Celaya
Problemas de la sociedad afectan al núcleo familiar
La gente no puede ser insensible a los problemas que enfrenta la sociedad, expresó el obispo de la Diócesis de Celaya.
El Sol del Bajío
4 de octubre de 2010

Mariana Almanza



La población no puede ser insensible a los problemas que enfrenta la sociedad como la violencia, drogadicción el aborto y otras situaciones que hoy aquejan a la humanidad, expresó el obispo de la Diócesis de Celaya, monseñor Benjamín Castillo Placencia, quien pidió a la gente reaccionar ante esta situación que ha afectado el corazón de la sociedad que es la familia ya que dejó en claro que es este núcleo donde se da la vida a los hijos y se les debe de cuidar y proteger ya que la autoridad no lo puede hacer por sí sola mejorar el entorno que rodea a la gente si desde casa los padres no hacen lo que les corresponde.

Al celebrarse este domingo la Semana de la Familia, el obispo refirió a esta fecha su Homilía y destacó que en la formación de los hijos no solo se les de información, sino que se les debe crear consciencia y fomentarles valores y no solo enfocarse a satisfacer sus necesidades materiales o educativas.

Destacó que la familia es la parte más importante de la sociedad y por ello resulta muy positivo que se fomenten los valores desde temprana edad, "pero ojalá que no solo quede en una semana y ya, sino que todos hagamos conciencia de la importancia de la familia y de cómo cuidarla y buscar su bienestar porque solo esto va ser lo que mejore a la sociedad".

Dijo la unidad, la integración y la participación de cada uno de los miembros de esta célula, permite un desarrollo y crecimiento sano en la sociedad pues las autoridades no tienen solo la responsabilidad de lo que se adolece en el municipio, "porque luego nada mas nos quejamos, pero la problémtaica tiene su raíz y la familia no está haciendo lo que le corresponde hacer porque es a veces en la misma familia donde empieza la violencia, los problemas sociales la droga y tenemos que preocuparnos de que la familia sea la dadora de vida", agregó.

Señaló que Dios creó a la familia y los valores deben ser fundamentales, sobre todo en tiempos actuales cuando existen problemas de aborto, violencia, desintegración familiar, drogadicción entre otros y destacó que la familia es la institución primaria de la sociedad por lo que pidió que la celebración de la Semana de la familia no se reduzca a un solo día o una sola semana, sino que se le dedique mayor tiempo a hacer consciencia del lugar que debe ocupar.

Cabe señalar que con el objetivo de promover la unidad y los valores en las familias desde ayer y hasta el próximo 10 de octubre, la Dimensión Pastoral Familia de la Diócesis de Celaya con apoyo del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Celaya, realizarán la Semana de la Familia 2010 con la que se espera contar con la participación de más de mil familias a lo largo de la semana.

La conmemoración inició con una ceremonia eucarística en la catedral, a cargo del señor Obispo Benjamín Castillo Plascencia. Durante esta semana además de apoyar a los asistentes en su formación personal y familiar, se espera que conozcan las actividades de cada uno de los movimientos que integran la Diócesis de Celaya que contribuyen al mejoramiento de la sociedad.



LA IGLESIA SE SUMA A LA NO QUEMA DE JUEGOS PIROTÉCNICOS

Las autoridades religiosas ratificaron su colaboración para a la prohibición de quema de juegos pirotécnicos en el municipio, debido a que se siguen quemando cohetes en celebraciones de esta índole.

Al respecto el obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, aceptó estar de acuerdo con la veda de pirotecnia que hay en el municipio, por lo que aseguró que de nueva cuenta se avisó a los párrocos de la no quema de cohetes durante las celebraciones patronales y religiosas, añadiendo que si se ha podido frenar es porque no solo los párrocos sino la gente y algunos mayordomos los que realiza este tipo de actividades.

Asimismo, reconoció que debe ser al interior del ayuntamiento donde se debe de trabaja en diversas modificaciones a la normativa municipal para endurecer las penas en contra de quien realice quema o detonación de pirotecnia, sobre todo, en el interior de sus casas.