Tulancingo
Asesinado frente a su esposa e hijos
De un balazo en el corazón, bandidos dieron muerte a un septuagenario, propietario de la miscelánea Geo, en popular colonia de Tulancingo, la noche de este jueves. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Tulancingo
8 de diciembre de 2012

Por Felipe Vega

Tulancingo, Hidalgo.- En presencia de su esposa e hijos, tres delincuentes asesinaron de un balazo en el corazón al propietario de una tienda, en popular colonia de Tulancingo.

Familiares del ahora occiso vivieron terrible pesadilla, la noche de este jueves, al ser sorprendidos por los bandidos que, finalmente, ni botín se llevaron.

Alertados del intento de robo y asesinato por algunos vecinos de la colonia Insurgentes, policías preventivos instrumentaron un operativo donde capturaron, en apariencia, a uno de los tres hampones.

Los uniformados comentaron que el detenido fue trasladado a barandilla, en calidad de sospechoso, pero trascendió que los parientes del hoy finado lo reconocieron sin titubeo alguno.

A las 21 horas, los maleantes, uno armado con pistola, entraron a la tienda situada en Nayarit, entre las calles Manuel Fernando Soto y Churubusco.

Sorprendieron a los integrantes de la familia Soto Méndez, ampliamente conocidos en la colonia Insurgentes, por dedicarse al comercio.

Todo indica que los hampones iban por el dinero y otros valores, e incluso uno cerró la cortina metálica, por dentro, a fin de actuar de manera impune.

José Soto Vargas, de 74 años, jefe de familia, no obstante su edad avanzada, trató de oponerse al robo y enfrentó a uno de los bandidos.

El que traía la pistola no dudó en accionarla y la bala hizo blanco en el corazón del septuagenario que cayó, fulminado.

La esposa e hijos del tendero atestiguaron el crimen y nada pudieron hacer por ayudar al comerciante.

Los delincuentes, fuera de control, todavía agredieron a los demás integrantes de la familia, quienes sufrieron severas crisis nerviosas ante la pesadilla que vivieron.

Ya sin botín alguno, los autores del crimen decidieron escapar y sus víctimas, con apoyo de unos vecinos, pidieron ayuda al número de emergencia 066.

Casi enseguida llegaron policías municipales y estatales, quienes instrumentaron un operativo que a la postre, en apariencia, rindió frutos.

Sobre la calle Miguel Negrete de la colonia Venustiano Carranza, detectaron y arrestaron a uno de los tres maleantes.

Lo trasladaron a barandilla y, se supo, familiares del extinto lo reconocieron sin titubeo alguno como uno de los que trataron de asaltar en la miscelánea.

Sin embargo, al cierre de esta edición, la Policía Preventiva de Tulancingo no emitió información del caso y lo mismo sucedió con personal de la Procuraduría de Justicia.

SEGUNDO VIOLENTO CASO EN LA INSURGENTES

Apenas el miércoles anterior, en la misma colonia Insurgentes, pero en una pensión de vehículos situada en la calle Manuel Fernando Soto, unos hampones sorprendieron al propietario de ese negocio..

Trataron de robar y, como se opuso, le propinaron brutal golpiza, al grado de que casi lo matan.

Familiares y vecinos del agraviado, armados de valor, detuvieron a uno de los cuatro bandidos que pretendieron consumar los hechos delictuosos.

El jueves en la noche aconteció el intento de robo en la citada miscelánea que terminó en crimen.

Sin duda, estos hechos causaron gran indignación entre habitantes de Tulancingo que se muestran desesperados por el incremento de violentos robos y asaltos.