México
Compra el Gobierno de Yucatán predios que ocupa Chichén Itzá
El Gobierno estatal adquiere el predio donde se localiza la pirámide principal y zonas aledañas. Foto: Archivo / El Sol de México
Organización Editorial Mexicana
30 de marzo de 2010


El Sol de México

Mérida, Yucatán.- El Gobierno de Yucatán adquirió ayer los terrenos que ocupa la zona arqueológica de Chichén Itzá, en un acuerdo histórico realizado a través del Patronato Cultur.

El acuerdo incluye la adquisición de un total de 83 hectáreas, 45 de las cuales corresponden a la totalidad de la zona arqueológica, considerada una de las principales capitales del mundo maya, con lo que se cumple uno de los compromisos del Ejecutivo estatal al formar parte de las acciones en favor de Chichén Itzá, designada nueva maravilla del mundo moderno.

Con esta decisión, el Gobierno estatal adquiere el predio donde se localiza la pirámide principal y zonas aledañas, en tanto que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) continuará con el cuidado y protección de los monumentos arqueológicos que ahí se encuentran, con lo que Chichén Itzá ya es patrimonio de los yucatecos y los mexicanos.

Conforme a la negociación pactada, Cultur cerró con Hans Jurgen Thies Barbachano, quien hasta ayer era el propietario de los terrenos en los que se encuentra la zona arqueológica, el acuerdo de adquisición en 220 millones de pesos.

Los terrenos estuvieron en litigio por años, aunque en 2004 la Suprema Corte de Justicia de la Nación ratificó que se trata de una propiedad privada.

Luego del interés mostrado por el Gobierno estatal y las negociaciones correspondientes, Thies Barbachano accedió a realizar el acuerdo con Cultur.

La adquisición de los terrenos de la zona arqueológica de Chichén Itzá y zonas aledañas detonará una serie de acciones que serán implementadas como parte de la estrategia en beneficio del turismo estatal y el desarrollo social de pobladores que habitan en sus inmediaciones, anunció el Patronato Cultur.

Tras el acuerdo que dio paso a la firma del convenio de compra-venta se permitirá la atención de temas prioritarios como el comercio ambulante, la atención a artesanos, el crecimiento de poblados circunvecinos, la planeación de nuevas vialidades, así como el desarrollo del Aeropuerto de Kaua.

De acuerdo con lo proyectado, se prevé un crecimiento sustentable de toda la zona, incluida la preservación de la flora, fauna, suelo y subsuelo, no sólo de la zona arqueológica de Chichén Itzá, nueva maravilla del mundo y patrimonio de la humanidad, sino también los beneficios de la decisión estatal se extenderán a las áreas que conforman su entorno.

La adquisición de los terrenos de la zona arqueológica, considerada una de las principales capitales del mundo maya, traerá innumerables beneficios sin descuidar nuestra riqueza cultural, toda vez que continuarán los convenios con autoridades del INAH para coadyuvar en la conservación del patrimonio arqueológico y los asentamientos prehispánicos.

Especialistas continuarán con los trabajos concernientes a la investigación, de registro y conservación, así como las medidas para el mantenimiento del sitio, como sucede con todos los enlistados en el Sistema de Registro Arqueológico.