Hidalgo
Perdió la batalla por su vida
Federico Vargas González perdió la batalla por salvar su vida y murió cuando sus familiares lo trasladaban a la capital del país. Foto: Iván del Moral / El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
16 de noviembre de 2012

Por Abraham Ramírez

Pachuca, Hidalgo.- En su lucha por salvar la vida, Federico Vargas González, de 48 años, perdió la batalla.

Familiares del hombre, vecino de San Bartolo Cuahutlalpan, Estado de México, habían decidido trasladar a Federico a un nosocomio de la capital del país, pues tras haber permanecido varios días internado en un hospital privado de Tizayuca, por un padecimiento que no fue determinado médicamente, buscaban atención especializada.

Minutos después de haberlo sacado de la clínica Santa Julia en Tizayuca, sus seres queridos, entre ellos Mario Sánchez González, de 40 años, enfilaron con destino al Distrito Federal (DF), donde buscarían especialistas que especificaran el padecimiento de su familiar y le brindarán atención médica.

En ese proceso estaban, todavía consciente Federico Vargas, ya en la autopista México-Pachuca, con dirección al DF, a bordo de la camioneta Ford Explorer, placas de circulación MKR-7761, cuando el paciente comenzó a convulsionarse.

Entonces, luego de orillarse en el acotamiento de la autopista, trataron de controlar al paciente que ya se advertía mal.

Decidieron llamar al número de emergencia 066 a fin de solicitar el apoyo de paramédicos, por lo cual acudieron socorristas de Protección Civil Municipal de Tolcayuca, al mando del subdirector de Seguridad Pública, Juan Óscar Rodríguez.

FEDERICO MURIÓ MIENTRAS ERA AUXILIADO

Después de ubicar la camioneta donde viajaba el enfermo, a la altura del kilómetro 66 de la autopista México-Pachuca, por el lugar conocido como San Javier, de inmediato se procedió a brindar los primeros auxilios al paciente que en cuestión de segundos murió..

No obstante que le aplicaron métodos de resucitación, ya no respondió al tratamiento y en el lugar se comentó que había muerto, presuntamente, por un paro cardiaco, aunque sería personal del Servicio Médico Forense (Semefo) quien lo establecería tras practicarle la necroscopia de ley.

Arribó el agente del Ministerio Público, Eduardo Cabrera, quien ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al Semefo para los trámites de ley.