Hidalgo
Mató a su yerno y consuegros
Personal de la Procuraduría de Justicia, destacado en Tula de Allende, realizó las diligencias en torno al triple asesinato perpetrado, en la comunidad de Presas. Foto: El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
10 de mayo de 2010

Por Felipe Vega y César Martínez

Pachuca, Hidalgo.- Tras agria discusión por la custodia de un bebé, un hombre asesinó a balazos a su yerno y a sus consuegros, este fin de semana.

El triple crimen se cometió en la comunidad de Las Presas, municipio de Tezontepec de Aldama.

Eleuterio Porras Bautista, quien fuera senador de la República, recibió al menos siete balazos que le disparó Zenaido Hernández Santiago.

Los tiros también alcanzaron a su esposa Angélica Porras Pérez y al hijo de ambos, Fernando Porras Porras.

Estos últimos, aún con vida, fueron trasladados al Hospital de Cinta Larga, en Mixquiahuala, donde, pese al esfuerzo que hicieron los médicos, dejaron de existir.

El responsable de los asesinatos pudo emprender la huida y se llevó consigo el arma de fuego que utilizó para ultimar a sus consuegros y a su yerno.

Versiones oficiales indican que el sábado, aproximadamente a las 21 horas, el matrimonio y su hijo estaban en su domicilio, situado en la calle Abasolo, número 1, del referido poblado.

Hasta ahí llegó Zenaido Hernández con el fin de hablar con ellos, pues un juez, en apariencia, le acababa de otorgar a su yerno Fernando la custodia del hijo que éste tuvo con una de las descendientes del homicida.

Esta situación no agradó en nada y reclamó airadamente al que fuera pareja sentimental de su hija, cuyo nombre no fue revelado.

En defensa de Fernando salieron sus papás y el ex senador Eleuterio Porras afrontó a su consuegro.

Aquel desenfundó su pistola y, sin miramiento alguno, la accionó contra los esposos y su hijo.

En el mismo sitio quedó muerto Porras. A su mujer y vástago, heridos de gravedad, los trasladaron al referido nosocomio.

Nada pudieron hacer ya los médicos por salvarlos y ambos fallecieron, poco después de su ingreso.

Los tres decesos fueron reportados a personal de la Procuraduría de Justicia, destacados en Tulancingo, casi a la medianoche del sábado.

Efectivos de la Coordinación de Investigaciones, antes conocida como Policía Ministerial, enterados del triple crimen, se trasladaron de inmediato al poblado de Tezontepec de Aldama.

Haciendo pesquisas, supieron que el presunto responsable fue el consuegro del matrimonio y suegro del joven.

Aunque los buscaron afanosamente, no pudieron localizarlo y sólo se enteraron que salió del pueblo a bordo de un automóvil de reciente modelo, color gris.

Las diligencias de este funesto hecho quedaron asentadas en la averiguación previa 16/III/1158/2010 que formuló el agente del Ministerio Público, comisionado en Tula de Allende.