Hidalgo
Celulares, armas de extorsión
De acuerdo con cifras oficiales, de cada cien casos de extorsión telefónica que se registran en Hidalgo, sólo cuarenta son denunciados. Foto: El Sol de Hidalgo.
El Sol de Hidalgo
14 de enero de 2009

Por Francisco Hernández

Pachuca, Hidalgo.- El director de la Policía Ministerial (PM) de Hidalgo, Ahuizotl Hideroa, afirmó que el problema de extorsiones con teléfonos celulares "no es un asunto sencillo, mientras la gente no denuncie o no nos ayude".

Y dio cifras que, si bien no son cuantiosas, no deben minimizarse, dijo, porque aunque fuera un solo caso, tienen que ver con la seguridad física o el patrimonio de las familias.

"De cada cien asuntos que se registran, sólo cuarenta por ciento se denuncian, aunque sea en forma anónima", explicó.

Puso como ejemplo agosto, donde 129 llamadas fueron hechas al número de emergencia 089, como presunta extorsión telefónica, y otras 110 a la línea 066.

Ésas son las que, dijo, llegan a manos de la Policía, sujetas a investigación, independientemente de 60 por ciento que, en promedio, no se querella o no solicita apoyo de las corporaciones de seguridad e investigación.

"A todas, sin duda, se les da el mismo valor. Ninguna se minimiza", refirió.

Ahuizotl explicó que las extorsiones, o intentos -según sea el caso-, van desde cien pesos, que es lo que cuesta una ficha barata de crédito de telefonía celular, hasta los millones, cuando se intenta ir más allá.

Hablamos de "más allá" cuando las amenazas son de muerte, expuso, o de existencia de secuestro.

"Son asuntos delicados que merecen atención especializada, y nosotros la tenemos", indicó.

El jefe de la Policía de la Procuraduría General de Justicia del Estado lamentó que, en la mayoría de los casos, las llamadas son realizadas desde los interiores de las cárceles, o Centros de Readaptación Social (Ceresos), principalmente del Estado de México y Distrito Federal.

Sin embargo, detalló que se ha detectado, también, que provienen de estados del norte del país.

"Ahora la víctima no es el ciudadano común; ahora tratan de hacerlo con comerciantes, profesionistas, hoteleros, restauranteros. Gente con una mejor posición económica, muchas veces con el apoyo de directorios, o de anuncios, o al escuchar conversaciones en lugares públicos, para poder identificar nombres", precisó.

En Hidalgo, los municipios que más han registrado este problema son Pachuca, Tulancingo, Tepeapulco, Ixmiquilpan y Huejutla.

El director general de la Ministerial comentó que la facilidad con que se adquieren, actualmente, los famosos "chips" ha hecho que crezca el problema.

"Son, en la forma práctica, números desechables. Los usan una vez y los destruyen", afirmó.

Además, explicó que, en el caso de depósitos bancarios, se ha corroborado que la facilidad con que se abría una cuenta bancaria en Elektra o en Banco Azteca permitía que numerosos delincuentes hicieran de las suyas.

Sólo esperaban el depósito, dijo, y jamás se les volvía a ver.

"Ahora por lo menos ya piden más documentación para cualquier trámite; antes esto no ocurría", citó.

"MÁS FÁCIL PREVENIR QUE RESCATAR"

Ahuizotl Hideroa dio una serie de recomendaciones para evitar caer en este problema.

Lo primero que se tiene que eliminar, afirmó, es el exceso de confianza, pero también la ambición.

"Porque muchas de las extorsiones, o fraudes, se dan por la ambición de tener un coche nuevo, o un regalo, que sirve como anzuelo a quienes se dedican a esto".

Por eso, recomendó que, en la actualidad, es bueno contar con un identificador de llamadas.

Si por algún motivo existe una llamada de un desconocido, sea de la dependencia o empresa que sea, no debe proporcionarse información personal (nombres, direcciones, estados de cuenta, familiaridad).

Tampoco deben proporcionarse datos personales a encuestadores, ni guardar información personal en teléfonos celulares.

LAS MODALIDADES DE EXTORSIÓN MÁS IDENTIFICADAS

De acuerdo con el funcionario, las modalidades de extorsión telefónica más identificadas son:

1. Supuesto familiar que ha sido detenido fuera o dentro del país, en una aduana, terminal aérea o de autobuses.

2. Amenaza de secuestro o privación de la vida de un familiar.

3. Familiar accidentado.

4. Supuesto locutor de radio que llama a las casas para realizar un concurso.

5. Menor de edad secuestrado.

6. Familiar detenido en un centro comercial.

7. Anónimo con amenazas.

8. Concurso BOLETAZO.

9. Supuestos cursos, o ciclo de conferencias, como atractivo para profesionistas.

10. Supuestos ejecutivos de bancos o empresas llaman a las víctimas y les hacen creer que serán embargados y el padre de familia será detenido.

11. Presunta orden de captura de la Policía Ministerial, a cambio de un envío de dinero.

12. Un supuesto comandante de la Policía Judicial ha investigado a su hijo, o a algún familiar, y lo señala como narcomenudista o delincuente.

Finalmente, el director de la Policía Ministerial de Hidalgo señaló que al recibir una llamada de este tipo, quienes puedan ser víctimas deberán guardar la calma.

Que nunca digan: ¿María, eres tú?, ¿Hijo?, o cualquier otro concepto que relacione parentesco.

"No deben decirse, por ningún motivo, nombres. Si lo hacen, difícilmente se salvarán de la extorsión. Por el contrario, comuníquese de inmediato con la persona supuestamente afectada y dé aviso a los teléfonos de emergencia 089 y 066", indicó.