Ojo política
Los usos y las costumbres
Cliserio Ramírez Mendoza. Foto: Julio Hernández / El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
4 de mayo de 2010

Por La Redacción

Pachuca, Hidalgo.- El alcalde de Santiago de Anaya, Cliserio Ramírez Mendoza, aseveró que hay que regular los usos y las costumbres de las comunidades, particularmente porque se han entendido como el derecho de cometer acciones violentas para exigir justicia, como las ocurridas en el Congreso hidalguense, donde presuntos vecinos de Yolotepec retuvieron al diputado Reyes Vargas Paredes.

Afirmó que se han confundido las obligaciones y la participación ciudadana de los poblados, como lo son las faenas y las cuotas que en beneficio de la colectividad prevalecen desde hace décadas, las retenciones de servidores públicos, tomas de oficinas públicas, linchamiento contra delincuentes y bloqueos carreteros.

"Debemos sacar de la mente de la gente esos usos y costumbres, y regularlos. En Santiago de Anaya los usamos para elegir al candidato del PRI a la alcaldía. Es el único punto donde se utilizan. Fuera de ahí, ninguno. Por eso es necesario extraer del vocabulario de la gente «los usos y las costumbres»", apuntó.

Cliserio Ramírez refirió que mediante esas dos palabras se cobijan los abusos de algunas comunidades.

"Les decía a los regidores que necesitamos sacar del vocabulario de la gente ese tema, pues se basa en eso para hacer ciertas cosas. Incluso, más que regularlos, debe establecerse que aquí todo es respetando las leyes".

ESTARÁ ATENTO A LOS DIPUTADOS

En relación con la Ley de Derecho y Cultura Indígena, atorada en el Congreso hidalguense, Cliserio Ramírez comentó que estarán atentos a lo que aprueben los diputados, "pues a nosotros nos beneficiará o afectará.

"Santiago de Anaya es un municipio con mucho migrante y esa ley debe salir para bien de nuestra gente", expresó el alcalde, quien diferenció lo que se conoce como usos y costumbres a las buenas prácticas que en la comunidad se realizan.

"Las faenas son obligatorias en la comunidad, como las cooperaciones y los trabajos comunitarios, pero no son como los usos y las costumbres, con que algunos pobladores violentan la ley exigiendo justicia, sin importar el derecho individual de las personas", argumentó el alcalde de Santiago de Anaya..

Consideró, finalmente, que por no ser rígidos quienes deberían aplicar la ley, se propician actos violentos como las tomas de alcaldía o cierres carreteros. Aseveró que debe existir una postura firme para ya no ceder a estos actos.