Hidalgo
Mayorga, enamorado del sistema penitenciario
José Manuel Mayorga Sánchez, nuevo titular de la Dirección General de Prevención y Readaptación Social, tiene maestría en Sistemas Penitenciarios y Prevención del Delito. Foto: El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
26 de septiembre de 2012

Por Jorge Luis Pérez

Pachuca, Hidalgo.- Se define como "un eterno enamorado del sistema penitenciario" José Manuel Mayorga Sánchez, nuevo titular de la Dirección General de Prevención y Readaptación Social.

Maestro en Sistemas Penitenciarios y Prevención del Delito, afirma categórico:

"Sí creo en la reinsersión social, por eso estudié. Por eso le agradezco al gobernador Francisco Olvera y al secretario de Seguridad Pública, Damián Canales, la invitación".

En entrevista con EL SOL DE HIDALGO, precisa que la obligación más grande y prioridad de su cargo de director de Prevención y Readaptación Social es ver y velar por el comportamiento, la salud y la seguridad de los internos.

Opina con conocimiento de causa que los problemas en los ámbitos nacional y local en el sistema penitenciario, no es por las instalaciones, sino que los propicia la gente que trabaja en ellos, al no estar aprobada y carecer de verdadero compromiso con las instituciones.

Asimismo, acota que con la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), la Dirección General de Prevención y Readaptación Social debe trabajar de la mano.

"A fin de cuentas, no se trata de quién sabe más, sino resolver un problema en beneficio del estado, sin soslayar ambas instituciones que hay sobrepoblación penitenciaria en Hidalgo", responde.

José Manuel Mayorga recorre en 48 minutos su formación académica y profesional, sus tesis y compromisos, que arrancan siendo director del Consejo Tutelar para Menores Infractores, al cursar un diplomado en la antigua Escuela de Jurisprudencia, en la Ciudad de México.

Indica que a partir de que dejó ese cargo, su formación profesional se desarrolló exclusivamente en Ejecución de Penas, Justicia de Adolescentes, Prevención y Seguridad Social.

Rememora que después asumió como subdirector jurídico, con dificultad para entender el cargo, porque le faltaba formación.

Su jefe en ese entonces, el director jurídico del Gobierno, Francisco Olvera, lo envió a Tlaxcala, a un diplomado internacional sobre Seguridad Pública y Sistemas Penitenciarios. Seis meses después, lo nombra director general de Prevención.

Poco duraría ahí, porque con el relevo institucional de gobernador, la encomienda fue diferente: director del Registro del Estado Familiar.

Con la fuga de un reo famoso, de apellido Galán, y de ocho más, en Molango, fue retornado al cargo del sistema penitenciario.

Tras atender asuntos particulares, regresa al Gobierno en 2008 como asesor en el Congreso del Estado, pasando de ahí a la Coordinación de Asesores del Gobernador, que ahora es denominada Junta de Asesores del Gobernador, donde se encontraba hasta el sábado anterior, que recibió este nuevo nombramiento.

José Manuel Mayorga desde 1996 es funcionario público. Fue becario de Diesel Nacional (Dina), en la UAEH, donde se tituló como abogado.

De 2009 a 2012 se especializó en sistemas penitenciarios y menores de edad, después obtiene maestría en ciencias penales, con bagaje en psicología, criminología, medicina legal, antropología y sociología, estudiando en el Distrito Federal con maestros de la talla de Ruth Villanueva, Rodríguez Manzanera, Correa García, Antonio Sánchez Galindo.

ACERCAMIENTO, NECESARIO

Refiere el entrevistado que el martes, a las 10 de la mañana, estuvo en la misa que ofició el arzobispo en el Cereso de Tulancingo; posteriormente se presentó con el personal y los internos, como obligación.

"La obligación más grande y prioridad de mi cargo de director de Prevención y Readaptación es ver y velar por el comportamiento, la salud y la seguridad de los internos, con base en la instrucción que tengo, no soy lírico".

Añade, vehementes las expresiones, recargándose siempre en documentos: "Me gusta, le entiendo. Soy candidato a ser doctor en Derecho Penal, con estudios profundos en Sistemas Penitenciarios".

Están por aprobarle su tesis, que se llamará: "El personal penitenciario de Pachuca, Hidalgo".

Refiere que entró al Cereso de Pachuca, a las 15:30 horas del sábado, tres horas después de tomar posesión del cargo.

Desliza José Manuel Mayorga haber encontrado cumpliendo pena a quienes conoció de 2003 para atrás.

"Conocen mi manera de trabajar y de resolver, siempre apegado a Derecho. Por eso se les habló clarito, como es".

AUDIENCIA, UNA NOVEDAD

Informa que todos los lunes, a partir del que viene, dará audiencia a 20 internos del fuero común.

Y a tres del federal, por lo menos para orientarlos y hablar a México, a la instancia correspondiente, para que vengan y los atiendan, porque a los del fuero federal aquí solamente se les tiene bajo custodia y seguridad, explicó.

"Quienes me conocen, no lamentan que esté aquí; los que no me conocen, me han dicho que me saqué la rifa del tigre: yo no creo.

"Lo finco en que no tuve nada que ver en que estén internos. Mi responsabilidad es velar que se lleve todo como debe ser, con el fundamento en el 18 Constitucional que tenemos vigente".

Asevera el funcionario penitenciario: "El que se va, será por la puerta, ¡he! Con la frente en alto y un papelito de libertad en la mano".

Manifiesta también, acompañado en la entrevista por Rubén Mendoza Bermúdez: "De los Ceresos se dice mucho. Hay tabúes, mitos".

Destaca, asimismo, que el 28 de este mes un interno del Cereso de Pachuca se titulará por línea, como abogado.

"Ojalá así fuera para todos, aunque no de abogados, pero debemos motivarlos a que cambien su mentalidad".

Abundó que el arzobispo, en el sermón, aludió el regalo que le hicieron en Tulancingo: una Sagrada Cena, que dijo, guardará con cariño, porque la hicieron manos que construyen lo positivo, no lo malo.

INSTRUCCIONES PRECISAS

Las instrucciones que recibió del gobernador Francisco Olvera y del secretario Damián Canales:

"Que esto debe ser apegado a Derecho".

"En esta oficina no se recibirá un peso para que alguien obtenga su libertad, ni considero yo, tampoco en los Ceresos. Porque las libertades se dan aquí, se analizan aquí".

Aclaró que tiene la voluntad de atender a los familiares de los internos, porque en muchos hay confusión en cuanto a lo que se conoce como Remisión Parcial de la Pena, ya que, afirma, "hay diablitos que los mal orientan".

"Que quede bien clarito: la remisión opera cuando están en prelibertad. Lo dice la Ley de Ejecución de Penas".

Mayorga Sánchez trabajó con Francisco Olvera, en este mismo cargo, compartiéndolo con Valentín Echavarría Almanza (hoy presidente del Tribunal Superior de Justicia), cuando el hoy gobernador de Hidalgo fungía como coordinador general jurídico del Gobierno del Estado.

Reitera tener, como respaldo, copia de todas las libertades que otorgó en ese entonces, por lo que se ofrezca para aclaraciones, porque ésta es un área muy delicada si no se sabe manejar con honradez, legitimidad y lealtad al gobernador. "Que me señalen por gritón, por mal carácter, pero no por ratero", agrega.

Presume que ha trabajado con los gobernadores Jesús Murillo, Manuel Ángel Núñez, Miguel Osorio y Francisco Olvera. Que también fue regidor y presidente municipal de Apan, primero en ser originario y vecino del lugar, con estudios y titulación como abogado.

Nacido el 13 de mayo de 1955, lo que implica contar con 57 años, habla sin tapujos del sistema penitenciario nacional.

EL SISTEMA PENITENCIARIO NACIONAL

Al planteársele lo ocurrido recientemente en Piedras Negras, Coahuila, en Tamaulipas, en Nuevo León, en Zacatecas y también en Pachuca, refiriéndonos a evasiones, declara:

El problema que radica en el país no son las instalaciones, y lo puedo probar, por eso mi tesis es el personal penitenciario. El personal que ponen no está aprobado, no está comprometido con el verdadero sistema penitenciario.

Comentó: "Nos quisieron vender lo del túnel, en Coahuila, y se convirtió en puerta. Asimismo, en el Cefereso de Puente Grande sucedió lo del Chapo. ¿Qué pasa? Que el personal que ponen no está aprobado, no está comprometido con el verdadero sistema penitenciario", señala.

Enfáticamente, abunda que lo único que piensa a cada momento un interno penitenciario es obtener su libertad, lo cual es muy natural, como la salud.

Y ante ello la mejor medicina son los conocimientos. No para atinarle a sus pensamientos, sino para precisarlos y anteponerse a sus acciones, dijo.

José Manuel Mayorga Sánchez, nuevo titular de la Dirección General de Prevención y Readaptación Social, ilustra gráficamente, año tras año, que de 2002, cuando había 723 reos penitenciarios en Hidalgo, a agosto de 2012 sumaban tres mil 270, lo cual representa un incremento de 353.28 por ciento.

Por lo anterior, justifica que el personal penitenciario en la actualidad debe ser especializado, lo cual no es lo mismo que capacitado. Y refiere que, afortunadamente, en Hidalgo se cuenta con el Instituto de Formación y Profesionalización Policial, donde los custodios y personal de seguridad se convertirán en especialistas, según asegura.

DERECHOS HUMANOS

Finalmente, el entrevistado no evade hablar, con su singular apasionamiento, sobre derechos humanos y de la comisión que defiende los mismos.

Anticipa que llamará por teléfono a Raúl Arroyo, presidente de la CDHEH, lo mismo que al procurador de Justicia, Alejandro Straffon, y al presidente del Tribunal Superior de Justicia, Valentín Echavarría, porque son las instancias que se interrelacionan con la Dirección General de Prevención y Readaptación Social..

A la CDHEH la invitará, afirma, a recorrer cada uno de los centros penitenciarios: Ceresos de Pachuca, Tula, Jaltocán; cárceles distritales: Tizayuca, Zacualtipán, Metzquititlán, y prisiones anexas a las presidencias municipales. Y de lo que resulte, asumir compromisos mutuos tras ver realidades.

Afirma, y pide se subraye, que la seguridad pública es compromiso de todos, ciudadanos y gobierno. "Y en ese entendido, resolver el problema de nuestro estado".

Cita como ejemplo que cuando fue alcalde de Apan, le anticiparon que la CDHEH emitiría una recomendación en su contra, porque la prisión no contaba con área para la visita conyugal, y no lo soslayó.

"Ambas instituciones no estamos para pelear. Tenemos que estar juntos, ir a cada rincón de los penales y sacar a la luz lo que se esconde, para corregirlo".

Concluye aclarando que su cargo no tiene la facultad de remover directores de Ceresos, cárceles distritales y prisiones anexas a presidencias municipales, pues corresponde al secretario de Seguridad Pública y al gobernador.

"Si me piden mi opinión, la emitiré. Esto va en serio".