Opinión / Columna
 
Eugenio Aguilar Ibarra 
Autos anfibios
El Sol de México
14 de abril de 2012

  Los automóviles anfibios son los que pueden funcionar en el agua como una lancha y pueden caminar en tierra, como un auto normal. Los alemanes fueron de los primeros que desarrollaron estos autos de manera generalizada para público no militar.

La característica primera es que son autos con puertas herméticas y tracción trasera (llantas traseras se mueven) o pueden trabajar con dos hélices. El motor que llevaban en esa época era el Triumph Herald, con 43 caballos de fuerza y la característica propia y diferente a todos era la caja de velocidades modelo Hermes. Trabaja con un sistema que permite mover las ruedas y las hélices al mismo tiempo o de manera separada. Lleva dos hélices que lo empujan como si fuera una lancha.

Por ser su estructura de hierro, muchos fueron carcomidos por el óxido, pues en esa época los sistemas de pintura y protección no eran muy sofisticados. Se fabricaron unos 4 mil anfibios y todavía disminuyo más porque en los años 70 se cambiaron leyes sobre el uso de botes y lanchas no pudiéndolo vender.

Existen nuevas tendencias que inician con la idea del "Hummer" y cada vez tratando de hacer los autos más versátiles: lodo, piedras, ríos, lagos y mares, hasta todo terreno y superficie para poder ir al agua y navegar. Una sensación en autos deportivos que más ha causado sensación en es el Gibbs Aquada, fabricado en 2003 y tiene 175 HP con motor V6 2.5 litros. Es el primer auto deportivo-anfibio y es producido por la empresa inglesa Gibbs, especialista en producción de tecnología para vehículos anfibios de alta velocidad.

Esta tecnología con principios náuticos y todo lo que tiene que ver con las leyes de la marina, puede fácilmente caminar de una ciudad a otra como cualquier auto y si sus dueños quieren navegar en un río o en el mar, también lo hacen sin problemas de hundirse, lo malo es el costo, unos 300 mil dólares.

Otra empresa, llamada MAX ATV Argo, produce vehículos anfibios de seis ruedas para dos o cuatro pasajeros, con tracción total. Sus ruedas de baja presión se adaptan al terreno, actúan a modo de suspensiones y sirven como palas a la hora de navegar. Además, el vehículo cuenta con multitud de accesorios específicos. Tienen motor de cuatro tiempos con potencias de entre 16 y 20 caballos.

Director de Preparatoria del Tecnológico de Monterrey

Campus Cd. De México

eaibarra@itesm.mx
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas