Aguascalientes
El papel de la mujer en la vida actual: LM
El Sol del Centro
9 de marzo de 2010

Mario Mora, El Sol del Centro.

Aguascalientes, Ags. Es importante promover estrategias para ir modificando los comportamientos culturales tanto en hombres como en mujeres, tendientes a reconocer como parte de la construcción de la democracia, la participación equitativa de ambos géneros. Los cambios culturales no son una responsabilidad exclusiva de las mujeres para lograr su reconocimiento, sino que supone desde lo cotidiano, lo familiar, lo comunitario, hasta los espacios públicos, la participación de hombres en tareas que han sido delegadas a las mujeres por su condición de género.

Incorporar el enfoque de género, significa realizar un proyecto de transformación social que no solo atañe a las mujeres, sino a ambos sexos, sostuvo la precandidata del PRI a la Presidencia Municipal de la Capital, Lorena Martínez Rodríguez, al dictar la tarde de ayer una conferencia sobre El Día Internacional de la Mujer, la cual fue organizada por la Sección Uno del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Sostuvo que "las mujeres tenemos que demostrar con conductas, hechos y palabras lo que valemos, para reclamar frente a la sociedad nuestra presencia, porque sabemos resistir, esperar y aguantar, pero también sabemos reclamar".

Y añadió:

"Tenemos la tarea de hacer entender que la incorporación del enfoque de género es una tarea conjunta y que se trata que se vea reflejado en programas y proyectos, en las políticas públicas y leyes, en los presupuestos, en las acciones y en las relaciones donde se traduce esta intencionalidad. La discusión de género es de hombres y mujeres para conversar y buscar estrategias para la equidad en las relaciones y el empoderamiento de ambos géneros. Esto incorporado en los espacios cotidianos, familiares y públicos. Ir creando discursos alternativos de lo que significa ser hombre o ser mujer, con conciencia para sí".

Ante más de 250 maestras al SNTE, apuntó que el objetivo de su intervención radica en la importancia de reconocer los problemas que afectan a más de la mitad de la población del Municipio, esto es, a las mujeres. Considero que hay dos conceptos que hay poner muy en claro, uno de ellos es la Igualdad en lo que respecta a hombres y mujeres.

Los movimientos de mujeres y toda la investigación de la mujer a nivel académico siempre parten de una consideración central ¿por qué es que la diferencia se convierte en desigualdad? La diferencia entre hombres y mujeres nadie lo niega: pero ¿por qué es que los condicionamientos sociales hacen de esa diferencia una desigualdad? Entonces un propósito central de esta ponencia es la desigualdad: el como lograr, como impulsar una mayor igualdad entre hombres y mujeres.

Ahora bien, ¿por qué el desarrollo? Por que es simulado hablar de igualdad entre hombres y mujeres en todos los contextos, no es lo mismo hablar de igualdad entre hombres y mujeres en Estados Unidos y hablar de Igualdad entre hombres y mujeres en México puesto que los contextos socioculturales son distintos, incluso dentro de nuestro país no es lo mismo hablar de mujeres de clase media que de mujeres de sectores populares, por los privilegios que hemos tenido las mujeres de clase media para poder luchar en mejores condiciones que las de sectores populares para alcanzar un lugar en la sociedad. Este es el objetivo detrás del desarrollo; la igualdad tiene que lograrse en un contexto de desarrollo de los Estados y en sus Municipios, añadió Martínez Rodríguez.

A 35 años de realizada la Primera Conferencia Mundial de la Mujer en donde por vez primera se discutieron temas como la igualdad, desarrollo y paz y del sin número de Cumbres y Foros realizados posteriormente, las mujeres a pesar de sus logros continúan rezagadas en algunos ámbitos como el educativo, laboral y de acceso a servicios. Tenemos la tarea de reconocer los obstáculos y las limitaciones que se oponen a que las mujeres participen en el desarrollo de un Estado o Municipio en condiciones de igualdad con hombres.

Su punto de partida es la evidencia de que las mujeres siguen cumpliendo funciones sociales fundamentales para la integración nacional, estatal y municipal, y la formación y socialización de los hijos: las mujeres son agentes claves del desarrollo y desempeñan en él un papel protagónico. Poner en manifiesto que el mejoramiento de la condición social de las mujeres y de su capacidad de decisión, autonomía y libertad personal, se expresa positivamente en todas la esferas de la vida.

Tenemos la obligación de exigir que se "promueva la participación plena y efectiva de las mujeres en la vida económica, social, política y cultural, a fin de propiciar las condiciones necesarias para que tomen parte activa en todas las decisiones, responsabilidades y beneficios del desarrollo en igualdad de condiciones con el hombre".

De esta manera, hay que dejar muy en claro que la equidad, la igualdad, y la justicia de género conforman una compleja problemática cuyo centro son las relaciones desiguales que marcan y se expresa tanto en la condición de vida femenina como masculina.

Es sin duda un reto eliminar por completo esas brechas de género que se hacen visibles dentro de la cotidianidad del andar femenino:

Citando algunos datos: en el Municipio de Aguascalientes, existen 38,082 hogares con jefatura Femenina, y 135,866 hogares con jefatura Masculina, eso nos dice que cada vez hay más mujeres Jefas de Familia, mismas que en la actualidad se han insertado al mercado de trabajo, en donde las condiciones son más complejas y menos previsibles que la de los hombres.

Por otro lado, la población en hogares con jefatura femenina corresponde a 127,995 habitantes del municipio de Aguascalientes y la población en hogares con jefatura masculina corresponde a 581,285 habitantes, (Diagnóstico IMMA). De la población del municipio que es económicamente ocupada 183.065 son hombres y 115.838 son mujeres. "Es entonces que para muchas mujeres formar una familia y trabajar al mismo tiempo significa enfrentar una gran cantidad de dificultades relacionadas con la incompatibilidad entre las exigencias de sus hijos y las demandas de su trabajo. No obstante, mujeres de todas partes hacen malabares con su tiempo y su vida personal para lograr combinar ambas actividades de doble jornada o hasta triple jornada", expresó la abanderada priísta a la alcaldía capitalina.

En aspectos de educación durante el año 2000 el 91.7% de las mujeres en el municipio asistían a la escuela, mientras que para el 2005 fue de un 93.7% teniendo así un leve incremento en la participación de las mujeres en la asistencia escolar. El grado promedio de escolaridad nos permite conocer el nivel de educación de una población determinada. Y el grado de escolaridad que tienen las mujeres del Municipio de Aguascalientes de 15 años y más es de 9.2 y hombres 9.5 grados de escolaridad, lo que significa que tienen hasta nivel de secundaria terminada.

La educación es un derecho humano y un elemento indispensable para el progreso económico y social. Debe reconocerse que el acceso pleno y en condiciones de igualdad a la educación es un requisito fundamental para la potenciación de la mujer. En muchas partes del País, la tasa de analfabetismo entre las mujeres adultas sigue siendo elevada como consecuencia de la falta de acceso a la educación durante la infancia. Las estrategias para combatir el analfabetismo femenino deben ocuparse especialmente de garantizar el acceso de la mujer a la educación básica en condiciones de igualdad y lograr que finalicen dicha educación. Además, es necesario llegar a las mujeres adultas mediante campañas de alfabetización en gran escala por todos los medios modernos posibles.

La salud de las mujeres ha sido por mucho tiempo una preocupación que hoy en día se ha convertido en una prioridad urgente por las razones que se explican: La Tasa de mortalidad por cáncer cérvico-uterino en el 2001 fue de 13.1 y al 2006 fue de 15.1. Mientras que la tasa de mortalidad por cáncer mamario en el 2001 fue de 14.6 y al 2006 fue de 21.4 Es visible el aumento entre uno y otro tipo de cáncer y es manifiesto las consecuencias y los costos que acarrea no atender los problemas de salud en el momento apropiado de la vida de las mujeres. En el ámbito de la salud sexual y reproductiva están presentes condiciones de género que implica aproximarse a su cuerpo, rodeadas de culpas, miedos, incertidumbres, subordinaciones de diferente índole, vivencias de violencia física, psicológica, sexual y económica, dentro y fuera del entorno familiar.

A esto se suman las dificultades operativas y financieras que les significa desplazarse hasta los servicios de salud. Siendo las mujeres las cuidadoras habituales de la salud de la familia, son responsables de llevar a cabo, desde las más elementales actividades de promoción, hasta complejas acciones del cuidado, curación y recuperación de las personas enfermas pertenecientes a su núcleo familiar. Sin olvidar la atención a las necesidades especificas de las mujeres adultas mayores, esto planteará un reto importante a los sistemas de salud. La sociedad necesita prepararse ahora para prevenir y atender los problemas crónicos de salud que suelen acompañar a la vejez. Adoptar hábitos saludables a edades más tempranas puede ayudar a las mujeres a llevar una vida activa y sana hasta entrada la vejez.