Opinión / Columna
 
Pablo Escudero 
Discriminación en México: un grave problema por el que debemos trabajar
El Sol de México
15 de mayo de 2010

  En pleno siglo XXI, México sigue acarreando serios problemas sociales. La enorme pobreza de nuestro país ha crecido en los últimos años, lo que ha generado problemas de discriminación por la estrecha relación que existe entre estos dos conceptos.

La discriminación, en términos generales, se refiere al acto de hacer una distinción o segregación, motivada por prejuicios sobre la apariencia física, sexo, edad o condición socioeconómica, que disminuye y niega derechos, libertades y oportunidades de crecimiento a amplios sectores de la población.

Hace algunas semanas se dieron a conocer los resultados de la "Primera Encuesta Nacional sobre Discriminación en México", realizada por la Sedesol y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred). Es interesante revisar los resultados.

Cabe destacar, en primer lugar, que para la mayoría de los mexicanos promedio la discriminación significa tratar diferente o negativamente a las personas, sin importar la condición o grupo social específico al que pertenezcan.

Para los grupos en situación de vulnerabilidad, como los homosexuales, personas con discapacidad, mujeres, indígenas, adultos mayores y los pertenecientes a minorías religiosas, la discriminación es clara. El 90 por ciento de las personas dentro de estos grupos perciben que se les discrimina por su condición.

Las cifras relacionadas con el acceso al trabajo son muy interesantes. Los grupos con mayor dificultad para conseguir trabajo son los adultos mayores, las personas con discapacidad y a los enfermos de VIH-SIDA. Por otro lado, es importante resaltar que casi el 90 por ciento de los encuestados opina que negarle empleo a una mujer embarazada es una violación clara a los derechos humanos, pero en la realidad la mayoría de los empleadores solicita exámenes de embarazo a las mujeres para poder darles empleo. ¿Por qué esta disparidad?

La apariencia física también es un factor preponderante para negar empleo a las personas. Cuando se le preguntó a los encuestados los criterios por los cuales no contratarían a una persona, más de la mitad de los encuestados no contrataría hombres que usen el pelo largo, casi dos terceras partes no lo harían si son personas mal vestidas y tres cuartas partes no contratarían personas con tatuajes visibles.

Finalmente, las situaciones que provocan mayores diferencias entre las personas se encuentran encabezadas por pertenecer a un grupo indígena, la diferencia en religiones, la desigualdad económica y las preferencias por diferentes partidos políticos, entre otras.

Como se observa en la encuesta, tenemos problemas graves de discriminación. Para estos problemas es claro que debemos de trabajar para asegurar que en México, desde la niñez, inculquemos una idea clara de los derechos fundamentales de las personas. Los derechos humanos deben ser imprescindibles para hacer valer la dignidad de las personas. Es cuestión de educación. Pongamos todos nuestro granito de arena para que así logremos mejorar esta situación.

*Diputado federal. Presidente de la Comisión de la Función Pública.

Twitter: @pabloescuderom

Email: pablo.escudero@congreso.gob.mx
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas