Policía
Captura la PGJE al "loco" criminal de Acámbaro
A pesar de tener cara de "yo no fui" este es el sádico y "loco" criminal de Acámbaro, quien mató a 2 rivales, destazando a uno y antes quiso hacer picadillo a otros dos. Foto: El Sol de Irapuato
El Sol de Irapuato
1 de diciembre de 2007

Juan José López Luna

Acámbaro, Guanajuato.- Luego de arduas investigaciones realizadas por agentes especiales de la PGJE, al fin cayó el "loco" asesino de Acámbaro, resultando ser un adicto y desquiciado sujeto llamado Raúl Torres Galván alias "El Rulas", mismo que tranquilamente permaneció en su vivienda creyendo que sus crímenes eran perfectos y que los 2 heridos no lo delatarían. Cínicamente narró con detalle cómo destazó a una de sus víctimas por celos y meterse en su territorio, así como a otra la balaceó fuera de su casa, también por celos, y antes lesionó a otros individuos por que lo provocaron y él es muy violento cuando anda "pasado".

Según los datos recabados con las autoridades competentes, entrada la noche del jueves agentes de la policía especializada en homicidios de alto impacto y que desde días atrás venían investigando los crímenes más recientes y que tenían atemorizada a la población acambarense, lograron dar con el paradero del sádico drogadicto Raúl Torres Galván, quien es el responsable de los últimos dos muertos; un balaceado y un mutilado y quemado.

Teniendo en su poder las autoridades ministeriales los elementos suficientes para acreditarle a "El Rulas" la muerte de Armando Rubio Pérez y Juan Armando Huerta Ramírez, así como las lesiones de gravedad de Gerardo González Granados y Ricardo Sierra Hernández. Los agentes fueron a capturarlo, rodeado la finca de éste, a sabiendas que si estaba drogado era muy peligroso por lo violento y además que sabía manejar las armas.

Esperaron los policías, se mantuvieron al acecho del sanguinario y "loco" asesino, hasta que éste salió de la casa y abordó la motocicleta en que reparte la droga. Pues aparte era tirador de drogas al menudeo. Sólo que alcanzó a darse cuenta que lo iban a detener y emprendió la huida por las calles de la colonia. Hasta que cuadras adelante se estrelló contra una finca y antes de que se le quitara lo atarantado por el golpazo, los agentes ministeriales le cayeron encima y lo esposaron.

Una vez que el desquiciado criminal quedó esposado, le fue encontrada entre sus ropas una metralleta calibre 9mm con cargador lleno. Lo que corroboraba la peligrosidad de éste, pues la utilizaba contra sus rivales de "comercio" o enemigos. Siendo de inmediato trasladado a la sub-Procuraduría especial en Guanajuato, para efectos de declararlo y practicarle las pruebas correspondientes a acreditarle plenamente los 2 asesinatos y las lesiones graves a otros dos hombres.



CÍNICAMENTE DIJO CÓMO Y POR QUÉ MATÓ A LOS ARMANDOS

Ya estando en la agencia ministerial, el "loco" criminal de Acámbaro, Raúl Torres Galván, fue narrándoles con lujo de detalles, cómo y por qué mató a Armando Rubio Pérez el pasado 27 de Octubre; con él tuvo problemas de tipo personal y celoso de que lo estuviera "sancheando", por lo que un día estando drogado, decidió quitárselo de enfrente y armado con su metralleta anduvo rondando el domicilio de Rubio en la calle Prolongación Abasolo, hasta que lo vio salir y sin que tuviera tiempo de reaccionar, pasó en su moto y a quemarropa le disparó, huyendo antes que alguien lo pudiera ver.

Y a Juan Armando, al que ya conocía por ser también vendedor de drogas y adicto como él, le agarró odio por que se metía a su territorio a vender su droga, y un buen día que se estaban drogando los dos, a éste se le salió comentarle que se estaba acostando con su mujer, creyendo que lo iba a aceptar. Pero salieron discutiendo y fingiendo que iba al baño fue a la cocina para armarse de un machete y un cuchillo, luego al regreso le cortó la yugular a su rival en amores y comercio, dejando que se desangrara y muriera.

Sin embargo y como siguió Raúl metiéndose coca, aumentó su locura al grado que con el machete destazó a su enemigo, para desquitar su coraje por que le ponía los "cuernos" con su mujer. Después puso las piernas y manos en una bolsa y el resto del cuerpo en otra para llevárselos a tirar a una colonia de la periferia de Acámbaro "Las Malayas", pero para que nadie supiera que él era el asesino lo roció de gasolina y lo quemó.



QUERÍA DESTAZAR A OTROS DOS HOMBRES

La locura de Raúl Torres Galván "El Rulas" y la sed de sangre no se sació con haber asesinado cruelmente a los Armandos, sino que el 14 de Octubre agredió con un cuchillo a Gerardo González Granados, al cual dejó moribundo, pues prácticamente lo quería hacer picadillo. Siendo el motivo discutir estando drogado(como a diario) y pelear con él.

Tres días después de matar a Armando Rubio, el "loco" criminal de Acámbaro también salió peleando con Ricardo Sierra Hernández y con el mismo cuchillo lo apuñaló, dejándolo gravemente herido y creyendo que moriría sin poder acusarlo.



MORIRÁ "EL LOCO" ENCERRADO EN UNA CELDA

Finalmente el sádico asesino "El Rulas" ya fue consignado al juez penal de Acámbaro por los graves delitos de doble homicidio calificado, dobles lesiones graves, portación de arma de fuego y posteriormente se enviará un desglose a la PGR por lo referente a las drogas. Con lo que a los términos de los procesos, serán sentencias altas las que reciba y por ende jamás volverá a pisar una calle de Acámbaro, pues terminará sus días encerrado en una celda del penal.