Opinión / Columna
 
Titeres y Cabezas 
Ausencio Garcia 
23 de noviembre de 2009

  Ausencio García

Me dice Coco Araiza que lee los títeres todos los días. Y yo me pongo orgullos de tener tan inteligente lectora. Luego aclara: "Es que tengo la obligación en la universidad de revisar los periódicos". Me desinflo. Si no hubiera sido tan buen alumna, mekai que le reclamo, pero nada más, como soy de naturaleza humilde, me resigné a ser leído por obligación. La depresión de duró una semana y es ella la responsable de que no hubieran aparecido estos títeres durante ese lapso. No es cierto, lo que pasa es que hubo chamba de más.

Último lugar

La Normal de Tuxtla Chico esta en un "honroso" último lugar, lo cual debe ser tomado en cuenta por las autoridades educativas, porque en manos de esos "profesores" van a estar miles de chamacos. Reprobaron por no saber multiplicar. Una vez, entrevisté a un normalista de Mactumactzá, a través de la radio. Le pregunté cuáles eran los puntos cardinales y no supo decirme. Le hice otras preguntas así de simples y no supo las respuestas. Entonces era muy caro el celular, pues aún así, un radioescucha que iba hacia Cintalapa, llamó al programa, indignado, porque eran muy buenos para estar "en pie de lucha" pero no conocían nada. Estaba enojado el señor y el normalista ya no sabía cómo hacer para salirse de la cabina. Pues por el estilo están muchos profesores, dicho sea con respeto para quienes responden a una auténtica vocación y son verdaderamente cultos, que los conozco. Pueas así andan las cosas en Tuxtla Chico.

Presentación de libro

Estuvimos en la presentación del libro "Donde muere el caracol", de Hernán Becerra Pino, Premio Nacional de Periodismo en dos ocasiones. Cuando me tocó hablar, no tuve más que decir que yo no sabía dónde muere el caracol; sé cómo los mataba de chamaquito: echándoles sal de cocina se disolvían. Tal vez desde entonces le agarré tirria a la sal, para no morir como caracol. La presentación del libro es una de las raramente exitosas, con más de cien asistentes, todos atentos y ningún acarreado. Lo digo porque ya conozco a los principales que asisten siempre a las presentaciones de libros. Son los mismos cada vez, pero ahora hubo más convocatoria. Eso es bueno. Y felicito a Hernán Becerra quien, junto con Marco Aurelio Carballo y Zoé Robledo, colabora en Diario del Sur. Ellos tres, así como Fátima Monterrosa, son los cuatro Premios Nacionales de Periodismo que tiene Chiapas. Los demás son de otra índole, si existen, que lo dudo.

Natación

Bueno, nadar, lo que se dice nadar, no lo hago. Más bien me la paso cachetona metido en el agua, chapoteando y poniendo recta la espalda para acabar con los dolorones que me agobian. De algo sirve, digo yo, porque me salgo cuado los dedos ya se me pusieron arrugados de tanto andar en el agua. El instructor de natación ni me pela y a todo dice que está bien, mientras atiende a cuerpazo de reina a unas nadadoras que son verdaderas sílfides. "¡Jorge, me hundo!", y allá va Jorge, solícito, a impedir el hundimiento. Debe ser divertido eso de ser instructor de natación. Que lo saquen en "el mejor oficio del mundo".

Bote

La Valentina de Albornoz ya fue trasladada a al Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla, y será en los próximos días cuando se resuelva su situación jurídica, por haber afectado a tanta gente que quería, como en el caso de la Alejandrita Guzmán, tener cuerpo de payaso de circo, de ésos a los que se les revientan los globos. Así está la Ninel Siliconde, con unas curvas de plástico esculturales. Pero creo que la Siliconde sí fue a que le hicieran la hojalateada en la agencia y no en un taller de los que chambean en la calle, como el de De Albornoz. Todo porque quería que le saliera barato a la Guzmán. Es que anda corta de feria luego de que se retiró de las sociedades muy productivas. Lo curioso es que la justicia se movilizó diligentemente, no como en el caso de los niños de la guardería de Hermosillo, donde no ha caído nadie en el bote. Así es la justicia en nuestro país, no cabe duda.

La influenza ataca de nuevo

Como estaba previsto, la influenza AH1N1 llegó con más bríos a pegarle a nuestro país, así es que no se debe bajar la guardia, recomiendan las autoridades. Los estados más afectados por brotes de influenza humana son el Distrito Federal, con siete mil 194 casos acumulados; el estado de México, con tres mil 925 y San Luis Potosí, con tres mil 887. Además, Chiapas, con tres mil 644; Nuevo León, con tres mil 633; Jalisco, con tres mil 488, y Yucatán, con tres mil 205 casos acumulados. En lo que se considera la tercera ola de influenza en México, las entidades que reportan un número mayor a los dos mil infectados son Michoacán, Sonora, Tamaulipas, Oaxaca, Hidalgo y Baja California. Esta información aparece en la página de la Ssa y tiene carácter de oficial. Tener en Chiapas tres mil 664 casos preocupa, pues está entre los estados con más incidencia, aunque menos densidad de población que el Estado de México, digamos. Pues a levantar la guardia, sobre todo en época de invierno, allá en Los Altos, donde las afecciones alas vías respiratorias son la principal causa de mortalidad.

A propósito

El excelente reportaje de Marco Alvarado publicado en El Heraldo de Chiapas, donde previene contra los males derivados del tabaco, es un foco rojo para quienes todavía no pueden separarse del vicio. Y para algunos, lamento decirlo, ya es demasiado tarde, porque dedicaron años a atentar contra su calidad de vida y ahora pagan la factura. Bueno, todos pagamos facturas al llegar la edad, pero unos más que otros. Mujeres que fuman como divorciadas y hombres que jalan cigarro como si tuvieran un hijo en el bote, todavía se miran por muchas partes. Cuando todavía se valía fumar en el aeropuerto, vi a una ñora que de cuatro fumadas se acababa el cigarrillo. Le daba el tirón sabroso y consumía la cuarta parte del tabaco. Luego como que aguantaba la respiración y no sacaba el aire. No sé si a la hora de ir al baño aquello era como carrito de plátano frito, pero el humo jamás salía de regreso. Me quedé aperturando la boca (así se dice ahora: "aperturar" en vez de "abrir") y ella ha de haber creído que le estaba coqueteando. No estaba mal la doña, pero nomás de mirar cómo fumaba, yo creo que salía corriendo su marido o quien fuera. ¿A dónde iba a parara todo el humo? A los pulmones, sin dejar lugar para el oxígeno. Así fumaba mi tío Roberto, se tragaba el humo y yo esperaba que le saliera por las narices o por las orejas, pero nada. Él se cayó del tren y ya no tuvo tiempo de morirse de otra cosa. Pues así estaba la dama del aeropuerto, quien no dejaba pasar ni tres minutos entre un cigarrillo y otro. Ya ha de haber muerto, digo yo, porque eso pasaba hace dos años.

Aeropuerto

En el aeropuerto de Tapachula continúa cantando en gregoriano puro el que hace los anuncios. Se me hace que lee un tetragrama con neumas y toda la cosa, porque le sale como misa cantada. Y en otra tiendota departamental, también le echan música a la microfoneada. ¿Será contagioso?

Ya acabó ya

Se acabó el espacio, así que nos vemos mañana, si Dios quiere, con más títeres. Voy a darme una mi vuelta a Torreón, a conocer el estadio nuevo, donde se dio la estrenada el Santos con una victoria de dos a uno frente Monarcas de Morelia. Ya le había ganado al Santos de Brasil, pero como que no tenía uno mucha confianza en ese partido, como que los goles fueron de cortesía. Ahora no. Claro que no voy a mi tierra natal nomás a eso, sino que de pasada le voy a echar un lente al más avanzado inmueble de América Latina en eso de jugar al futbol. Sale.


 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas