Opinión / Columna
Mi Perspectiva 
José Luis Camarillo 
28 de abril de 2010

  El doctor Marco Ruiz (dr.marcoruiz@hotmail.com) se expresa con pasión del auge que se vive en el boxeo.

"Desde niño mi afición deportiva número 1 ha sido el box profesional. Hasta hace aproximadamente 20 años que el box cayó en un bache. Veo con alegría que de unos dos años para acá empieza a resurgir una nueva camada de excelentes peleadores que nuevamente le darán brillo al boxeo mexicano, para emular a aquellos enormes boxeadores que tantas satisfacciones nos dieron a los que somos amantes del boxeo, como son el que para mi gusto es el más grande y auténtico último ídolo del boxeo mexicano, don Rubén Olivares; también a Salvador Sánchez, quien fue el que me ha dado las emociones más intensas cuando venció a Wilfredo Gómez".

El motivo principal de su mensaje, según comenta, es para pedir mayor información sobre Carlos Zárate júnior, a quien señala como "el boxeador de la actualidad que llegará mas alto".

Independientemente de lo anterior, cabe señalar que Carlitos (7-0, 5 KOs) se mira decidido a capitalizar la ventaja -aunque también el apellido puede resultar un peso extra para quien no se prepare bien- que le proporciona tener un padre ex campeón del mundo, y que además fue uno de los mejores peso gallo en la historia.

El "Cañas" Zárate es muy exigente con su vástago y aparte de corregirle sus defectos, le inculca mantener la humildad.

Al continuar el doctor Ruiz con su exposición, manifiesta su añoranza por boxeadores como el mencionado Carlos Zarate, así como por Alfonso Zamora, Efrén "Alacrán" Torres, José Medel, Romeo Anaya, y hace énfasis en "Julio Guerrero, el barretero de Tula y posiblemente el de la pegada más tremenda del box mexicano, según los especialistas de la época".

Agrega: "También a Guadalupe Pintor, naturalizados mexicanos como 'Mantequilla' Nápoles y Ultiminio Ramos. Uno que no llego a campeón pero daba auténticas peleas fue el 'Canelo' Urbina; y otro grande lo fue Vicente Saldívar, que desde que oí la pelea en la que se coronó campeón mundial pluma al vencer a Ultiminio Ramos, me enamoré del boxeo. Asimismo, tantos y tantos peleadores extraordinarios que hubo y sería llenar páginas y páginas. "No me olvido de otro grandísimo, Julio César Chávez, ni de Marco Antonio Barrera y Érik Morales".

Habrá que seguir más de cerca los pasos de Carlitos Zárate.

pepecamarillo@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Cartones
Columnas