Mazatlán
A Doce Años del Trenazo
El Sol de Mazatlán
31 de mayo de 2008

Adriana Carlos

Mazatlán, Sinaloa.- Hoy se cumple un año más de la tragedia que ocurrió hace 12 años, y son recordadas las 31 víctimas que fallecieron a consecuencia de la imprudencia de un chofer de un camión urbano, que provocó que fuera arrollado por el tren.

Durante esta semana se realizó el desmonte y limpieza de la zona donde ocurrió el suceso, a un costado del cruce de las vías del tren, y como si no pasara el tiempo, aún se percibe la tristeza de aquel momento.

Las cruces que estaban cubiertas por la maleza, reaparecieron para recordar el lugar donde quedaron esparcidos los cuerpos de las víctimas.

Todavía ayer, en la loza de cemento que fue repintada, eran escritos los nombres de las víctimas para recordarlos.

A pesar del paso del tiempo, la herida sigue abierta para los deudos de las víctimas.

Incluso, el tema de la tragedia se plasma en Internet, con algunas leyendas sobre apariciones.

Se recuerda la imagen de una joven estudiante de una preparatoria muy conocida en Mazatlán.

"Cuentan que en la Preparatoria Rubén Jaramillo, una estudiante opta por tomar un "taxi" fuera de la escuela con rumbo al Jabalíes.

La joven le dice que la lleve a su casa, al llegar le pide tiempo para entrar y buscar dinero, pero el taxista se lleva una gran sorpresa, debido a que ella tarda en salir, por lo que éste toca a la puerta", se indica en la página.

"Le dice a la señora que abre la puerta, que una joven se metió a la casa y que por lo tanto le debe lo del viaje, pero ésta le contesta que no vive ninguna joven con las características que le había señalado", agrega.

"Así que la señora le menciona, que su hija ya tiene tiempo de que murió. Y todo ocurrió en aquel accidente.

La gran sorpresa del taxista, es que después de lo que le platicó la señora, ya va a tener más cuidado, en quien pide el taxi. Esta no es la primera vez que la joven hace lo mismo, en Mazatlán varios taxistas se han llevado esa sorpresa".

Incluso, se menciona que debido al accidente se cuenta que a media noche se escucha el mismo estruendo que el del día del accidente, cuando el tren arrolló al camión, ruta "Jabalíes", vecinos del lugar dicen que les ha tocado escuchar lamentos y ver sombras.