Salud
Advierte IMSS sobre riesgos con el uso de pupilentes
Los pupilentes, requieren de un uso responsable, por los cuidados que deben seguirse para prevenir infecciones y otras complicaciones de salud. Foto: El Sol de Zacatecas
Organización Editorial Mexicana
1 de marzo de 2010

Fátima Ibarra

Zacatecas, Zacatecas.- Ante la demanda de lentes de contacto cosméticos, cuyo uso se ha popularizado entre personas que quieren mejorar su apariencia, especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) advierten sobre los riesgos que pueden ocasionar en la salud visual la presencia de un cuerpo extraño (pupilentes) en el ojo, lo cual provoca reacciones diversas, desde infecciones hasta la pérdida de la visión.

La persona que use pupilentes, con o sin graduación, debe ser cuidadosa en cuanto a la calidad de éstos, no utilizarlos por tiempo prolongado, llevar a cabo las medidas de higiene necesarias, así como usar las soluciones líquidas adecuadas al tipo de lente para evitar su contaminación.

Lentes de contacto de mala calidad, evitan el acceso de aire ambiental a la córnea, pues funcionan como una barrera y provocan la falta de oxigenación de este órgano, que con el tiempo ocasiona su adelgazamiento o vascularización (crecimiento de vasos capilares), una forma en que el organismo busca aportar más oxígeno a la córnea.

Los pupilentes, requieren de un uso responsable, por los cuidados que deben seguirse para prevenir infecciones y otras complicaciones de salud, que a la larga harían necesaria una cirugía y, en caso extremo, perder la función visual.

Explicó que por falta de higiene, lo más común es la presencia de infecciones por bacterias (estafilococo y estreptococo), que provocan inflamación de los tejidos; una córnea poco oxigenada carece de defensas suficientes y tiene mayor riesgo de presentar infección. Las más graves son las úlceras corneales, porque llegan a perforar la córnea y generalizan la infección al interior del ojo (endoftalmitis), que de no ser atendida, causa ceguera, puntualizó.

Las lesiones superficiales como infecciones, irritación o el desarrollo de papilas en los párpados, que diagnosticadas a tiempo son controlables. Sin embargo, cuando se agravan, la úlcera corneal deja una cicatriz, que si está en el centro del eje visual, altera la visión y hace necesario, incluso, el trasplante de córnea para eliminar la opacidad.

El uso de lentes cosméticos, debe incluir cuidados preventivos para evitar cuadros complicados por glaucoma, cataratas, úlcera corneal perforada y endoftalmitis, con secuelas graves y que son irreversibles.

Las personas con Síndrome de ojo seco, entre los 40 a 45 años, tienen un factor importante de riesgo, por lo que sólo deben usar pupilentes dependiendo de la severidad del cuadro y bajo supervisión médica, ya que la resequedad del globo ocular agrava el mal.

En el Servicio de Oftalmología del IMSS se atienden pacientes con alguna de las complicaciones mencionadas: conjuntivitis, ojo seco, úlceras o casos más graves. En los hospitales del IMSS de tercer nivel no se adaptan lentes de contacto, excepto aquellos de tipo terapéutico.

En el Instituto se brindan diversos tratamientos: para una infección leve, se indican colirios, antibióticos y en ocasiones algún esteroide; si hay alguna úlcera -según el tamaño-, el paciente es hospitalizado para mantenerlo en vigilancia. En casos más graves, por ejemplo, si la úlcera se extiende (recubrimiento conjuntival), se requiere cirugía para estabilizar las capas corneales y posteriormente valorar la necesidad de un trasplante de córnea.

Cuando se perfora la úlcera y se infecta el interior del ojo (endoftalmitis), el paciente necesita una vitrectomía (remover la gelatina transparente), inclusive, quitar el cristalino para remover el material purulento que se acumula, o bien, un lavado de cámara anterior, si sólo está afectada esta zona del ojo.

Finalmente, la utilidad de los lentes de contacto graduados: dan libertad a quienes los necesitan para sus actividades, mientras que los lentes cosméticos ayudan a mejorar la apariencia de las personas y, utilizados adecuadamente, no deben ser motivo de ningún problema.

Es importe usar los pupilentes bajo la supervisión de un oftalmólogo y acudir de inmediato a consulta si se tiene irritación, inflamación o sensación de basura en el ojo, porque los lentes pueden tener defectos e incluso romperse.