Hidalgo
Exponerse al sol es peligroso
El Sol de Hidalgo
4 de octubre de 2012

Por Genoveva Ortiz

Pachuca, Hidalgo.- A fin de proteger a la población, especialmente a los infantes, del impacto de la radiación ultravioleta, el gobierno del Distrito Federal, a través de la Secretaría de Salud (SSDF), recomendó evitar la exposición al sol entre las 11 y 15 horas.

La autoridad sanitaria también hizo énfasis en la importancia de vestir con ropa clara y usar prendas protectoras, como sombreros o gorras con visera de siete centímetros como mínimo a fin de proteger el rostro y el cuello.

La SSDF señaló que es importante conocer el impacto en la salud de no llevar a cabo estas medidas precautorias y que la radiación ultravioleta (Uv) es una forma de energía radiante que proviene del sol, la cual se divide en tres categorías.

La primera es la radiación Uv-A. Es la menos nociva y la que llega en mayor cantidad a la Tierra. Casi todos los rayos Uv-A pasan a través de la capa de ozono.

Otra es la radiación Uv-B, la cual puede ser muy nociva. La capa de ozono absorbe la mayor parte de los rayos Uv-B provenientes del sol. Sin embargo, el actual deterioro de la capa aumenta la amenaza de este tipo de radiación.

Por último, la radiación Uv-C es la más nociva debido a su gran energía. Afortunadamente, el oxígeno y el ozono de la atmósfera absorben todos los rayos Uv-C, por lo cual nunca llegan a la superficie de la Tierra.

Los efectos que éstos pueden causar en nuestra salud varían de acuerdo con el tiempo de exposición al sol, es decir, en cantidades pequeñas, las radiaciones ultravioleta son favorables para la salud y desempeñan una función esencial en la producción de vitamina D.

Sin embargo, la exposición excesiva a ellas se relaciona con diferentes tipos de cáncer cutáneo, quemaduras de sol, envejecimiento acelerado de la piel, cataratas y otras enfermedades oculares.

Algunas alteraciones crónicas de la piel que pueden presentarse por daño solar son: melanoma maligno cutáneo: cáncer maligno de la piel potencialmente mortal. Carcinoma espinocelular: cáncer maligno que, generalmente, avanza con menor rapidez que el melanoma y ocasiona la muerte con menor frecuencia.

Además, carcinoma basocelular: cáncer cutáneo de crecimiento lento que predomina en las personas mayores.

Fotoenvejecimiento: pérdida de la firmeza de la piel y aparición de queratosis solares..

Asimismo, pueden presentarse daños oftalmológicos como fotoqueratitis (inflamación de la córnea) y fotoconjuntivitis (inflamación de la conjuntiva). Estos efectos se previenen usando gafas protectoras y no se acompañan de lesiones a largo plazo.

En casos crónicos puede haber aparición de cataratas: enfermedad de los ojos en que el cristalino se va opacando poco a poco, lo que va disminuyendo la visión y acaba causando ceguera. Terigión: carnosidad blanca o crema que aparece en la superficie ocular y carcinoma epidermoide de la córnea o de la conjuntiva: tumor de la superficie ocular.

Las radiaciones ultravioletas también disminuyen la eficacia del sistema inmunitario. La inmunodepresión puede reactivar el virus del herpes simple en los labios (herpes labial).

La SSDF recomienda evitar usar camas y las lámparas bronceadoras; el uso de estos aparatos antes de los 35 años de edad se acompaña de un aumento de 75 por ciento del riesgo de melanoma maligno.