Celaya
La inseguridad, angustia a Celaya
Celaya ocupa el primer lugar de la tabla en incidencia delictiva, siendo el robo a casa habitación el más recurrente, aunque superado por las lesiones dolosas.
El Sol del Bajío
21 de mayo de 2012

REDACCION



La seguridad pública por años ha sido de los temas más sentidos por la sociedad celayense y el "talón de Aquiles" de las últimas administraciones municipales, quienes a pesar de los esfuerzos que han hecho para tratar de disminuir la delincuencia común, tal parece que no han rendido frutos, pues el municipio continúa a la cabeza de las estadísticas delictivas, a nivel estatal.

El tema se ha tocado con especial énfasis por diversos sectores de la sociedad, como trabajadores, empresarios, estudiantes, y es uno de los 10 que se incluyen en la Propuesta Ciudadana 2012, del programa: "Destino: Oír tu Voz", en el que se enumeran las propuestas específicas que la sociedad considera, deben llevarse a la práctica para contribuir a mejorar las condiciones de seguridad del municipio.

Las estadísticas de la Procuraduría de Justicia, que públicamente se encuentran a través de su sitio en Internet, pero actualizadas únicamente hasta el 2007, revelan que del primero de enero al 31 de diciembre del mismo año,

Celaya registró 12 mil 603 delitos y una incidencia de 29.55 delitos por cada mil habitantes. Esta incidencia es mayor, en proporción por el número de habitantes, a la que se tiene en municipios como León, Irapuato o Guanajuato capital.

Esto indica que Celaya ocupa el primer lugar de la tabla en incidencia delictiva, siendo el robo a casa habitación el más recurrente, aunque superado por las lesiones dolosas. Otros delitos que también se enlistan en la tabla son el robo a transportista, robo a bancos, robo de ganado, así como los considerados como de alto impacto como el homicidio y el secuestro.

Aunque el tema de las extorsiones no aparece en las estadísticas, porque muy pocos casos se denuncian, la presencia del crimen organizado en el municipio, ocasionó que en los últimos tres o cuatro años, este delito se haya estado cometiendo en la evidente impunidad, contra diversos sectores de la población.

Asimismo, los delitos de alto impacto, propiciados por estos grupos de delincuentes, han contribuido a que el impacto sea mayor entre la población, aunque el tema no es exclusivo de este municipio ni de la región.

En este renglón, las autoridades federales y estatales han tomado cartas en el asunto, tanto para perseguir a los delincuentes, como para emprender acciones preventivas, incluso exigiendo la práctica de los exámenes de confianza a todos sus elementos, lo mismo que a los municipales.



EL CRECIMIENTO DE LA CIUDAD CONTRIBUYE A LA INSEGURIDAD

Para el director de la Policía Municipal, Fabián Mascott, parte del fenómeno de la inseguridad radica en que la el municipio está creciendo, tanto en la mancha urbana como en las comunidades, y el reclutamiento de de policías no se da en la misma proporción.

El diagnóstico que tiene la corporación es de 484 colonias que se deben vigilar, y 38 puntos conflictivos, debidamente identificados

Algunos taxistas refieren que en la cabecera municipal de Celaya ya existen unas 600 colonias, pues además de los nuevos fraccionamientos, se están generando muchos asentamientos irregulares en la periferia, que no aparecen en los planos o mapas, pero sí son reales y cuentan con sus propios problemas delincuenciales.

Además de la cabecera, las delegaciones también están creciendo, aunque no en la misma proporción, pero sí tienen sus problemas de seguridad muy marcados, que en algunos casos requieren de especial atención.

El coronel Fabián Mascott mencionó que el trabajo que desarrollan los policías preventivos para inhibir la delincuencia, se tiene que multiplicar, pues toda la población demanda vigilancia y se tiene que cubrir.

El funcionario informó que, al igual que los puntos de conflicto, actualmente se tienen detectados unos 38 grupos de pandilleros en la ciudad, donde ahora, ya no solamente participan varones, sino también jovencitas.

El director de policía señala que para realizar la vigilancia en la ciudad y cubrir la carencia de policías en servicio, se cuenta con los grupos de reacción inmediata y la Base de Operaciones Mixtas -BOM-.

De manera coordinada se hacen recorridos por diferentes puntos de la ciudad y las delegaciones, con el principal fin de prevenir actos delictivos y, por ello, los recorridos se realizan por la tarde y noche, aunque también en diferentes partes de la ciudad y comunidades en el transcurso del día.

Aunque hay zonas con sus colonias debidamente detectadas, el problema está en los cuatro puntos de la ciudad y para tratar de atender los servicios, se hace una sectorización, a fin de que las unidades más cercanas atiendan las llamadas de emergencia lo más rápido posible.

Como ejemplo, la policía tiene detectadas muchas colonias en los cuatro puntos cardinales, en donde hay problemas de robos e inseguridad y se pueden citar colonias como la Santa Teresita, Cuauhtémoc, Santa Rita.

También la Lagos, Bosques de la Alameda, Colonia Bosques, Progreso Solidaridad, Las Insurgentes, Vallehermoso, Las Américas, Patria Nueva y Pedro María Anaya, entre otras, sin contar con que también hay que vigilar con sus problemas a las delegaciones.

Rincón de Tamayo es una de las zonas que también se encuentran bien definidas, además de San Juan de la Vega y San Miguel Octopan, las comunidades consideradas más grandes del municipio, en donde cada una tienen sus propios problemas de inseguridad.

El Director de la Policía dijo que en la actualidad el tiempo de reacción de las unidades para atender un llamado de emergencia es de cuatro minutos y medio, aunque en muchos casos es menor.

Sin embargo, explicó que cuando la unidad no llega de inmediato, es porque está en atención de otro llamado y, en esos casos, se mueve a otra unidad cercana al sector.

En la medida que crece la ciudad, las necesidades aumentan, añadió Mascott, y por ello consideró necesario continuar con el desarrollo de infraestructura en materia de seguridad, como el cuartel C-4 que servirá para coordinar los servicios de emergencia a nivel regional.

Lo deseable sería, dijo el director de la Policía, que se tuviera un cuartel en cada zona de la ciudad, pero eso se logrará paulatinamente.

Mientras tanto, agregó, se tiene comunicación estrecha con las policías de los municipios cercanos para prestar una mejor respuesta inmediata en casos de emergencia.



EL SISTEMA JURÍDICO SE DEBE REFORMAR

El presidente estatal de Abogados, Ramón W. Aguilera, respecto al tema opina que el combate a la delincuencia debe hacerse después de una reforma constante en todo el sistema Jurídico mexicano, pero con la conservación de los principios que rigen las instituciones.

También consideró que, desgraciadamente, muchos de los protagonistas políticos de la actualidad, carecen de los conocimientos para comprender la magnitud y poder tratar sobre los elementos que la influyen.

Dijo que en el tema de la Seguridad, toda intervención de los sectores es valiosa, aunque en los foros y en las propuestas, tanto de funcionarios como de los candidatos, desgraciadamente carecen de conocimientos de la problemática.

Para combatir la delincuencia, afirmó, se requiere una verdadera reforma de Estado que incluya la reestructuración de las instituciones, "pues el proceso en que vivimos, nace o pretende renacer en forma diferente".

Esto es, que cada tres o cada seis años se haga una reforma acorde a las necesidades actuales, "según corresponda, requiriéndose la participación de la sociedad y que la acción de las personas que forman el gobierno, en cada periodo, tenga el conocimiento de trabajar con un real sentido de servicio".

Recriminó la manera en que en que siempre, los protagonistas políticos "emplean actitudes monárquicas y no de servicio a la sociedad; se les olvida que ellos al ocupar sus cargos, deben estar al servicio de la sociedad y no al revés", dijo.

"Por ello, la temática de la seguridad, deberá ser analizado de un gran nivel de abstracción y no tan solo de un análisis superfluo, simulado e insignificante para salir del paso".



LA PROPUESTA CIUDADANA

Tras el análisis que se realizó como resultado de los foros y talleres del programa de periodismo cívico, "Destino: Oír tu Voz", resultaron algunas consideraciones y propuestas que las instituciones, colegios, jóvenes estudiantes, cámaras empresariales y sociedad organizada emitieron a través de la Propuesta Ciudadana 2012, para mejorar el tema de la seguridad en el municipio.

Entre estas se encuentra que la seguridad que brinda el municipio debe ser preventiva, no reactiva, en la que estén implicados investigadores, sociedad, medios de comunicación con responsabilidad Cívica y, por supuesto, gobernantes.

También se consideró que la seguridad pública implica un proceso estructurado, con un diagnostico que derive en un proyecto con indicadores, procesos y metas por alcanzar en un periodo determinado.

De las propuestas destaca que la autoridad municipal debe generar un plan de trabajo y programas de acción enfocados a atender, prioritariamente, la prevención del delito, propiciando una mayor participación ciudadana; promover y apoyar la creación de un sistema de inteligencia policiaca que le permita prevenir situaciones de riesgo y tener mayor acertividad en sus acciones; profesionalizar la seguridad pública, proporcionando mayor capacitación, adecuadas condiciones laborales, seguro de vida y de accidentes más amplio, así como mejores prestaciones para los policías.



EL MUNICIPIO DEBE PROPCURAR LA SEGURIDAD VIAL

Considerando que los índices de accidentalidad también son altos en el municipio, al registrase más de mil 900 por año, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI) del 2009, los participantes en los foros de "Destino: Oír tu Voz" consideraron la necesidad de que el municipio procure la seguridad vial y la convivencia adecuada de vehículos y peatones, incorporando políticas y prácticas que den preferencia a los ciudadanos a pie y ordenen el transporte público, haciendo valer las normas existentes.

El tema es muy amplio, como así se desprendió los foros de participación, pues involucra a varias dependencias, desde adecuar las vialidades para tránsito de personas en general, como para la movilización de personas discapacitadas y ciclistas; las vueltas continuas y el uno a uno, como la preferencia al peatón; los ascensos y descensos al transporte público, como ordenar el estacionamiento vehicular en las calles, donde se apliquen medidas en base a estudios y mejores resultados de las propuestas, que en base a ocurrencias de los directores. Hoy, tanto los "viene, viene", como los propietarios de bares, cantinas y restaurantes se han apropiado de las calles para estacionamiento de sus clientes, que la autoridad ponga orden.

Teniendo en cuenta que el transporte público es el más abusivo, desordenado y una amenaza pública para los peatones y usuarios, se considera necesario aplicar el reglamento con más rigor, sin concesiones ni componendas de ninguna naturaleza.