Opinión / Columna
 
Manuel González Ramírez 
Tres plazas antiguas de la ciudad de Zacatecas
El Sol de Zacatecas
11 de agosto de 2009

  PLAZUELA MIGUEL AUZA

Es una de las plazas más antiguas de la ciudad de Zacatecas y data de finales del siglo XVI. En un principio se le conoció con el nombre de Plaza de San Agustín por estar ubicada frente a la iglesia y monasterio de los agustinos. Esta orden religiosa arribó a la ciudad hacia 1575, sin embargo, no sería sino hasta 1613 cuando el rico minero don Agustín de Zavala les patrocinó la construcción de un monasterio en forma. El templo que hoy conocemos fue consagrado hasta 1772. El antiguo monasterio posee un fabuloso claustro, el más hermoso y señorial de la ciudad. Desde su origen, la plaza sirvió como escenario para fervientes demostraciones de fe cristiana y por su amplitud también se utilizó como tianguis. Durante la guerra de Independencia fue escenario de un importante suceso. El 24 de septiembre de 1813, el caudillo insurgente Víctor Rosales atacó la ciudad y en este lugar enfrentó al cuerpo militar de Urbanos. Al terminar la guerra, el gobierno del estado construyó un portal en la parte oriental de la plaza, al que se le dio el nombre de Portal de Rosales. Fue inaugurado el 21 de julio de 1827 y se convirtió en un importante centro comercial y de convivencia. Lo que quedó de la antigua plaza se transformó en una plazuela a la que se le dio el nombre del general Miguel Auza, a partir del 30 de abril de 1908, al mismo tiempo, fue develado el busto a este insigne zacatecano. La escultura fue realizada por el escultor italiano Ponzanelli, quien la fundió en la ciudad de Florencia. En el año 2009 sufrió una transformación radical este rincón de la ciudad. El monumento se replegó al sur de la plazuela, se le colocó una escalinata nueva al acceso principal del antiguo templo de San Agustín y se pintaron la fachadas al estilo porfiriano. La juventud zacatecana se reúne en torno a esta plazuela los fines de semana.

PLAZA Y JARDÍN INDEPENDENCIA

Esta plaza surgió a principios del siglo XVII tras el establecimiento de los religiosos de San Juan de Dios, quienes al arribar a Zacatecas en 1610, comenzaron a edificar su hospital y convento al sur de la ciudad. Uno de los primeros pobladores de este lugar fue don Juan de Villarreal quien recibió un terreno de los juaninos con la condición de que construyera sus aposentos. Al espacio público que se generó alrededor de las casas se le conoció como Plaza de San Juan de Dios. En una de ellas nació Juan Ignacio María de Castorena y Ursúa Goyeneche y Villarreal (1688-1733), primer periodista de América. La importancia y generosidad de esta familia hizo que a este lugar se le conociera como Plaza de Villarreal. En el costado norte se levantó la faustuosa mansión de los condes de San Mateo. Hacia 1840 se construyó una fuente en el centro de la plaza a donde acudía la gente a surtirse de agua. El 12 de julio de 1867, la plaza cambia de nombre, se le denominaría Plaza del 15 de Mayo, para perpetuar la Toma de Querétaro por las fuerzas liberales. A pesar de ello, la gente la siguió llamando de Villarreal hasta el 15 de septiembre de 1910, ya que al día siguiente, durante las fiestas del centenario del inicio del movimiento insurgente, asumió el nombre de Plaza de la Independencia. En el centro se erigió el monumento a la Independencia Nacional. El diseño fue realizado por Miguel Vázquez de León, la escultura fue tallada por Guillermo Cárdenas y la obra fue dirigida por el Luis C. Espinosa. En 1950 se colocó la balaustrada de cantera, árboles y flores para convertirse en el Jardín Independencia.

JARDÍN JUÁREZ, ANTIGUA PLAZUELA DEL MAÍZ.

Aquí estuvo una de las plazas más antiguas de la ciudad. A finales de la época virreinal fue utilizada como centro de operaciones para la compra y venta de maíz, por cuyo motivo se le denominó Plazuela del Maíz. En el siglo XIX también se le conoció como Plazuela de la Carne por estar ubicada frente al mercado de carnes (actual sede de la Rectoría de la Universidad Autónoma de Zacatecas). En 1876, las autoridades de la ciudad construyeron un pequeño jardín para que hermoseara el entorno y para darle una mejor presentación a las oficinas de la Jefatura Política y del Ayuntamiento que desde 1866 se habían instalado en la planta alta del mercado de carnes. En ese mismo año (1876), el gobernador Agustín López de Nava y el jefe político de la capital J. Cruz García Rojas, inauguraron el Jardín Benito Juárez como uno de los primeros homenajes póstumos que Zacatecas le tributó al recién fallecido Benemérito de la Américas. A principios del siglo XX, el jardín fue sustituido por una cancha de baloncesto que conservó el nombre de Benito Juárez, donde surgieron importantes figuras de este deporte a nivel nacional, entre ellos, los hermanos Solís. En 1956, cuando los basquetbolistas fueron dotados de una cancha en el Casino del Empleado, las autoridades repusieron el Jardín Juárez. El 20 de mayo de 1957 fue inaugurado por el presidente Adolfo Ruiz Cortines.

* Cronista de Zacatecas.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas