Tula
Atrapan a secuestrador
Los sujetos que muestran las imágenes fueron capturados por agentes de la Coordinación de Investigaciones, grupo Alfa Tula. Foto: El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
12 de abril de 2010

Por La Redacción

Tula de Allende, Hidalgo.- Agentes de la Coordinación de Investigaciones, grupo Alfa Tula, capturaron a otro de los secuestradores de una mujer vecina de la comunidad Xiteje de Zapata, en Tula, a quien mataron y "entambaron".

Juan José López Romero, alias "El Patillas", resultó ser uno de los dos homicidas de la víctima, Graciela Villegas Barrera. Le colocó una bolsa de plástico a la mujer y la asfixió, junto con su cómplice Marco Antonio Herrera, alias "El Ingeniero", actor intelectual del secuestro y homicidio.

Se encuentra a disposición de la Procuraduría General de Justicia, junto con sus cómplices Marco Antonio Herrera, alias "El Ingeniero"; Julio César Ponce Ortega; Miguel García López, alias "El Financiador"; Alejandro Cerón Ponce, alias "El Brujo"; Jorge Alberto Herrera Téllez, y Miguel López Romero.

Son vecinos de Barrio Alto, Callejón de Atajay y Xiteje de Zapata, perteneciente a Tula de Allende.

El comandante de la Coordinación de Investigaciones, Eduardo Medrano, indicó que la aprehensión de Juan José López Romero se ejecutó en el Estado de México, justo en el momento en que se disponía a salir del país con el fin de evadir la acción de la justicia.

"Se realizaron trabajos de inteligencia encubierta, durante varios meses, para atrapar a este integrante de la peligrosa banda de secuestradores, originarios de Tula de Allende", dijo el jefe policial.

Señaló que actualmente los presuntos responsables de la muerte de la víctima Graciela Villegas Barrera están a disposición del Ministerio Público.

De esta forma ya son siete los detenidos en torno a este hecho que consternó a los habitantes de este municipio.

ANTECEDENTES DEL CRIMEN Y SECUESTRO

El 2 de julio de 2009, varios sujetos plagiaron a la hoy occisa, vecina de la comunidad Xiteje de Zapata.

A bordo de una camioneta, propiedad de la familia de la extinta, los malandrines la condujeron a una casa de interés social del fraccionamiento Las Violetas, perteneciente a la comunidad El Carmen.

Ahí mantuvieron cautiva a la fémina hasta que negociaron mas de 500 mil pesos con sus familiares por su supuesta liberación, sin embargo, ya estaba muerta y "entambada".

Inicialmente, los malhechores exigieron dos millones de pesos por la liberación de la mujer, sólo que terminaron las negociaciones en 520 mil pesos.

Tras darle muerte, asfixiando a la fémina plagiada, los malandrines, Juan José López Romero y Marco Antonio Herrera, decidieron esconder los restos de su víctima.

Dentro de un tambo azul, metieron el cadáver y le pusieron mezcla de cemento para que ya no despidiera fétidos olores.

El último detenido, Juan José López, terminó por escapar de la Ciudad de los Atlantes, refugiándose, durante casi nueve meses, en la vecina entidad, hasta que fue localizado y capturado por los investigadores del grupo Alfa Tula, al mando del comandante Medrano.

En intenso interrogatorio terminó por confesar que fue quien le colocó una bolsa de plástico a la secuestrada para que no gritara, pues estaba muy histérica.

Esto por indicaciones directas del autor intelectual, Marco Antonio Herrera.

Finalmente, el comandante de la citada corporación precisó que todos los presos están relacionados con la indagatoria 12/DAP/125/2010, por homicidio.