Hidalgo
Omegar Salazar, un prolífico cantautor
Omegar Salazar Tovar, uno de los más prolíficos cantautores hidalguenses. Foto: Rubicel Perales / El Sol de Hidalgo.

El Sol de Hidalgo
6 de agosto de 2011

Por Rubicel Perales

Atlapexco, Hidalgo.- Con más de medio siglo de vida, Omegar Salazar Tovar se mantiene como uno de los más prolíficos cantautores hidalguenses, ya que, a la fecha, cuenta con 150 canciones registradas oficialmente y con un número superior a las 600 que son inéditas.

Desde los 12 años de edad, cuando estudiaba la primaria en el internado "Hijos del Ejército", ubicado en Venta Prieta, Pachuca, inició sus composiciones en los géneros ranchero y bolero, "aunque también escribí letras de uno que otro huapango", asevera.

Originario del municipio de Atlapexco, casado con Evelia Lara Guzmán, quien se convirtió en su principal musa, el también ex presidente municipal de esta localidad huasteca rememora:

"Después de concluir la primaria en el citado internado, estudie 3 años de secundaria en El Mexe, tiempo en el que compuse más de 500 canciones, pero como a nadie le iban a gustar, según pensé, las arroje al canal de aguas negras", señaló Omegar Salazar Tovar.

Recuerda que después de abandonar sus estudios en El Mexe, optó por regresar a su pueblo y, por fortuna, consiguió una plaza de maestro, "dure 2 años trabajando en Atlapexco y después me fui a fundar la escuela primaria de Tecolotitla, donde estuve impartiendo clases 3 años", subrayó.

El reconocido cantautor de la Huasteca Hidalguense agregó que, como no le gustaba el magisterio, determinó incorporarse a las labores del campo con su padre, principalmente en actividades ganaderas y, "en el año de 1958, me case con Evelia Lara Guzmán. Mujer, caballo, guitarra y la vida campirana me regresaron la inspiración; la composición invadió de lleno mi mente".

Es así, afirma, que logró consolidar canciones como "Tiempo", "Qué te pasa Huasteca", "La Invasión", "Triste Navidad", entre otras, así como el huapango denominado "Fandango", con el cual obtuvo el primer lugar estatal como mejor compositor de Hidalgo, en el año 2010.

"Le compongo y canto a la vida, a la naturaleza, a la gente, a todo lo que me rodea y que me inspira", sostiene Omegar Salazar Tovar, quien, a través del magisterio, obtuvo el primer lugar de un concurso musical, que a nivel nacional se realizó en Mexicali, Baja California.

Asimismo, ha logrado primeros lugares como compositor en eventos realizados en Pachuca y Tepatepec, este último municipio donde estrenó la letra de una composición dedicada al reconocido charro Aquilino Aguilar García, "lo conocí cuando estudiaba en El Mexe y, años después, me inspiró para un corrido, con el cual obtuve otro primer lugar nacional como cantautor", dijo.

Agregó que igualmente ganó el primer lugar nacional en un concurso de huapango, donde la letra de su música fue inspirada en el héroe huasteco Antonio Reyes Cabrera "El Tordo", "fue en el año 1967 y correspondió a Guillermo Rossell de la Lama, en su calidad de presidente de la Casa del Hidalguense en la Ciudad de México, entregarme la medalla de oro como reconocimiento a mi composición".

Finalmente y luego de mencionar que estuvo al borde de la muerte, debido a un derrame cerebral y a una embolia, "que bendito Dios ya me les escape", menciona que su prolífica actividad de compositor le ha dado una vida feliz y llena de dicha junto a su familia.

"Fui amigo de grandes cantautores hidalguenses como Nicandro Castillo, Valeriano Trejo y Demetrio Vite, pero también lo soy de Martín Urieta, con quien he pasado experiencias inolvidables, en cuanto a componer canciones se refiere", concluyó Omegar Salazar Tovar.