Opinión / Columna
 
Gerardo Arturo Padilla Navarro 
OPERACIONES ENTRE PARTES RELACIONADAS
El Sol de Irapuato
12 de septiembre de 2009

  CP GERARDO A. PADILLA NAVARRO



La ley del impuesto sobre la renta en sus artículos 215 y 216 determina que las operaciones que realicen las personas morales (título II de la ley) con partes relacionadas, deberán cumplir un requisito adicional a los tradicionales.



Este requisito consiste en que estas empresas deberán demostrar que el precio en que se pactaron estas operaciones es similar al que se hubiera pactado si la operación hubiera sido con una empresa independiente, es decir, una empresa ajena, en operaciones comparables.



Si bien esta obligación nació para las operaciones realizadas con partes relacionadas del extranjero, una modificación a dichos artículos incluyó a las operaciones que se realicen con partes relacionadas nacionales, lo que vino a modificar sustancialmente el sentido de la medida y vino a complicar las cosas a un gran número de empresas en el país.



Lo anterior debido a que la definición de partes relacionadas contenida en el artículo 215 del ISR es abierta y poco precisa, ya que las exponen de la siguiente manera:



"Se considera que dos o más personas son partes relacionadas cuando una participa de manera directa o indirecta en la administración, control o capital de la otra, o cuando una persona o grupo de personas participa directa o indirectamente en la administración, control o capital de dichas personas"



Es decir, que muchas de las operaciones que realizan las empresas caen en el supuesto anterior, razón por la cual es necesario tomar las medidas correspondientes para preveer que en caso de una revisión por parte de las autoridades fiscales, pudieran considerar como no deducibles las erogaciones que reunieran alguna de estas características.





















Es común que por cuestiones de tipo patrimonial, por estrategia fiscal o por cualquier otra razón, los contribuyentes tengan relación con empresas en las que existen socios en común, o que se les cubra renta de muebles o inmuebles a socios o a familiares directos, o cualquier otro tipo de relación comercial o profesional, con lo cual estas operaciones caen en el supuesto de ley al ser operaciones entre partes relacionadas.





Si la empresa no demuestra que los precios pagados y/o cobrados en esas operaciones son similares a los que se hubieran pagado con partes independientes y en operaciones comparables, entonces la autoridad podrá calcular los ingresos o las deducciones a los precios que hubieran utilizado partes independientes en operaciones comparables.



Para demostrar lo anterior, es necesario elaborar los que se conocen como "estudios de precios de transferencia", a través de los diversos métodos que vienen consignados en el artículo 216 ya señalado, estudios que reiteramos, son necesarios ya que de lo contrario se tendrían las consecuencias ya señaladas.



Por lo anterior es que les reiteramos la necesidad de contar con los estudios de precios de transferencia que se requieran en cada caso en particular, por lo que es necesario analizar las operaciones realizadas por las empresas para poder cumplir con esta obligación.



Al respecto se recomienda a los contribuyentes que comenten esto con el contador público de su confianza y tomen las medidas necesarias, para así evitar cualquier tipo de problema en alguna revisión fiscal.



Dudas y comentarios

gerpadi@prodigy.net.mx

Septiembre 09




 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas