Policiaca
Niña podría perder Ojos por Ataque de Perros
Una humilde madre de familia llora desconsolada... su hija, atacada por tres perros de la raza bull terrier, y la indiferente y ventajosa actitud del propietario de los animales.
El Sol de Mazatlán
24 de septiembre de 2011

Redacción

Los Mochis, Ahome, Sinaloa.- El cuadro es indescriptible, aterrador y conmovedor. Una humilde madre de familia llora desconsolada... su hija, atacada por tres perros de la raza bull terrier, y la indiferente y ventajosa actitud del propietario de los animales, la tienen a punto de perder sus ojos por las heridas sufridas, además de otras graves lesiones como el desprendimiento casi total de una oreja, mejilla y cuero cabelludo.

Al narrar los hechos y recordar el estado de salud de la pequeña Maribel, de siete años de edad, y quien tiene su domicilio en la zona conocida como El Chorizo, en Adolfo Ruiz Cortines, Municipio de Guasave, los ojos de Olga Flores Vázquez se llenan de lágrimas por la angustia y la desesperación de encontrarse en este trance, acompañada de su esposo Rigoberto Castro Analco, de 25 años, y la abuelita, madre de Rigo, Josefina Analco Alcalqueño.

Narra la atribulada madre que "ella (la niña) venía saliendo de la escuela, como a las 5:00 de la tarde y a la mitad del camino se encontró con los tres perros y la atacaron, le quitaron la oreja, y los dos ojos no saben si los va a tener o los va a perder y le mordieron la cabeza, los pies. La oreja ya se la operaron, pero de los ojos no saben, dicen (los médicos) que tenemos que llevarla a otra parte donde si sepan de los ojos porque no se los pueden tentar porque no saben de eso".

Llorando, Flores Vázquez dijo que Víctor Ramírez Torres, dueño de los perros, pagó la cuenta de un día en el Hospital General, donde fue internada, pero sólo dejó 200 pesos para el pago de medicinas, los cuales se agotaron en la primera visita a la farmacia del nosocomio.

Y fue más allá, al referir que Ramírez Torres, aprovechándose de que el padre de la niña ignoraba el estado de salud, lo hizo firmar un documento donde se comprometía a no tomar acciones legales en su contra por el acto que cometieron sus perros.

Con mano temblorosa extendió el papel que fue avalado por una persona desconocida en ausencia del jefe del Departamento Jurídico de la Dirección General de Seguridad Pública en Guasave, Héctor Eduardo Urías Armenta.

La afligida madre dijo que lo más triste de todo es que en el Hospital General de esta ciudad no hay médicos especialistas que puedan tratarle las heridas en los ojos, lo que tiene a la pequeña Maribel en peligro de perder la vista.

De los propietarios de los animales, Flores Vázquez dijo que lo último que supo fueron sus amenazas de contratar un abogado para quitarse el problema de encima, pues según ellos ya cumplieron con el compromiso contraído.

"Vinieron y me tiraron 200 pesos para las medicinas. Ya van dos recetas que me dan y no tengo para pagar eso, me dijeron que ya no me iban a dar más y que iban a meter a un licenciado para ampararse. A ellos no les importó y se fueron y no han vuelto, pero quién le va a devolver los dos ojos a mi hija... los va a perder y sólo tiene siete años", se lamentó la joven madre de otros dos hijos y uno más en camino, con siete meses de gestación.