Guanajuato
Presa de la Olla, sin apertura
La tradición se interrumpe este año por los trabajos de desazolve a que es sometida la presa. Foto: Crescencio Torres / El Sol de León
El Sol de León
5 de julio de 2010


Miguel Angel R. Miranda

Guanajuato, Gto.- Debido a los trabajos de restauración, por primera vez en la historia de la presa de la Olla, hoy no hubo la tradicional apertura como se venía haciendo desde el siglo XVIII, donde se tenía la costumbre de "limpiar la presa de la Olla"; con el paso del tiempo se convirtió en una fiesta popular que tiene lugar el primer lunes del mes de julio.

Aunque historiadores no tienen preciso si otros años se había suspendido el Día de la Apertura de la presa de la Olla, sin embargo, este 2010 no habrá esta singular tradición la cual extrañarán los cuevanenses.

Históricamente se tiene registrado que años atrás se retrasaba la apertura, debido a la escasez de lluvias y al no contar con agua el vaso de captación; sin embargo siempre se llevaba a cabo.

En este sentido, Luis Ernesto Camarillo Ramírez, miembro del Colegio de Historiadores de Guanajuato, A.C., explicó que una causa de la cual no podría haber apertura es porque la presa no tenía agua.

Aunque el embalse no estuviera en sus niveles máximos de capacidad, las compuertas eran abiertas para dejar liberar la poca agua que tuviera.

"Se han presentando grandes sequías, por lo que en la tradición se iba aplazando la fecha, ya que si no era el primer lunes podría ser el segundo lunes, el tercero o el cuarto, hasta que lloviera ese día se hacía y se suspendían actividades", apuntó el historiador.

Las compuertas eran abiertas por personas que estaban encarceladas y que eran libres al salvarse del peligro que era el abrir las compuertas de la presa; con el paso del tiempo el Municipio contrata a personal que se dedicaba específicamente a realizar esta actividad.

Algo que caracteriza en la apertura, es el aroma que emana la presa de la Olla, ya que de acuerdo a Luis Ernesto Camarillo es que debido a que el embalse no era desazolvada producía malos olores cuando la enorme cascada y brisas eran liberadas.

Así era la tradición

Cabe recordar que la festividad da la señal de abrir las compuertas del vaso de captación, la da el Gobernador del Estado de Guanajuato al alzar un pañuelo blanco a las 13:00 horas en punto.

Durante este día de esparcimiento, es día de asueto para los trabajadores del Gobierno y del Municipio, el Parque Florencio Antillón está rodeado por puestos de comida tacos, paletas, panes, elotes, papas fritas, micheladas, etc. y juegos infantiles mientras que en su kiosco la Banda del Estado interpreta, antes y después de que se abran las compuertas, piezas musicales tradicionales, tal como el famoso vals Sobre Las Olas de Juventino Rosas y el Himno Guanajuatense.

El espíritu de la apertura

La celebración de la apertura de la presa nace cuando el Gobierno decide dejar que el agua de la presa corra por los alcantarillados y ríos de esta ciudad, lo que ahora es la calle subterránea, esto con la finalidad de limpiar los túneles, pues estos despedían malos olores (a caño).

De esta manera la gente se alegraba cada vez que el Gobierno Municipal decidía hacerlo una vez al año, así que la gente iba y celebraba su apertura, pues con ello sabían que ya no tendrían los molestos olores en la ciudad.

"Se tira el agua, porque se necesita limpiar los ríos, en la presa de la Olla está en los límites de la cañada, en el momento que se abren las compuertas, va arrasar con toda la suciedad; la calle Paseo de la Presa que se junta con otras calles por lo que se juntan una serie de ríos subterráneos, hasta llegar a Marfil; estos cauces se van limpiando con el caudal de la apertura", explicó el miembro del Colegio de Historiadores de Guanajuato, A.C.

Evitan epidemias

Con ello, se tenía el objetivo de evitar epidemias en la capital y problemas de salud debido a que los desechos de la minería eran tirados a los ríos lo que causaba infecciones a los ciudadanos.

La tradición de la presa, fue instituida por Juan Antonio de Riaño y Bárcena, uno de los últimos intendentes de Guanajuato en el año de 1806.

Con el paso de los años la apertura se convierte en un ritual por la época del Porfiriato donde los cuevanenses se reunían para convivir con la familia y donde existen platillos típicos de Guanajuato.

Se adelanta la apertura

Según el cronista vitalicio de Guanajuato, Isauro Rionda Arreguín, tal práctica o costumbre fue lo que dio vida a la actual fiesta de apertura de la presa de la Olla, que reúne a miles de guanajuatenses en su compuerta para presenciar la caída del agua y bañarse con la brisa que provoca al tocar el suelo.

Por cierto, don Isauro Rionda comenta que en los últimos 60 años se adelantó la apertura, ya que unos traviesos estudiantes se les ocurrió abrir las compuertas antes de tiempo para dejar escapar el agua que rebosaba sobre las compuertas, entre los que realizaron esta travesura fue el mismos cronista ya que reconoció que él se encontraba entre los responsables de esta broma.

Será en este 2010 cuando se registre que no habrá apertura, a causa de los trabajos de rehabilitación y desazolve en la Presa de la Olla, que comenzaron en el mes de abril y se tiene contemplado terminarlos en septiembre de este año.

En relación a los trabajos que se realizan en dicho lugar, Luis Ernesto Camarillo Ramírez, señaló que era muy necesario su desazolve y su rehabilitación ya que en sus más de 200 años de existencia nunca había dado su "manita de gato", ni le habían retirado el lodo en dos siglos.

"La presa más allá de un patrimonio y de un lugar turístico de otros estados donde tiene presas grandísimas, se quedan asombrados cuando ven que en pleno centro de Guanajuato exista una presa y cuando la ven dicen que es un pequeño vasito, donde llueve dos días y ya se llenó", refirió.

Ante los problemas de escasez de agua en la capital, fue que se decidió construir diferentes presas; durante el siglo XVIII se dieron a la tarea de construir la presa de la Olla, San Renovato, Pozuelos, la Esperanza y la del Refugio que está abandonada.

A pesar de la suspensión de la Apertura de la presa de la Olla, las tradiciones continuarán en Guanajuato, ya esperemos que la rehabilitación del vaso de captación mejore la imagen del lugar y con ello fortalezca las fiestas que se hacen alrededor de este recinto.