Opinión / Columna
 
Enrique Medina Vidaña 
La Escuela al Centro
El Sol de Durango
12 de febrero de 2016

 

ENRIQUE MEDINA VIDAÑA



El día de ayer, en un programa de televisión con cobertura nacional, el secretario de Educación del país, Aurelio Nuño, habló de su visión de la educación en México y entre los temas que abordó destaca el programa que ha dado en llamar La Escuela al Centro, como una gran estrategia que busca transformar la realidad educativa de las escuelas de educación básica en el país.

El secretario explicó que este año 2016 será clave para la transformación del sistema educativo mexicano y que en ese sentido, se acaba de lanzar la primera de siete grandes prioridades para llevar a buen puerto la Reforma Educativa en todo el país, que se ha denominado la Escuela al Centro, que tiene como objetivo mejorar la organización de las escuelas de educación básica, de tal manera que la Reforma Educativa pueda verdaderamente materializarse al interior de las aulas.

La problemática que se atiende con esta acción deriva de que la mayoría de los maestros se queja de la excesiva carga burocrática que los distrae de su verdadera tarea que es enseñar; también, de que es común que los padres de familia no encuentren la manera de involucrarse activamente en las escuelas y por otra parte, de que muchas veces los directores y los propios maestros no tienen a dónde acudir cuando necesitan acompañamiento técnico-pedagógico y apoyo en la gestión de las necesidades o problemas de su plantel.

De igual forma, las comunidades escolares carecen de flexibilidad en la determinación de sus horarios o calendarios de clase y no cuentan con los recursos económicos para resolver sus necesidades cotidianas; además, en la mayoría de las escuelas se utiliza de manera ineficiente el tiempo de enseñanza.

Desde esta perspectiva, con el plan la Escuela al Centro, dijo el titular de la SEP, se busca un cambio de raíz en la organización de las escuelas, para que todos los miembros de la comunidad escolar se involucren activa y comprometidamente en su mejora continua.

Nuestra visión, la visión de la SEP, apuntó, es que las escuelas cuenten con directores que ejerzan efectivamente su liderazgo educativo y docentes que trabajen de forma colegiada para mejorar sus métodos de enseñanza-aprendizaje. Que los supervisores escolares y los asesores técnico-pedagógicos tengan los recursos para prestar apoyo técnico-pedagógico a los planteles y que éstos tengan mayor flexibilidad para organizarse internamente, de acuerdo con las necesidades que les demande la región en la que se ubican.

Que los padres de familia participen de manera activa e informada para contribuir propositivamente a la mejora de la educación y que se aproveche de manera adecuada el tiempo disponible en las escuelas, para que los maestros dediquen al menos el 85 por ciento de las horas de clases a tiempo efectivo de enseñanza.

Para hacer realidad el hecho de que la escuela esté al centro de la acción educativa, explicó el secretario. En primer lugar se generará una nueva organización en la escuela, con menos burocracia, para que cada plantel cuente con un subdirector de gestión escolar y un subdirector académico y que los supervisores cuenten también con un equipo de apoyo técnico-pedagógico y uno de gestión. En segundo lugar, cada escuela recibirá un presupuesto propio para fortalecer su autonomía de gestión, de acuerdo con su matrícula y su nivel de rezago (el programa comenzará con 75 mil escuelas);

En tercer lugar, se fortalecerán los Consejos Técnicos Escolares y en cuarto lugar, se dará mayor dinamismo a los Consejos Escolares de Participación Social. En quinto lugar, se mejorará el uso del tiempo en la jornada escolar, respetando el número de horas y ajustando el calendario escolar, según se requiera; y en sexto lugar, se promoverá la apertura de escuelas de verano, para aprovechar el tiempo de los estudiantes en las vacaciones de verano.

Después de la exposición del tema, el aspecto más cuestionado por los periodistas entrevistadores fue el tema de la transparencia en el uso de los recursos públicos que serán destinados a las escuelas en el citado programa de apoyo.

El secretario dijo que los recursos económicos se asignarán de manera directa a las escuelas, a través de los Institutos Estatales de Infraestructura Física Educativa, a quienes la Secretaría de Educación Pública transferirá los recursos, sin que éstos pasen por las áreas de las finanzas de los gobiernos estatales.

Con lo anterior, dijo el funcionario, se evitará que los gobiernos estatales desvíen los recursos del programa, como ha sucedido en otras ocasiones.

Además, comentó que en cada escuela se integrará un comité de contraloría social, en el que participarán los padres de familia, los maestros y directivos, quienes podrán pedir cuentas a los institutos de infraestructura y podrán supervisar continuamente la realización de las obras o la adquisición de equipos, según sea el caso.

Lo que no dijo el secretario fue que los costos de construcción y equipamiento que realizan los institutos estatales de infraestructura física educativa por lo general son demasiado altos y que las obras no las realizan directamente, sino que se subcontratan servicios con particulares, quienes en muchas ocasiones realizan mal las obras o lo hacen con muy baja calidad, por lo cual, los comités de contraloría social deberán de estar muy alertas para que no se incrementen los costos y las obras sean de alta calidad.

En general, se advierte que el secretario de Educación está convencido de que el Plan la Escuela al Centro servirá para transformar las escuelas de educación básica, aunque reconoció que este proceso será gradual y que habrá que vencer resistencias y acabar con vicios, no sólo de la organización sindical sino de las propias comunidades educativas y de los mismos padres de familia. Se requiere, se dijo, de un cambio en la cultura interna de las escuelas, para alcanzar la tan preciada calidad de la educación.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas