Nosotros
¡Vive Aguascalientes la tradición de sus muertos!
LLENO de colorido resultó el Desfile de las Calaveras "Las Glorias de Posada".
El Sol del Centro
30 de octubre de 2011

Javier Valdivia

Aguascalientes, Ags.- Impresionante despliegue de luz, colores, música, misticismo, tradición y alegría se vivió ayer en el espléndido Desfile de Calaveras "Las Glorias de Posada", en donde miles de aguascalentenses y visitantes disfrutaron de un evento muy nuestro, en donde se conmemoró, según las tradiciones mexicanas a la muerte.

Jorge Campos Espino, el coordinador y creativo de los carros alegóricos y vestuarios, expresó a EL SOL DEL CENTRO "como ya es una tradición nuestro Desfile de Calaveras está inspirado y basado en la obra de José Guadalupe Posada, quien es un artista reconocido a nivel mundial y además, nacido en esta tierra, cuyos grabados por lo general satirizaban a los personajes de la vida política y social de México en esa época de 1900, aproximadamente".

"El desfile está compuesto por ocho carros alegóricos grandes y seis chicos; el primer carro es un homenaje a una de las tantas tradiciones de Aguascalientes, que es la danza de Matlachines, figura que lució impresionante este personaje del municipio de Jesús María y que abrió el espectáculo".

El segundo carro fue en honor de "Don Quijote", obra máxima que inmortalizó a Miguel de Cervantes Saavedra; y este personaje se plasmó cabalgando sobre una tumba.

Siguió detrás una enorme figura representando a "Caralampia mondongo", una mujer gorda, bigotona y fea que grabó Posada "en honor" de las mujeres de vecindades o "metiches", que se meten en conflicto con todos.

Otro carro grande fue en honor de los deportistas y periódicos de la época, como también está relacionado con Porfirio Díaz.

De los que gustaron más a los espectadores fue el dedicado "Al Revolucionario", tuvo mucha creatividad, la tierra, los campesinos, la lucha por la libertad, colocando en el mismo una planta muy mexicana, el maguey.

Otro carro denominado "Don Folías y el negrito" está dedicado a los que mueren y nadie sabe dónde quedaron sus restos y también al genial grabador; "nunca se le ha hecho un monumento a José Guadalupe Posada, así que en este carro, lo construimos, primero porque es un gran artista y segundo porque nació en Aguascalientes", enfatizó Campos Espino.

Una figura imponente se la dedicaron a un personaje muy famoso en esta región, al bandolero Juan Chávez, quien iba acompañado de una mujer y atrás de ellos dos enormes barriles de pulque.

"La Calavera", fue un monumental trabajo artístico, estuvo dedicado al demonio, cuya cola la tiene agarrada otra calaverita, significando un ser humano que toma su influencia a todo lo malo y también colocaron una serie de grabados de los personajes de Posada.

Otra colosal figura individual fue la denominada "El Padre Cobos", en donde Posada plasmaba "el sufrimiento" -de algunos-, ministros religiosos, la figura traía una botella de vino y un enorme muslo de pavo (o avestruz) y a sus pies otras delicias culinarias.

Y también se plasmó algún que otro suceso acontecido en algún lugar de México; como el choque que tuvo un tranvía con una carroza y el ataúd que llevaba en el interior, se abrió y el muertito quedó a la vista de todos.

Otra enorme figura fue la de "Chepito mariguano", fue elaborada con enorme creatividad, el personaje siendo corneado por un toro en una plaza de toros, ni más ni menos que la Monumental de Aguascalientes, para hacerlo más contemporáneo, mismo que el público a su paso lo vitoreó y aplaudió.

Y enseguida siguió otra alegoría denominada "Todos se mueven, todos trabajan" y está relacionado con las costumbres del porfiriato, de los usos y costumbres de la época.

Otro carrazo fue en honor al "Soldado Desconocido", esos que dan su vida y se pierden en la guerra, enfocado a la Primera Guerra Mundial.

Y el último carro fue obviamente enfocado a la máxima creación o la más conocida de Posada, La Catrina, adornada con racimos de uvas y arriba del vehículo iba una hermosa chica de nombre Nayeli Muñoz.

El trabajo de las figuras y adornos fueron elaboradas por manos "artesanales artísticas" de aguascalentenses, mismas que gustaron mucho al numeroso público, que gritaba entusiasmado ¡arriba nuestras tradiciones! Y muchos de ellos se paraban y bailaban con los alegres jóvenes de los contingentes.

Además, participaron en los contingentes aproximadamente 1,600 personas, fueron chavos y chicas de diversas secundarias, bachilleratos, universidades, conaleps, cebetis, instituciones tecnológicas y grupos de la Tercera Edad y muchos más, todos ellos se ganaron el aplauso y admiración de numerosas personas que se apostaron desde muy temprano y disfrutaron de lo que fue un maravilloso Desfile de Calaveras.
Galería