Guanajuato
El templo de Belén, una joya arquitectónica
La Parroquia de Belén y su Cúpula lucen casi nuevos ya que acaban de ser restauradas sus altares y pinturas en cuadros y paredes. Foto: Crescencio Torres / El Sol de León.
El Sol de León
8 de septiembre de 2009


Carlos Salinas

Guanajuato, Gto.- Cada que los fieles católicos se dan una vuelta por este sitio, son recibidos por un par de figuras de ángeles que se encuentran en el punto más alto de la barda que resguarda al templo de Belén, ubicado justo frente al mercado Hidalgo y que en los últimos años se ha convertido en uno de los espacios predilectos por los capitalinos para realizar las ceremonias de bautismo.

58 años tuvieron que pasar para que el inmueble quedara totalmente edificado, ya que fue en 1717 cuando la Orden de los betlemistas solicitó la cooperación y auxilio para fundar en esta ciudad un hospital con hospicio-convento y templo de Belén, así en 1775 el edificio quedó completado gracias al apoyo de Don Antonio Obregón y Alcocer, primer Conde de Valenciana.

El recinto fue edificado en los terrenos de la antigua hacienda de beneficio de "Cervera", desde aquel entonces a la fecha, el espacio ha sido un punto de reunión para los miles de católicos capitalinos que encuentran en el templo del Inmaculado Corazón de María, un espacio de abrigo, donde establecen un diálogo directo con Dios.

La primer impresión del templo es bastante grata ya que su fachada es de estilo barroco churrigueresco, que aún conserva su tallado original pese a las remodelaciones que se le han hecho en los últimos años, en ella se pueden apreciar cinco figuras distribuidas en diferentes nichos.

En orden descendente, se haya la imagen del fundador de la orden; Pedro de Betancourt, del otro lado se encuentra la imagen del franciscano San Antonio de Padua, otro de los espacios alberga la imagen de Nuestra Señora Santana, en el derecho está la imagen de San Joaquín, en el nicho central del tercer cuerpo sobresale la imagen de la Virgen Maria.

Pero la espectacularidad y belleza se incrementa cuando uno ingresa al edificio cuya estructura forma una cruz latina, en el presbiterio sobresalen la cúpula y que decir de los retablos laterales y el majestuoso retablo del altar mayor.

Se dice que los retablos originales fueron labrados al estilo churrigueresco, a pesar de que su aspecto original se debe a las formas del siglo XIX; el del lado izquierdo está dedicado a la Virgen de Guadalupe y en el brazo contrario del crucero se encuentra una gran escultura del Sagrado Corazón de Jesús.

Otro punto que vale la pena mencionar son las criptas del templo, donde desde hace algunos años los capitalinos pueden ir a depositar las cenizas de sus familiares fallecidos, todos ellos acompañados por una estatua de Jesucristo.