Opinión / Columna
 
Derecho Familiar 
Julián Güitrón Fuentevilla 
Fundamentos jurídicos para establecer en México los juicios orales mixtos en Derecho Familiar
Organización Editorial Mexicana
10 de junio de 2012

  SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE

Juan Luis González Alcántara y Carrancá; Antonio Muñozcano Eternod y Demetrio Cortés Ortega, disertan en el canal Judicial

* Dijimos la semana anterior...

En este espacio, dada la trascendencia de crear los primeros juicios orales mixtos en Derecho Familiar en México, reflexionamos, junto con los distinguidos juristas supra citados, sobre lo importante que puede resultar para las familias mexicanas y sus integrantes, que los juicios más complicados en la materia, se puedan resolver en el lapso de treinta días, previa la satisfacción de los requisitos procesales correspondientes, en una sola audiencia.

* Lograr justicia rápida y eficaz

Leyó usted bien, distinguido lector, una de las metas es lograr una justicia rápida y eficaz, para quienes se ven involucrados en conflictos de Derecho Familiar, en toda la amplia gama de hipótesis que comprende esta materia, para que en un lapso breve, con toda claridad, honradez e integridad, se pronuncien las sentencias que merecen las familias mexicanas que en un momento dado, se vean envueltas en la problemática de este tipo de asuntos.

* Conocimientos y erudición

En el Programa comentado, los juristas mencionados, hicieron gala de una erudición y conocimientos en Derecho Procesal Familiar, que desde ahora les auguramos un éxito en su gestión, porque según nos enteramos, llevan ya dieciocho meses de estar estudiando y analizando, incluso con casos prácticos, cuál sería la metodología más adecuada para dar respuestas a los graves conflictos, que día a día se presentan en los Tribunales Familiares del país.

* Prevalencia del interés superior del menor y la familia

Hasta hoy, en su gran mayoría, no han tenido las respuestas y sentencias ad hoc a los casos, hipótesis, situaciones increíbles, casos concretos que van más allá de la fantasía, en los cuales el interés superior del menor o de la familia en una palabra, no se ven satisfechos, entre otros factores por corrupción, ignorancia, deshonestidad, falta de planeación, improvisación y mil vicios más que desgraciadamente, sobretodo, en primera y segunda instancias, no pueden dar soluciones satisfactorias y muchos menos sentirse realizados como juzgadores, como litigantes, en su caso, y qué decir de quienes ponen en las manos de esos funcionarios y practicantes, su familia, su libertad, su patrimonio y parafraseando la protesta que se rinde en la Facultad de Derecho de la UNAM, cuando se recibe el título de licenciado en Derecho, tal vez su vida. Por ello, es tan importante y a usted, distinguido lector lo exhortamos a que sintonice el Canal Judicial, el lunes 11 de junio de las 8:00 a las 9:00 horas o de las 20:00 a las 21:00 horas o el sábado 16 del mismo mes, de las 19:00 a las 20:00 horas, para ver y escuchar la transmisión del Programa Derecho Familiar, con la temática señalada y los distinguidos catedráticos citados, en Cablevisión 112, Sky 639, Dish 731 y a nivel internacional por la página de internet: www.scjn.gob.mx

* Reforma Procesal Civil de hace 39 años, para resolver los problemas de Derecho Familiar

Seguramente que quienes poseen la ciencia del Derecho, tienen preciso el conocimiento que fue en 1973, cuando a alguien, que sabía Derecho Procesal Civil, pero no Derecho Procesal Familiar, se le ocurrió que con diecisiete artículos del 940 al 956 del cuerpo normativo citado, se podían resolver los problemas de la familia.

* Cuarenta años de malabarismo jurídico

Han transcurrido casi cuarenta años y el Título Décimo Sexto del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, estableció lo que se llama "De las Controversias de Orden Familiar; allí, en un Capítulo Único, se le hizo fácil, como dice la canción, hablar sólo de Disposiciones Generales. En el transcurso del tiempo mencionado, se han hecho ajustes, se ha recurrido al viejo expediente, por la falta de conocimiento y metodología de usar las expresiones latinas bis, ter, quáter, quintus y sextus; derogar y en otros casos modificar los artículos citados, para llegar a la triste conclusión, textualmente expresada en el artículo 956, que como si fuera magia, quiso resolver la problemática del Derecho Familiar, ordenando lo siguiente: "En todo lo no previsto y en cuanto no se opongan a lo ordenado por el presente Capítulo, se aplicarán las reglas generales de este Código". En otras palabras, los 966 artículos del multicitado Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, podrían ser aplicados a la solución de conflictos de Derecho Familiar.

* Reto para quienes pretenden innovar en esta materia

Conscientes de que una propuesta de tal envergadura, que permita crear los juicios orales mixtos en Derecho Familiar y Derecho Procesal Familiar, nos permitió, en el Programa Derecho Familiar, que tengo el privilegio de conducir en el Canal Judicial, y en el cual estuvieron presentes, Juan Luis González Alcántara y Carrancá, Antonio Muñozcano Eternod y Demetrio Cortés Ortega, hablar, reflexionar, disertar, argüir, en algunos supuestos, invocar doctrinas extranjeras y en otros, considerar la idiosincrasia y las costumbres de las familias mexicanas, proponer, como usted lo podrá constatar en la televisión, diversas alternativas de solución, superando los diecisiete artículos multicitados.

* Urgen los códigos familiar y de procedimientos familiares

Los Magistrados participantes y quien esto escribe concluimos que es fundamental, que en el caso concreto, de la ciudad capital, no se sigan haciendo reformas y modificaciones sin objetivos concretos ni estudios previos y proponer, para estar acordes con la realidad de la existencia de cuarenta y dos Juzgados Familiares y cinco Salas Familiares, la promulgación de leyes adjetivas y sustantivas en Derecho Familiar; es decir, un Código Familiar y otro de Procedimientos Familiares para el Distrito Federal.

* ¿Cuál es la situación actual de los juicios en Derecho Familiar en México, Distrito Federal

Como conductor y responsable del Programa Derecho Familiar, expresé el punto de vista que a continuación se menciona, el cual forma parte de una investigación realizada en mayo del 2008, por el suscrito y que junto con otros trabajos, realizados por investigadores del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, se publicó en un libro, poco tiempo después. En él sostuve, que si analizamos detenidamente la realidad actual de los juicios en Derecho Familiar, que se ventilan en los Tribunales mexicanos, específicamente del Distrito Federal, nos encontramos frente a un sistema mixto de administración de justicia; es decir, escrito y oral.

Nuestra posición, con base en la actual legislación civil y procesal del Distrito Federal, es proponer la modificación de determinados preceptos y darle una plenitud de oralidad a todos los juicios, cuya materia sea la familia.

Lo realizado hasta hoy en los Tribunales mexicanos, es admisible, empero la respuesta más adecuada, sería establecer la oralidad definitiva para administrar justicia en Derecho Familiar.

Es evidente, que sería bueno por la prontitud, establecer la oralidad. Seguramente, por las prácticas viciosas, habrá que desterrar cuestiones, como la cantidad de recursos, que de manera excesiva, plantean los litigantes y dándole a todos los juicios una deformación.

Los juicios orales, traerían menos carga de trabajo para los Jueces Familiares. Las diligencias podrían desahogarse en una sola, sobre todo, las pruebas. En este caso, hay que destacar la problemática planteada con la petición de oficios, que finalmente no llegan a tiempo o nunca llegan, a pesar de lo que las leyes ordenan al respecto.

Desde nuestro personal punto de vista, no sería necesario modificar la Constitución General de la República Mexicana, en virtud de que todas las resoluciones, deben fundarse, en el artículo 14 constitucional.

El elemento constante, distintivo en esta propuesta, es la prontitud derivada de la oralidad. Nuevamente, tendríamos que batallar con otro problema grave, la tardanza en remitir los estudios psicológicos, psiquiátricos, médicos, sociales y otros, cuando éstos se requieran, cuando hay demasiado trabajo, por lo que en un momento dado, habría que considerar en una reforma, como lo sugerimos más adelante, que el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, tuviera sus propios órganos colegiados, que auxiliaran a los Jueces Familiares y les proporcionara un panorama más amplio en diversos campos profesionales, para profundizar y comprender mejor la problemática familiar. En este caso, propondríamos la creación de los Consejos de Familia, que desde 1983, están funcionando en el estado de Hidalgo y que hemos incluido en los Proyectos de Código Familiar Tipo y Código de Procedimientos Familiares Tipo, ambos para los Estados Unidos Mexicanos, que en esencia, en cuanto al tema que nos ocupa, consisten en lo que a continuación transcribimos y que sería otra aportación nuestra, para resolver parte de la problemática planteada en este trabajo.

* Interrogantes planteadas en el programa, respecto al Derecho Procesal Civil, positivo vigente en el Distrito Federal

Seguramente que a usted, distinguido lector de este espacio periodístico, le resultará interesante, ver y escuchar, las respuestas que los juristas, pioneros en la materia e innovadores de la creación de juicios orales mixtos en Derecho Familiar, expresarán, mañana lunes 11 de junio en los Programas del Canal Judicial. ¿Por qué se considera que los juicios orales en Derecho Familiar, deben ser mixtos? ¿En qué consiste la oralidad en el Código de Procedimientos Civiles del DF., en cuanto a las pruebas en la audiencia; en la audiencia oral y los testigos? ¿Qué significa y en qué consiste el término de la audiencia, según el artículo 947 del Código de Procedimientos Civiles del DF.? ¿Cómo debe manejarse en los juicios orales mixtos en Derecho Familiar, el desahogo de las pruebas confesional y testimonial? Respecto a la sentencia y conforme al artículo 949 del Código de Procedimientos Civiles, "la sentencia se pronunciará de manera breve y concisa en el mismo momento de la audiencia, de ser así posible, o dentro de los ocho días siguientes"; y ¿De qué manera influye en este precepto, el 81 del mismo ordenamiento? ¿Cómo deben aplicarse los artículos 950 y 691 del CPC del DF., respecto a la apelación; debe ser por escrito o puede formularse oralmente? La revocación tiene un tratamiento especial en el artículo 952 del CPC; ¿Se le puede agregar alguna otra hipótesis? Del artículo 953 al 956 del CPC que se refieren a la recusación, ¡Deben ser objeto de una modificación para que la segunda instancia del juicio oral mixto en Derecho Familiar, sea más eficiente?
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas