Celaya
Siembra directa genera ahorros en insumos y fertilizantes: Loeza
El ingeniero Carlos Angel González Loeza, investigador e impulsor del proyecto Siembra Directa.
El Sol del Bajío
9 de octubre de 2010

Mako Sierra



Ahorrar costos de insumos y fertilizantes, así como regenerar el campo agrícola y cuidar los recursos naturales, son los beneficios de la implementación de la tecnología de "siembra directa", la cual consiste en usar los rastrojos o esquilmos de la cosecha anterior y así obtener los nutrientes que dejan cuando se convierten en materia orgánica.

El ingeniero Carlos Angel González Loeza, investigador de la Asociación para la Agricultura Sostenible en Base a la Siembra Directa, señaló que esto lo están implementado en diversas hectáreas que se encuentran en el norte del estado, las cuales hasta el momento han tenido un buen rendimiento y con ello una buena producción.

"Nosotros estamos implementando esta tecnología en tres municipios del norte del estado con el único objetivo de cuidar los recursos naturales como lo son el agua y el suelo, los cuales con el paso de los años se han ido destruyendo poco a poco y no se ha hecho nada para lograr regenerarlo, tarda mucho tiempo en volver a ser útil y lo que queremos es que no se llegue al grado de perder todo esto que ahora tenemos", señaló.

Asimismo destacó que usar los rastrojos y esquilmos ayudarán a regenerar el suelo porque se deja durante un tiempo y eso ayudará a conservar la humedad del suelo y con ello se puede sembrar directamente, sin requerir de algún tipo de arado, evitando gastos innecesarios.

"Una de las ventajas que tiene esta tecnología es que se puede sembrar directamente, se necesita un mínimo de remoción en la tierra y se da la facilidad de rotar los cultivos para que no se almacenen plagas y se infecte el suelo", destacó.

El investigador también mencionó que la reducción en el costo de la producción es de un 25 al 30 por ciento porque no se barbecha, se utiliza menos la maquinaria y eso ayuda a conservar los insumos como el diesel, mientras que el suelo se vuelve más fértil y con ello más rico en producción.