México
Niega Poiré incremento de tráfico de amapola
Alejandro Poiré lamentó que el JIFE tomara en cuenta para su informe las estimaciones del Gobierno de Estados Unidos. Foto: Martín Celaya / El Sol de México
Organización Editorial Mexicana
3 de marzo de 2011


Manuel Carvallo / El Sol de México

Ciudad de México.- Luego de que el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra el Delito y las Drogas, Antonio Mazzitelli, advirtió que "es preocupante el incremento de la siembra de amapola en México y más aún el incremento de usuarios de drogas en el mundo", el secretario técnico del Consejo de Seguridad, Alejandro Poiré, rechazó rotundamente las cifras y aseguró lo contrario, al señalar que este tipo de plantío se está erradicando en nuestro país.

Y adelantó que "México revisará las cifras de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU, revisaremos la metodología y las fuentes implementadas".

En respuesta Poiré presumió el nivel de aseguramientos de goma de opio en lo que va de la presente administración, en la que dijo, "se puede detectar que durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa se incrementó en 16 por ciento la cantidad de goma asegurada".

Poiré lamentó que el JIFE tomara en cuenta para su informe las estimaciones del Gobierno de Estados Unidos.

En ese sentido Antonio Mazzitelli dijo que "México no tiene la tecnología para medir las áreas de siembra de amapola, como lo tiene Estados Unidos, que a través de sus satélites muestra las imágenes de las áreas sembradas y que ese reporte es resultado de las mediciones que hizo Estados Unidos".

Durante el informe 2010 de la Junta Internacional de Fiscalización de Enervantes (JIFE), Mazzitelli, agregó que en nuestro país se han encontrado laboratorios sofisticados para el procesamiento de drogas, especialmente para la "producción de heroína de altísima calidad".

De acuerdo con el representante de la ONU, la Heroína, producida de la amapola cultivada en México, surte y abastece el consumo de los clientes selectos de Estados Unidos con alto potencial económico.

Al respecto, agregó que son los cárteles de la droga mexicanos los que se han encargado de comercializar la cocaína sudamericana en Europa en rutas que llegan por África y por las Islas Canarias, para entrar por la parte occidental y por España.