Comunidad y cultura
Celebra Xochimilco fiesta del Niño Pa
Notas relacionadas
Notas relacionadas
Organización Editorial Mexicana
3 de febrero de 2010


Guillermo Ríos / El Sol de México

Ciudad de México.- Los habitantes de Xochimilco comentan con orgullo que en esa delegación hay más de 365 fiestas al año, y hacen referencia a la devoción más importante del pueblo: el Niño Pa -la imagen más venerada y celebrada por el pueblo de Xochimilco- cuya mayordomía tiene lugar el 2 de febrero, Día de la Candelaria, y cada año convoca de cinco mil a siete mil personas en la Parroquia de San Bernardino de Siena, para encomendar sus cosechas y su vida familiar y espiritual.

En declaraciones a la prensa, el párroco del lugar, Adrián Huerta, reconoce que es "la fiesta de piedad popular más importante de Xochimilco", y este año será presidida por el provicario episcopal Carlos Ruiz.

Comentó que la importancia que reviste esta imagen va más allá de explicaciones académicas. Se concentran en ella valores culturales, sociales, tradición, herencia, conductas que sincretizan las costumbres prehispánicas y cristianas, y que sobreviven gracias a la Mayordomía, que a su vez es un elemento de unión y conservación de la identidad de los habitantes de Xochimilco.

"Por encima de ello, se encuentra la fe de un pueblo. De ahí la perseverancia de su gente en promover y mantener el culto a esta imagen de más de 400 años de antigüedad, cuya mayordomía data de finales del siglo XVI".

Su fundación se adjudica a Marín Cerón Cortés de Alvarado, último cacique xochimilca quien, en su testamento, dejó varias imágenes para ser cuidadas y veneradas por "mozos mayores". El Niñopa es el lazo que une a la cultura actual con las raíces autóctonas de este pueblo. Así lo demuestran los diferentes elementos presentes en sus celebraciones: bandas de viento, estudiantinas, chinelos, papel picado, portadas de semillas y flores, todo conjugado en una armonía multicolor donde se manifiesta el fervor religioso y la esperanza en la continuidad de la vida.

La imagen está hecha de un trozo de naturaleza, de madera de colorín que fue tallado, según se afirma, en los talleres de artesanos del antiguo convento franciscano de Xochimilco. Es una pequeña imagen policromada de unos 50 centímetros de alto, y alrededor de medio kilogramo de peso. Su apariencia es la de un bebé, que despierta sentimientos diversos; es una obra de arte en cuanto a su representación, la expresión de su rostro, su mirada; y un objeto de fe por sus manifestaciones milagrosas, según afirman miles de personas que han sido beneficiadas por el Niñopa.

Se dice que tiene predilección por los niños, por los enfermos y por las mujeres que no pueden concebir. En ellos ha realizado actos que los creyentes alaban y agradecen con diversas acciones como misas, promesas, le confeccionan ropones, le obsequian juguetes, lo reciben un día entero en su hogar en medio de salvas, música, fuegos artificiales, danzantes y abundante comida, entre otras cosas.