Opinión
Soledad Limas Frescas
La Corte Penal Internacional

El Heraldo de Chihuahua
16 de febrero de 2008

La historia ha registrado varios casos de delitos contra la humanidad que han quedado impunes, gozando los autores de libertad, pese a los daños irreparables e irreversibles causados en el mundo, desgraciadamente se han reducido a pésimas experiencias y lamentables recuerdos que no deben repetirse. De haber existido una Corte Internacional oportunamente se hubiera ejercido la justicia y de suyo se hubiesen evitado muchos crímenes masivos por guerras, terrorismo, masacres y genocidios en detrimento de todos y todas. Ejemplos de crímenes contra la humanidad son muchos, sin embargo la Corte Penal Internacional no puede atraer los acontecidos con anterioridad a la creación de la Corte, dado que su jurisdicción no tiene efectos retroactivos.

La necesidad de crear una Corte Penal Internacional se gestó aproximadamente en 1950, con la finalidad de que no quedaran impunes ciertos delitos que atentan contra la humanidad, como los crímenes internacionales más graves, que son el genocidio, los crímenes de lesa humanidad y los de guerra, aunque el terrorismo no aparece categóricamente como competencia de la Corte Internacional, hay doctrinarios que consideran que el terrorismo encuadra como delito contra la humanidad, por lo que aunque no se enuncie como tal sí está comprendido en ese amplio concepto, actualmente está en proceso que de su competencia sean también las agresiones.

La Corte es un nuevo concepto de Institución Internacional, juzga exclusivamente a personas físicas, en virtud de que detrás de los gobiernos están las personas de carne y hueso, que son las autoras de esas decisiones criminales. Fué constituida mediante un tratado multilateral en 1998, pero entró en vigor el 2002, tiene su sede en La Haya, cuenta con personalidad jurídica y patrimonio propio, por ende es autónoma, no está subordinada a la Organización de las Naciones Unidas, pero tiene vínculación con ella a través del Comité de Seguridad, que se encarga de velar por que haya paz, orden y seguridad en el mundo.

Como institución, la Corte Penal Internacional tiene una vocación de universalidad, abierta a la participación de todos los estados. Actualmente la Corte Penal cuenta con la adhesión de 105 países, que se someten a su jurisdicción mediante firma del tratado. Cuenta con 18 jueces expertos en materia internacional y en derechos humanos. Es importante referir que la Corte es la primera Organización Internacional de naturaleza eminentemente judicial. México se adhirió a esa Corte en el año 2005, en atención a que hubo cierta resistencia del Senado y para la adhesión de nuestro país fue menester reformar el artículo 21 constitucional.

Es importante mencionar que los Estados Unidos de Norteamérica no firmó su adhesión a la Corte Internacional y su ausencia resulta lamentable, los motivos son claros, ya que de todos es conocida la situación que generó la invasión a Irak. La Corte Penal actualmente juzga casos de crímenes en la República Democrática del Congo, de Uganda, de Sudán y la República Centroafricana. Se debe relatar la importancia de las nuevas instituciones internacionales, que manejan facultades y conceptos en aras no de juzgar más casos de crímenes contra la humanidad, sino de lograr un mundo mejor, más justo, más solidario y mucho, mucho más humano.











Columnas anteriores
Columnas

Cartones