Celaya
Ser bombero es un trabajo loable: Raúl Pimentel
JOSE RAUL cuenta con diversos cursos de especialización, tales como control de derrames, materiales peligrosos, rescate de altura y rapel, para cualquier emergencia en montaña.
El Sol del Bajío
21 de agosto de 2012

por Mako Sierra



"Ser parte del cuerpo de Bomberos es algo que me llena de orgullo, es un trabajo loable que muchos tienen la intención de hacer pero pocos los que lo sentimos", dijo el celayense José Raúl Pimentel, integrante del cuerpo de los tragafuegos desde los 15 años de edad.

Este joven de 28 años ya cuenta con una trayectoria importante en el cuerpo de bomberos, el cual le abrió sus puertas para entrenar a la edad de 15 años realizando diversas prácticas para saber lo básico de un bombero.

Recordó que la intención de ser bombero le nació desde que estaba en preescolar, y realizó una visita a la estación acompañado de sus tíos, quienes también trabajaron como tragafuegos en esta ciudad.

"Mis familiares fueron bomberos y pues siempre me ha llamado la atención este trabajo, el cual es importante porque se ayuda a las demás personas; mi inquietud nació en el kínder, cuando vi por primera vez un camión de bomberos, pero fue hasta los 15 años cuando comencé a colaborar en la central".

A pesar del poco tiempo, José Raúl declaró que cuenta con la preparación y la convicción para seguir adelante en este trabajo, el cual le ha dejado grandes satisfacciones, pero también sorpresas y acciones que lo han marcado de por vida, ya que le tocó participar en el rescate de las explosiones de 1999 en la central de abastos, donde dijo que perdió a compañeros y también personas queridas.

Dijo que ese domingo estaba descansando en su casa, sin embrago su papá le avisó que había sucedido un percance en la central de abastos, por lo que se trasladó a las instalaciones del cuerpo de bomberos para ponerse su equipo de trabajo y después abordar una pipa de agua que lo llevó al lugar del hecho.

Dijo que cuando lo mandaron a apagar dos bodegas, avanzó un poco más por la calle y fue cuando observó el desastre que habían dejado las explosiones.

"Mi primera impresión fue de sorpresa, porque vi el vehículo de nuestros compañeros volteado y calcinado, ver los cuerpos esparcidos fue algo que no esperaba, yo tenía 15 años en ese entonces y quedé impactado".

Ante esta situación, el bombero celayense nunca pensó dejar su trabajo, antes lo motivó para seguir adelante y colaborar para cuidar la ciudad, algo que hasta ahora lo ha mantenido como uno de los mejores elementos del plantel de Bomberos en Celaya.

En la actualidad, José Raúl se encuentra en la Central de Bomberos y cuenta con diversos cursos de especialización, tales como control de derrames, materiales peligrosos, rescate de altura y también curso de rapel, para cualquier emergencia en montaña.