Hidalgo
Creación del Estado de Hidalgo, por inseguridad
Primer mapa del Estado de Hidalgo levantado por el gobernador Juan C. Doria en 1869. Foto: El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
16 de enero de 2011

Por Juan Menes Llaguno

Cronista del Estado de Hidalgo

Pachuca, Hidalgo.- Independientemente de todas las causas que puedan aducirse, la creación del Estado de Hidalgo el 16 de enero de 1869, se debió, sin lugar a dudas, a la voluntad política del presidente Juárez, que vio en la división del extenso Estado de México un remedio a la creciente inseguridad que se vivía entonces en todo el país, pero fundamentalmente en la región central.

En efecto, una rápida mirada a la situación prevaleciente en los años posteriores a la consumación de la Independencia y en especial a los acontecimientos sucedidos a finales de la dictadura Santanista, permitirán apreciar con mayor claridad la situación imperante en aquel "México Bronco" inestable política y económicamente.

En efecto, entre 1849 y 1869, la historiadora Leticia Reyna registra 14 disturbios mayores en el territorio del hoy Estado de Hidalgo, que abarcan desde conflictos de límites y controversias por distribución de agua, como sucedió en el caso de Ocotepec en Apan, hasta rebeliones campesinas como la de Manuel Domínguez, conocido como "El Comunista" sublevado en Pachuca, ello, sin olvidar la que fue calificada por el gobierno como Guerra de Castas, comandada por Ramón García Ugarte, en Huichapan, Tecozautla y Alfajayucan, finalmente se encuentran incontables movimientos suscitados en distintos puntos de la hoy entidad hidalguense en los que se mezcla imperceptiblemente, el abanderamiento de causas agrarias con el simple bandolerismo, como puede deducirse en los casos de Paulino Noriega, Andrés Reyes, Sotero Lozano y los hermanos Enrique y Pedro Fabregat.

Este clima de inseguridad, se hizo sentir con mayor intensidad primero entre 1857 y 1861, periodo que corresponde a la aplicación de las Leyes de Reforma, que afectaron de alguna manera las tierras comunales de los pueblos y en seguida el transcurrido entre 1867 y 1870, que pertenece a la Restauración de República, ya que el lapso de 1861 a 1867, pertenece a la intervención Francesa y al Segundo Imperio, en el que tirios y troyanos, se unieron para combatir al invasor y rechazar el gobierno de Maximiliano de Habsburgo.

Este contexto permite entender, porqué los intentos de creación de la nueva entidad se iniciaron desde el 13 de noviembre de 1861, fecha en la que los diputados de la región norteña del Estado de México: Alejandro Garrido, Justino Fernández y José Luis Revilla, solicitaron a nombre de los distritos de Tula, Tulancingo, Huejutla, Teotihuacan y Texcoco, la creación de un nuevo Estado que llevaría el nombre del Padre de la Patria, mas las gestiones tuvieron que ser suspendidas debido a la inminente invasión del ejército Francés. Es conveniente precisar, que uno de los argumentos de mayor peso esgrimido por los legisladores de 1861, fue precisamente el creciente clima de inseguridad y la indolencia con la que este flagelo era enfrentado por las autoridades del Estado de México.

Es en este contexto que para organizar el combate contra rebeldes y gavilleros, pero ante todo para establecer una adecuada estrategia de defensa de la nación, fundamentalmente de los lugares cercanos a la capital, el presidente Juárez decretó el 7 de junio de 1862 la división del Estado de México en tres distritos militares, el segundo formado por los actuales territorios que integran el Estado de Hidalgo, para el que designó como capital a la ciudad de Actopan, trasladada meses después a la ciudad de Pachuca.

Cuando a mediados de 1867, el licenciado Benito Juárez entra triunfante en la capital de la República tras derrotar a franceses y conservadores, se revive nuevamente el clima de desasosiego, aunque ahora con mayor intensidad que el de antes de 1861. Los periódicos de la época, aluden de manera recurrente, a la situación que vivida en diversas comunidades del Estado de México, principalmente las de la región norteña que corresponden al hoy Estado de Hidalgo, en las que el asalto en los caminos y los saqueos a haciendas y comunidades era "...cosa de todos los días", inclusive poco antes de la creación del Estado entre septiembre de 1868 y enero de 1869, la situación se agravó con diversos y sonados plagios.

La situación prevaleciente obligó al presidente Juárez a buscar la manera de dividir aquella enorme entidad, sobre todo cuando pudo verificar que la creación de los Distritos Militares, había resultado benéfica para combatir a los levantiscos y someter a las gavillas. En reiteradas cartas a sus amigos y funcionarios de su gabinete el Presidente, explicaba la situación que imperaba en esta región y reiteraba su deseo de dividirla, lo que pudo lograr finalmente el 15 de enero de 1869 cuando el Congreso de la Unión aprobaba el decreto que finalmente creó al Estado de Hidalgo, mismo que entro en vigencia un día después hace 141 años.