Policiaca
Tianguis de autos, otro fraude
Reaparecieron los defraudadores en el tianguis de autos usados que funciona, todos los jueves, en Tulancingo. Esta ocasión dejaron sin camioneta a un taxista. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Hidalgo
15 de diciembre de 2010

Por Felipe Vega

Tulancingo, Hidalgo.- Por enésima ocasión, los defraudadores hicieron de las suyas en el tianguis de vehículos usados que se instala, todos los jueves, en Tulancingo.

Esta vez dejaron sin camioneta y dinero a un trabajador del volante que confió en un vivales y le entregó su unidad a cambio de un cheque falso.

Ante el agente del Ministerio Público se presentó José Feliciano Vargas Santos, vecino de Pahuatlán, Puebla.

Dio a conocer que el jueves anterior llegó a esta ciudad, acompañado de su hermano Óscar Vargas y Antonio Guzmán, amigo de ambos.

Pretendía vender su Nissan Pick up tipo Frontier, modelo 2000, color gris, placas de circulación del Estado de México, en 110 mil pesos.

Al mediodía, dijo, estando en el referido tianguis, llegó un individuo que mostró interés por adquirir la unidad.

Después que estuvieron hablando respecto al precio, acordaron que se la dejaría en 95 mil pesos. El supuesto comprador argumentó ser médico.

Incluso le expresó que tenía que ir de urgencia al Hospital General. Minutos más tarde le llamó para pedirle que lo alcanzara e hicieran el contrato de compraventa.

José Feliciano acudió posteriormente al sitio, acompañado de Antonio Guzmán. Afuera del nosocomio encontraron a otro sujeto que les dijo que era él quien se interesaba por la Nissan.

A la hora de esperar el pago, dijo el taxista, aquel le entregó un cheque por la citada cantidad.

Al principio no estuvo de acuerdo en recibir el documento, pero el supuesto comprador lo convenció a fin de que lo recibiera e incluso no le pidió los documentos para que no desconfiara.

Quedaron de verse al siguiente día. Cuando Vargas acudió al banco, se enteró por voz de uno de los empleados que el cheque no tiene fondos.

Aunque el agraviado retornó al citado nosocomio con el fin de encontrar al tipo que se quedó con su camioneta, ninguna persona le dio informes.

Consciente de que fue víctima de un fraude, no tuvo más remedio que presentar la denuncia penal. Al final, solicitó que efectivos de la Coordinación de Investigaciones traten de identificar y poner tras las rejas al estafador.