Tula
Arqueólogo americano dio conferencia en el CCC
El arqueólogo estadounidense Robert Cobean impartió interesante conferencia en el Consejo Consultivo Ciudadano de Tula. Foto: César Martínez / El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
15 de agosto de 2011

Por Rosalía Maldonado

Tula de Allende, Hidalgo.- El arqueólogo estadounidense Robert H. Cobean dio a conocer que Tula podría ser declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El doctor en Arqueología por la Universidad de Harvard dictó una conferencia en el Consejo Consultivo Ciudadano (CCC) de Tula.

Ahí señaló que la antigua ciudad de Tula, Tollán en su momento, fue una de las tres ciudades prehispánicas más importantes de Mesoamérica, de ahí una de las potencialidades de Tula en la actualidad.

El arqueólogo habló de los resultados de las investigaciones de los últimos seis años en la Zona Arqueológica de Tula, en las colonias El Salitre, El Cielito, El Llano Segunda Sección y la intervención hecha a un costado de la entrada de la Zona Arqueológica, donde se halló la figura del Xipé Totec o Nuestro Señor el Desollado.

Dijo que la cultura tolteca se desarrolló en una superficie total de 16 kilómetros cuadrados, y tuvo una población aproximada de 80 mil habitantes, por lo que casi toda la zona conurbana al municipio de Tula actualmente tiene vestigios arqueológicos importantes.

En relación con las excavaciones efectuadas durante 2005 y 2011, en lo que fue el principal centro ceremonial tolteca, que abarcaba el Tula Grande y el Tula Chico, señaló que hay indicios de que la pirámide B no era un edifico público, sino de uso exclusivo de nobles..

Lamentó que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no desinara los recursos suficientes para investigar Tula Chico, "sobre todo ahora que Tula será declarada patrimonio cultural de la humanidad".

Y refirió que para lograr "abrir" Tula Chico se necesitarían alrededor de 25 millones de pesos.

Sobre la Zona Arqueológica de Chingú, en Atitalaquia, donde se construirá la Refinería Bicentenario Cobean, deseó se le dé al sitio una adecuada conservación y confió en que su homólogo Fernando Getino, encargado del salvamento arqueológico del lugar, haya hecho un excelente trabajo y así conservar la riqueza cultural.