Opinión / Columna
 
El Mundo de la Realeza 
Mariana Vargas Ruiz 
El parentesco de las familias reales
El Sol de México
15 de octubre de 2009

  Las familias reales han estado emparentadas por cuestiones de siglos, ya que se casaban entre primos o incluso entre hermanos, como es el caso de Cleopatra, quien se casó y enviudó de dos de sus hermanos. A través del tiempo esto ha evolucionado, por supuesto. Aún siguen habiendo parientes, un clásico ejemplo lo fue la reina Victoria I de Inglaterra (1819-1901), quien tuvo nueve hijos que tuvieron descendencia en otras casas reales. A ella se le decía "La Abuela de Europa".

Otro ejemplo lo fue Cristian XI de Dinamarca, apodado "El Suegro de Europa", porque de sus seis hijos que tuvo con la reina Luisa, Alejandra, Dagmar, Jorge y Federico tuvieron estos tronos: los de Inglaterra, Rusia, Grecia y, por supuesto, el danés.

Hasta la fecha siguen emparentando: Sofía de Grecia se casó con Juan Carlos de España en 1962; Alberto de Bélgica eligió por esposa a una princesa italiana: Paola; Isabel II de Inglaterra se casó con su primo, Felipe Mountbatten, nacido príncipe de Grecia y Dinamarca, hoy duque de Edimburgo.

La familia real de Lichtenstein también prefiere a las princesas, como el príncipe reinante Alois, quien eligió como esposa a Sofía de Baviera.

Aunque Diana era descendiente de Carlos II de Inglaterra, el príncipe de Gales desciende de Jorge I, un rey que nació siendo príncipe alemán y fue rey de Inglaterra porque su prima, la reina Ana I, no tuvo descendientes.

* LA SUCESIÓN

En Inglaterra, depende del parentesco y de preferencia, la sucesión por el momento es de masculina a femenina. Como ejemplo, diré que ya que todas las casas reales son familia y exceptuando los católicos reales, la sucesión abarca a casas reales como la de Noruega, en la que Harald V tiene derecho sucesorio porque su abuela era Maud, reina de Noruega e hija de Eduardo VII, quien estaba casada con Haakon VII, que era sobrino de Alejandra, consorte de Eduardo VII; eran primos. Ahora que tras el rey Harald tienen derecho sucesorio al trono inglés su hijo Haakon Magnus, heredero noruego, pero aunque su hija Ingrid Alejandra sea su heredera noruega, en este caso, y por haber preferencia masculina en Inglaterra, su hermano menor, el príncipe Magnus sucedería a Haakon como rey de Inglaterra si éste llegara a serlo. Después sería Ingrid quien sucedería a su hermano. Claro que en total hay más de 100 herederos en el trono inglés: Primero están el príncipe de Gales, sus hijos, hermanos y sobrinos, luego los hijos de la fallecida princesa Margarita, hermana de la reina, seguidos por duques y condes ingleses, primos de la soberana y otras familias reales, repito, exceptuando a los católicos.

* ¿POR QUÉ LOS CATÓLICOS NO?

Recordemos la historia de Enrique VIII, quien era católico y se casó con Catalina de Aragón, y para poder divorciarse de ella, porque no le dio un hijo varón que asegurara el trono y la paz, separó a Inglaterra del Vaticano porque el Papa no le dio el divorcio y se casó otras cinco veces y tuvo su hijo, Eduardo VI, quien no reinó mucho y fue sucedido por María "La Sanguinaria" (que mató protestantes, quiso salvar el catolicismo en su patria y se casó con Felipe II de España. No logró su propósito), e Isabel I fue la que confirmó a la futura Gran Bretaña como protestante.

Todos los herederos deben de tener esta religión o perderán sus derechos. El duque de Kent, Eduardo, primo de Isabel II, separado discretamente de su esposa, mas no legalmente, permitió que ésta se convirtiera al catolicismo, ya que ocupan un lugar muy lejano en la sucesión. Así como hay príncipes que también han renunciado, como Miguel de Kent, que para casarse con su esposa, en 1978, tuvo que "abdicar" porque ella era católica y divorciada.

haamarvaru@hotmail.com
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas