Comunidad y Cultura Local
Osjev logra otro acierto, con el Ballet de Amalia Hernández
Bajo la dirección de Antonio Tornero, en el Complejo Cultural Universitario de Puebla
Diario de Xalapa
9 de septiembre de 2013

Jorge Vázquez Pacheco

Puebla, Puebla.- Una vez más, como si falta hiciera la reiteración, la Orquesta Sinfónica Juvenil del Estado de Veracruz (OSJEV) pone de manifiesto sus considerables alcances artísticos. Ello vuelve a reconocerlo el empresario Felipe Radrigán, responsable de los eventos en que toma parte el Ballet Folklórico de México (también conocido como "Ballet de Amalia Hernández"), al invitar nuevamente al conjunto y a su director, el xalapeño Antonio Tornero, para la presentación de su espectáculo en la ciudad de Puebla.

El pasado jueves 5 de septiembre, como parte de su programación especial de Fiestas de la Independencia, la mencionada compañía de ballet realizó una presentación en el funcional auditorio del Complejo Cultural Universitario, a sala totalmente llena y en medio de una notoria expectación previa. La orquesta seleccionada fue, de nueva cuenta y como ocurrió con la celebración de los 60 años de esta compañía en el Auditorio Nacional, la OSJEV.

El grupo xalapeño cumplió con lo que se espera de una orquesta profesional, con dignidad y empeño, así como la clara idea de lo que se debe hacer en un acontecimiento de semejante naturaleza. Bajo la dirección de Tornero, los jóvenes instrumentistas hicieron entrega, en la parte inicial del espectáculo, de su interesante concepto en torno de Sensemayá de Silvestre Revueltas, para continuar con arreglos diversos para La Adelita, La Bamba y Veracruz; éste último tema en arreglo del genio de Naolinco, Mateo Oliva.

Hacia la segunda parte, la orquesta interpretó el vals Dios nunca muere, en arreglo de Manuel Enríquez; el danzón Nereidas, orquestado para cuerdas y percusiones por el joven xalapeño Jorge Arturo Castillo; Sones de mariachi, de Blas Galindo, para concluir con Huapango, de José Pablo Moncayo.

Una tradición de seis decenios

El Ballet Folklórico de Amalia Hernández es, con certeza, el de mayor celebridad internacional. Se trata de una compañía fundada en el año de 1952 por la bailarina y coreógrafa cuyo nombre es por demás representativo en el contexto de la danza tradicional mexicana. Su sede principal es el Palacio de las Bellas Artes de la Ciudad de México, donde desde muchos años atrás presenta domingo a domingo las producciones que son parte de los atractivos turísticos que ofrece la capital de la República para los visitantes nacionales y extranjeros.

El inicio no fue sencillo y la compañía hubo de enfrentar y superar diversos obstáculos, hasta que logró su establecimiento como el conjunto emblemático del baile tradicional mexicano. Hoy cuenta con más de sesenta coreografías, la mayor parte de ellas debidas al talento de su fundadora, quien falleció en la ciudad de México en noviembre de 2000. Las representaciones del conjunto se dan en toda la República Mexicana, y ha realizado más de cien giras internacionales, hacia casi 300 ciudades de sesenta países del mundo.

El hecho que este Ballet recurra a los servicios de la Sinfónica Juvenil veracruzana se establece como una distinción. Existen en la ciudad de México numerosos grupos sinfónicos que podrían funcionar adecuadamente, pero la preferencia hacia la orquesta xalapeña se da en función de sus resultados artísticos, en que se destaca una calidad de interpretación difícilmente superable y dedicación absoluta hacia la labor abordada. El empresario Radrigán ha sido suficientemente explícito al respecto: se trata de un organismo que cumple adecuadamente con su cometido. Es cierto que no le es barato asumir los gastos de transportación, alimentación y hospedaje de toda la orquesta; pero ello es conveniente, cuando se trata de garantizar los excelentes resultados.

Hacia el final de la fiesta coreográfica, después de los impresionantes cuadros dancísticos (prehispánicos, revolucionarios, jarochos, la danza del venado, jaliscienses, charreada y demás), Tornero y la Orquesta Sinfónica Juvenil del Estado de Veracruz fueron depositarios de un cálido reconocimiento por parte del público poblano, que les aplaudió entusiasta y de pie.

Vendrán más adelante otras incursiones. Por lo pronto, se confirma desde ya la repetición en el Auditorio Nacional y hacia la ciudad de Guadalajara. Todo ello, en confirmación de la naturaleza de excepción en el conjunto orquestal, así como a la eficiencia de su titular.