es decir, esta modificación es necesaria para que la economía del país pueda tener la posibilidad de tener fases de crecimiento por arriba de 5 por ciento, crecimiento superior al promedio de 3 por ciento en los últimos años.

Como en la mayoría de las leyes, se pueden ver algunas características en la propuesta, una es la parte económica, otra la política, esta Ley resalta la parte de los derechos humanos, por lo que describiremos parte de estos temas.

En cuanto a los elementos económicos que se abordan en la Ley hay que destacar lo siguiente: La regulación a las empresas outsourcing o empresas de subcontratación de personal, las cuales han crecido de manera importante y se han aprovechado de algunas lagunas en la Ley actual para evadir el cumplimiento de obligaciones fiscales y laborales.

El limitar la generación de salarios caídos o vencidos es otro tema que se regula, se pone un año como máximo, no para que resuelva el juez o se vaya a las instancias que la Constitución norma, sino como obligación que tiene el patrón para pagarle al trabajador, pues muchas veces se extendían los juicios intencionalmente para afectar a las empresas, o en su caso, para obligar a los trabajadores a negociar sus salarios caídos.

Se plantea la creación de comités nacionales de productividad y capacitación de cada rama industrial o actividad, donde se sugerirán alternativas tecnológicas y de organización industrial. Se plantea también aumentar el monto de las sanciones a quien infrinja las disposiciones de la Ley, que podrían llegar hasta 5 mil veces el salario mínimo por cada violación. Siempre va a ser importante que las autoridades cuenten con elementos de sanción para hacer creíble la aplicación de la Ley. Siempre es importante que el perro tenga dientes para asustar al ladrón. Se crea la obligación de los patrones de afiliarse al Fonacot. Por la importancia que han tomado en los últimos tiempos, existe un apartado para el trabajo en minas y otro para el trabajo doméstico. Se regula la posibilidad del pago salarial a través de medios electrónicos.

Respecto a la parte política destacaremos dos situaciones, la primera la desaparición de las juntas federales y locales de conciliación y arbitraje, que se habían convertido en lugares de corrupción y de poder político muy importante, y la segunda, el tema sindical que se aborda en tres puntos, el primero marcado en el Artículo 2 de la propuesta, que dice que deberá haber un respeto irrestricto a los derechos colectivos de los trabajadores, tal como la libertad de asociación; autonomía y democracia sindical; entre otros. El segundo punto es el derecho a la información de los trabajadores sindicalizados, es decir, se tendrá que rendir cuentas por parte de los lideres sindicales de qué se hacen con las cuotas de sus agremiados, y por último, para garantizar la buena aplicación de las cuotas sindicales, la necesidad de dictaminar, por auditor externo independiente, las cuentas de los sindicatos.

En relación a los derechos humanos se define lo que es el trabajo digno, como el trabajo que respeta la dignidad humana del trabajador, no existe discriminación por raza o género, preferencia sexual, discapacidad o religión, se tiene acceso a la seguridad social y a un salario remunerado. Aquí también se destaca la criminalización del trabajo de niños menores de 14 años, pues es delito contratarlos. También es importante el trato a las mujeres embarazadas, que se les otorgue más facilidades para atenderse y al papá se le asignen seis días con goce de sueldo cuando su pareja de a luz un bebé.

Estos son sólo una muestra de los muchos cambios que se plantearon con las reformas a la Ley Federal del Trabajo.

Existe una discusión en el sentido de que el presidente Calderón, con una experiencia política mayor que la del Presidente electo Peña Nieto, envió como iniciativa preferente la Reforma Laboral, para poner a prueba a la nueva administración, ya que en la anterior legislatura fue rechazada por el PRI y en especial se culpa a Peña Nieto de no dejarla pasar. Va a ser muy importante la posición del PRI, el nuevo Presidente tiene que tomar una posición respecto a las modificaciones planteadas, si no se aprueba la señal será muy negativa, y se le tachará de tener muchos compromisos sobre todo con los líderes sindicales como los del SNTE, petroleros, electricistas, burócratas, y en general, todos los sindicatos que se han manifestado en contra.

Lo que se puede vislumbrar es que se tendrá una nueva Ley Federal del Trabajo, no pasará la propuesta del presidente Calderón tal cual, pero sí se deberá pasar una Reforma y esta va ha estar consensuada con el PRI y el PAN, pues este último partido ha declarado que quiere la Reforma de Calderón, pero si no se puede, quiere alguna Reforma y esa será la del PRI. Entonces el tema se va a centrar en cuanto a que se va a aprobar y que se va a rechazar.

Se está creando un consenso en el sentido de que lo que se aprobará será la parte económica y de los derechos humanos de la propuesta y que la parte política, es decir, la afectación a partidos políticos y sindicatos, esta no pasará.

Ojalá y se pudiera aprobar la mayoría de las modificaciones, pues esto permitiría al Presidente electo tener mayor credibilidad, pero lo más probable es que la parte en donde se afecta a los sindicatos no se modifique y nos quedemos con modificaciones a medias, pero más vale avanzar algo que quedarse sin nada.

gerardo.tostado@yahoo.com.mx

Sígueme en twitter@gerastostado0
 
Cartones
Columnas