Salud
La pediculosis, un problema que se acrecenta en época de frío
Los piojos también anidan en cabezas limpias. Foto: Cortesía
Organización Editorial Mexicana
20 de noviembre de 2009

Yanilka Aybar / El Sol de México

Ciudad de México.- Vamos a hacer un breve recorrido por la infancia. No sólo son juegos, diversión, pasar los exámenes finales; también hay un problema que afecta de manera terrible el autoestima y la capacidad de socialización del niño: la pediculosis, o mejor conocido como infestación por piojos. Así como lo lee.

Este problema, que tiene la mala imagen que sólo se presenta en estratos sociales bajos o con escasos hábitos de higiene, sucede desde tiempos remotos y en todos los lugares. No importa si el niño va a una escuela pública o privada. Estos diminutos animalitos prefieren las cabezas limpias y adoran que los niños compartan artículos personales como cepillos, gorras, playeras o se abracen, porque todo esto es su medio de contagio y de sobrevivencia.

Por ello, si tu hijo se ha infestado de piojos, soluciona el problema con un champú especial que contenga fenotrina y permetrina, y con tres sencillos pasos: aplicarlo en el cabello seco, peinarlo y repetir el proceso al día siguiente, es suficiente para eliminar el problema. Pero si lo que quieres es evitar nuevamente el contagio, ahora ya se encuentra en México Herklin NF Spray Repelente, el cual previene el contagio por piojos o evita que vuelvan después de haberlos combatido.

Y ya que estamos hablando de prevención, no hay que olvidar que son temporadas de cambios climáticos bruscos, un día hace calor, al otro frío y con ello las infecciones tanto respiratorias como estomacales están a flor de piel. Si bien en todo este año se hizo referencia a utilizar gel antibacterial para evitar el contagio de influenza, hay que considerar que debe ser un hábito de limpieza continuo y de por vida, pues también protege contra las infecciones estomacales. Y más en un país donde los malos hábitos alimenticios y la comida en la calle es el común denominador.

Dentro de estas infecciones la más común es la diarrea, enfermedad que no debe ser considerada como algo ordinario; por el contrario, se debe de tratar de manera adecuada, ya que puede convertirse en un problema serio, sobre todo por la deshidratación que, a su vez, trae consecuencias mucho más serias.

Este tipo de padecimiento es más frecuente en los niños y la mayoría de las ocasiones es por virus, aunque existen otras causas como infecciones, sensibilidad a ciertos alimentos, antibióticos y el consumo excesivo de frutas o jugos de frutas, sobre todo cuando se consumen en la calle y no cuentan con las medidas de higiene necesarias. De igual manera, hay que tener mucho cuidado con lo que come o bebe un niño, ya que puede empeorar la diarrea, aunque hay algunos tipos que pueden aliviarse con cambios en la dieta.

En general, se recomienda dar los alimentos de manera normal. Anteriormente se aconsejaba como tratamiento dejar descansar los intestinos, pero hoy en día se sugiere continuar con la alimentación, pues de esta manera la diarrea será más fácil de tratar. La mayoría de los niños pueden reponer los nutrientes que pierden por la diarrea si aumentan la cantidad de comida ingerida.

Cuando la diarrea es persistente, lo mejor es acudir con el médico para que le realice un diagnóstico preciso sobre la causa y ésta se elimine con un tratamiento que contenga Nifuroxazida, como es el caso de Eskapar, que ayuda a controlar de manera rápida y eficaz la sintomatología dentro de las primeras 24 horas.

Pero recuerde, lo primero que debe de hacer es visitar al doctor, porque la automedicación no es la mejor opción. Sin lugar a dudas, el mejor remedio es evitar que se presente la diarrea y las formas de prevenirla son muy sencillas: lavar perfectamente los alimentos, hervir el agua (si no se cuenta con servicio de agua embotellada o potable), ingerir alimentos frescos, evitar los alimentos muy grasosos y, por supuesto, reducir al máximo el consumo de frituras y alimentos que se venden en la calle.