Policiaca
Tianguis de autos, peligroso
Acudir al tianguis de vehículos usados, en Tulancingo, se ha vuelto peligroso, al ser escenario de múltiples hechos delictuosos. Foto: El Sol de Tulancingo.
El Sol de Hidalgo
14 de mayo de 2010

Por Felipe Vega

Tulancingo, Hidalgo.- Últimamente resulta muy peligroso acudir al tianguis de vehículos usados que se efectúa, todos los jueves, en Tulancingo.

El lugar, de acuerdo con estadísticas oficiales, es escenario de múltiples hechos delictuosos como fraudes y violentos robos.

Basta poner como ejemplo que, en las últimas semanas, dos personas que llegaron a ese sitio, con intenciones de vender un automóvil, fueron asesinadas con saña inaudita.

Ambos casos se dieron a conocer oportunamente por este diario.

Inicialmente, un comerciante de nueces, vecino de Mineral de la Reforma, municipio colindante con Pachuca, sufrió espantosa muerte.

Luis Castillo Escalante, de 34 años, llegó al tianguis, el jueves antepasado, con el propósito de vender un Nissan tipo Platina, modelo 2005.

Su esposa y cuñada lo dejaron en ese sitio y se fueron a laborar como docentes al municipio de Metepec.

El comerciante todavía le llamó a su celular a su pareja y le comentó que había unas personas interesadas en adquirir el coche.

"Si se hace el trato, yo te aviso", le expresó Castillo a su esposa, quien, extrañada porque no fue así, regresó a Tulancingo, junto con su hermana, para buscarlo.

Al acudir ante las autoridades, se enteraron que Luis Castillo fue ultimado a balazos y después calcinado, dentro de su coche.

El cadáver fue encontrado en el fondo de una barranca entre las colonias Metilatla y Los Viveros, en Tulancingo.

Familiares del ahora extinto se mostraron sorprendidos por el cruel fin que tuvo Castillo.

Antes de hacer el reclamo del cuerpo para darle sepultura, pidieron que efectivos de la Coordinación de Investigaciones, antes llamada Policía Ministerial, trataran de aclarar el sádico crimen.

El otro caso inició desde el 8 de este mes, cuando Armando Ayllón Vázquez, de 65 años, asistió al tianguis con el fin de vender un Ford tipo Focus, de reciente modelo.

En el lugar fue visto por Jesús Ramírez Taboada, vecino del municipio de Singuilucan, quien mostró interés por comprarle el auto.

Le pidió su número telefónico y, días después, le llamó para citarlo en el Oxxo situado en Pachuquilla.

El supuesto comprador le pidió que fueran a ver cómo funcionaba el auto y enfilaron rumbo a Epazoyucan y continuaron hacia Santa Mónica.

En el lugar conocido como La Curva del Diablo, Jesús Ramírez sacó una pistola y asesinó al propietario del coche.

Después se llevó el Focus, con todo y documentos, con intenciones de venderlo y ocupar el dinero para ir a radicar a Estados Unidos.

El joven homicida no logró su propósito, pues fue localizado y detenido por agentes de la Coordinación de Investigaciones, Grupo Homicidios, con sede en Pachuca.

Jesús Ramírez confesó cínicamente cómo dio muerte al sexagenario para robarle el vehículo que el ahora extinto llevó al tianguis de autos usados de Tulancingo.

TIANGUIS REQUIERE CONTROL ESTRICTO

En opinión de personas que, con frecuencia, acuden al tianguis de vehículos usados de Tulancingo, se requiere estricto control por parte de diversas autoridades.

"Hay estafadores y hasta asaltantes que llegan al tianguis a hacer de las suyas, a sabiendas de que no existe una vigilancia policial como debe ser", mencionó el comerciante Alfredo Gómez Trejo.

Indicó que, sin duda, los dos recientes crímenes de los hombres que estuvieron en el tianguis, queriendo vender unos vehículos, deben motivar a las autoridades a hacer algo al respecto.

"Cada jueves llegan cientos de personas al tianguis que sólo pagan una cuota y no se sabe qué intenciones tengan, porque a los dueños de esos predios lo que les importa es ganar dinero y se olvidan que los asistentes deben tener seguridad", indicó Gómez.