Irapuato
San José Templo Expiatorio
Monseñor José de Jesús Martínez Zepeda realizó la procesión para llevar el Santísimo Sacramento del altar de la Catedral de Irapuato al Templo de San José.
El Sol de Irapuato
10 de febrero de 2013

Oscar Reyes Rodríguez

Irapuato, Guanajuato.- Desde ayer, el Templo de San José fue convertido en un Templo Expiatorio.

Así fue informado durante la celebración eucarística por el noveno aniversario de la fundación de la Diócesis de Irapuato.

Un templo expiatorio es un recinto en el que el Santísimo Sacramento permanece de forma permanente para que los fieles acudan a orar y así expiarse o purificarse por sus pecados cometidos.

El Obispo de Irapuato trasladó, al final de la misa por el noveno aniversario de la fundación de la Diócesis, el Santísimo Sacramento que fue llevado en sus manos desde el altar de la Catedral de Irapuato hasta dejarlo en el altar del Templo de San José.

Para este nombramiento que le fue dado al Templo de San José, el obispo de Irapuato, José de Jesús Martínez Zepeda, vistió la llamada Capa Pluvia, que es una vestimenta utilizada en la religión católica como atuendo de honor empleada para actos especiales, como procesiones o bendiciones eucarísticas.

De acuerdo con la información proporcionada, la Capa Pluvial que el Obispo de Irapuato portó ayer fue confeccionada en europa, donde incluso recibió un premio.

El Obispo de Irapuato vistió la Capa Pluvial. Se arrodilló ante el Santísimo Sacramento y posteriormente lo tomó con sus manos, salió por el pasillo central de la Catedral de Irapuato e inició su procesión hasta llegar al Templo de San José.

Durante su trayecto fue colocada una valla humana, mientras que pétalos de rosas blancas, rosas y rojas fueron dejados por dos niñas para abrir paso a Monseñor Martínez Zepeda.

Al llegar al altar del Templo de San José, el Obispo de Irapuato cedió a uno de sus ayudantes el Santísimo Sacramento, mientras que él se arrodilló y comenzó a orar ante el que será el que expiará los pecados de los que acudan a orar a él.

Así, desde ayer, Irapuato tiene también, al igual que la ciudad de León, su propio Templo Expiatorio, que tendrá de forma permanente el Santísimo Sacramento. En otros templos, el Santísimo sólo es colocado los días de misa o bien los jueves, pero el del Templo de San José estará todos los días, para que los fieles acudan a rezarle.