Aguascalientes
OBISPO CONTRA CULTURA DEL NEGOCIO Y TERROR
El Sol del Centro
31 de octubre de 2013

Mario Mora Legaspi

Aguascalientes, Ags., (OEM-Informex).- Con motivo de las tradicionales celebraciones de Día de Todos los Santos y Día de Muertos, este 1º y 2 de noviembre, el Obispo José María de la Torre Martín llamó a los fieles y a la población en general a preservar y fomentar nuestras costumbres, y no permitir más la propagación del "Halloween" que se ha convertido en una cultura y negocio del terror.

Sostuvo que se trata de una cultura de consumo que propicia y aprovecha la oportunidad para hacer negocios, sin importar cómo. "Indudablemente que Hollywood ha contribuido a la difusión del 'Halloween' con una serie de películas de las cuales la violencia gráfica y los asesinatos crean en el espectador un estado morboso de angustia y ansiedad", afirmó.

Estas películas son vista por adultos y niños, creando en estos últimos miedo y una idea errónea de la realidad. El "Halloween" hoy, es sobre todo, un gran negocio: máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos necesarios son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el "consumo del terror", dijo el Pastor Diocesano.

Se busca además favorecer la imitación de las costumbres norteamericanas por considerarse que esto está bien porque dicho país tiene chapa de "superior", añadió.

Estamos por celebrar una de las fechas más significativas en el calendario religioso y civil, el próximo 2 de noviembre, la conmemoración de los fieles difuntos. Como cada año, miles de personas visitarán los lugares donde se encuentran los restos de los seres queridos que han terminado su misión en este mundo y que, desde nuestra fe, afirmamos que gozan ya de la presencia de nuestro Señor en el cielo.

El Obispo Diocesano apuntó que esta tradición, tan arraigada en nuestro pueblo, es un momento para recordar a los difuntos, pero también debe ser una oportunidad para orar por su eterno descanso y también para reflexionar en la trascendencia de nuestra existencia ya que, aunque visitamos con devoción y respeto los panteones, debemos ser conscientes de que nuestra vida no termina ahí, sino que ese lugar es sólo el espacio en donde recordamos a quienes compartieron con nosotros parte de su peregrinar por este mundo.

La fe cristiana, es una fe que mira más allá de una tumba, es una fe que cree en la vida eterna que Cristo nos ha alcanzado con su resurrección. Por lo que invitó a todos los fieles, sobre todo a quienes acostumbran realizar actos de devoción en estos días, para que aprovechen la oportunidad y compartan con los niños y los jóvenes el significado de esta celebración.

Es necesario que valoremos la riqueza de nuestras tradiciones y que las sigamos transmitiendo a las nuevas generaciones. Aliento a quienes realizan los "altares de muertos" en parroquias, escuelas, museos y lugares de trabajo, como una tradición mexicana, para que sigan enriqueciendo la cultura y que esta celebración sea vivida con un espíritu conmemorativo.

Es importante que no reduzcamos esta celebración al solo momento de la visita al camposanto y el depósito de las flores en una tumba, sino que profundicemos en la importancia de realizar acciones buenas en nuestra vida, que dejen huella en el corazón de quienes nos rodean, y así como ese día visitamos y hacemos un momento de oración en el lugar donde descansan los restos de un ser querido, que ha marcado de manera especial nuestra vida, así también, al término de nuestro camino, seamos recordados por quienes todavía peregrinarán más tiempo, finalizó monseñor José María de la Torre Martín.