Celaya
Casa del Diezmo, histórico inmueble de Celaya
Entre la gente se corren varias leyendas sobre espantos dentro de la Casa del Diezmo.
El Sol del Bajío
19 de abril de 2009

por Emireth Elias



La Casa del Diezmo es una de las construcciones más antiguas que tiene Celaya. Data del siglo XVII y sus instalaciones han servido para distintos usos.

Rafael Soldara Luna, investigador e historiador del Sistema Municipal de Arte y Cultura de Celaya (SMACC) indica que fue una de los primeros lugares que se crearon en la ciudad por parte de los fundadores. Posteriormente se convirtió en el hogar de uno de ellos, siendo este, Hernán Pérez Bocanegra.

Se cuenta que este inmueble fue construido recién culminó la conquista de México. Se le dio uso como granero y asoleadero.

Durante el siglo XVIII la propiedad pasó a ser del conde Domingo de Rábago, suegro de Luis Cortazar. En ella posteriormente se instalaron oficinas de recaudación de diezmos para la iglesia, de ahí su nombre actual "Casa del Diezmo".

Uno más de sus usos fue el de hotel "Solís", por donde se vio pasar a miles de personas.

En el siglo XX, después de ser temporalmente escuela durante los primeros años de la Revolución, en el gobierno de Plutarco Elías Calles, el edificio fue sede del Banco Agrícola de Crédito Ejidal. Eventualmente fungió como albergue para los damnificados por las inundaciones.

En el año de 1970 fue adquirido por el gobierno estatal, en el periodo de Manuel O. Irigoyen, pasando enseguida a ser patrimonio de la comunidad celayense. Fue destinado a ubicar un espacio cultural. Albergó por un tiempo a la Casa de la Cultura, en lo que se realizaban una serie de reparaciones a las instalaciones del ex convento de los agustinos.

Desde entonces a la fecha se encuentra el archivo municipal y el espacio dedicado a la cultura. Un museo con objetos prehispánicos, salas con exposiciones de arte y la Oficina de Convenciones y Visitantes de Celaya.



LO QUE LA GENTE CUENTA...

En uno de los ensayos que se realizaba en una obra de teatro dentro de la Casa del Diezmo, uno de los participantes cayó en una especie de trance y al superar el momento, compartió con los presentes que en la construcción habita el espíritu de una mujer, la que se cree está atrapada en uno de los muros de la casa. La leyenda cuenta que murió golpeada y asesinada, otros que murió encadenada, por lo que algunos de los que asisten a la Casa del Diezmo dicen escuchar el arrastre de cadenas. Que incluso, algunos de los colaboradores de oficinas llegaron a comentar que desaparecen las plumas, mueven los objetos y los papeles se cambian de cajón.