Opinión / Columna
 
Enrique Medina Vidaña 
Durango al cien, una política de inclusión y participación
El Sol de Durango
29 de abril de 2016

 

ENRIQUE MEDINA VIDAÑA



En el seguimiento a las campañas políticas que comenzaron hace casi un mes, se observa que transcurren de manera un tanto diferente a los años anteriores, sin tanta basura en las calles, sí con algunos anuncios espectaculares, algunos que dan pena ajena, pero con menos contaminación visual. La batalla está ahora en los medios de comunicación escritos y electrónicos, en donde los anuncios, entrevistas, artículos, reseñas, spots y jingles alusivos a los candidatos se leen y resuenan en los oídos de los ciudadanos de manera permanente, al menos en las áreas urbanas, no así en el medio rural, en donde la estrategia es más de tierra, de contacto personal.

Para el caso de la elección a presidente municipal, en el municipio de Durango, ha causado una grata impresión la estrategia que viene desplegando Manuel "Meño" Herrera, con una actividad intensa de acercamiento, diálogo y contacto directo con las personas de todos los barrios y colonias de la ciudad, así como con los habitantes de las localidades rurales del municipio.

La propuesta de este candidato va permeando poco a poco en la sociedad, pues la estrategia de Diálogos con Meño está resultando una novedad, no sólo por la disposición circular de los escenarios en los que se presenta sino porque realmente está escuchando a la gente, de manera tal que los reclamos y demandas que le hacen se van reflejando en las líneas de acción que ha venido anunciando como la base sobre la que se estructurará su programa de gobierno, en caso de contar con la voluntad ciudadana el día de la elección.

Derivado de los diálogos y los encuentros con los duranguenses, Meño ha hecho propuestas muy puntuales en las que, con una estrategia de inclusión y participación activa de los ciudadanos, los está convocando a ir juntos por un Durango al 100, y lo explica puntualmente: al 100 en programas de pavimentación; al 100 en seguridad para tu casa, calle, automóvil y negocio; al 100 en agua potable; al 100 en alumbrado público; al 100 en apoyos al campo; al 100 en mochilas para niños; al 100 en domos escolares; al 100 en atención y apoyos a adultos mayores y personas con discapacidad; al 100 en empleo para jóvenes y mujeres; y al 100 en industrialización transformadora y promoción turística de nuestro municipio.

Meño les dice a los ciudadanos con los que platica cada día que la idea de un Durango al 100 no tiene que ver con una calificación, ni con resolver al 100 por ciento los problemas que les aquejan, pues eso sería muy temerario de prometer, dada la situación económica del municipio y la realidad del estado y del país; es, por el contrario, una nueva manera de entender la política y la tarea de gobierno, en la que el gobernante tiene que estar cerca de la gente, escuchando, animando, acompañando, proyectando e impulsando acciones conjuntas entre sociedad y gobierno, hombro con hombro, gobernante y gobernado, para ir juntos por el desarrollo que necesita el municipio.

Durango al 100 es una actitud, es una nueva manera de ver y entender la realidad en la que vivimos; es actuar juntos para resolver los problemas que tenemos; es también, la manifestación de un espíritu de servicio renovado, en el que la prioridad es el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos. Durango al 100 es aspirar a que Durango sea el mejor lugar para vivir, un lugar en el que sea posible un construir juntos un proyecto de gobierno cercano a la gente, abierto, transparente, incluyente y con participación ciudadana.

Al observarlo en las distintas actividades de su campaña, al hablar con los jóvenes, con las mujeres, con los empresarios, con la gente del campo y con los distintos grupos y sectores de la sociedad, se puede ver que el Meño, como le dicen sus amigos y como lo conoce toda la gente, es un apasionado del quehacer político, una tarea que ha abrazado como su proyecto de vida y con la que se compromete todos los días.

En sus recorridos por las calles de la ciudad y por los caminos rurales, Meño le dice a la gente que esta campaña política le está dando la oportunidad de presentar a toda la comunidad su visión de Durango; un Durango unido por el trabajo, unido por el desarrollo, un Durango en el que podamos alcanzar nuestros más altos anhelos, un Durango mejor para nuestros hijos; un Durango en el que haya más empleos, y mejor pagados, que cuente con servicios públicos de calidad y oportunos, reiterando que se ha propuesto realizar una campaña política transparente, de propuestas, sin descalificaciones, porque es posible impulsar un nuevo proyecto de desarrollo, en el que, con el trabajo armónico y la unidad de todos se alcance el bienestar que anhelamos.

A diferencia de otros candidatos, la percepción de la gente es que Meño está propiciando un diálogo sincero y abierto, que da la certeza de que es posible un Durango mejor para todos, que abre la esperanza de un futuro más promisorio, y especialmente, que asegura la continuidad del desarrollo de Durango.

Meño ha declarado que su idea es construir junto a los ciudadanos un proyecto de municipio centrado en las personas, incluyente y participativo, con el claro propósito de mejorar la calidad de vida de cada uno de los duranguenses. Ha dicho que es importante dar un paso adelante, un paso firme, un paso que garantice nuestro futuro, porque Durango es nuestra casa y es necesario que todos aportemos lo mejor de nosotros mismos para encontrar nuestras coincidencias y fortalezas, para que seamos juntos protagonistas del desarrollo de Durango.

Aunque el desarrollo de las campañas políticas durará todavía un poco más de un mes, al menos para el municipio de Durango se perfila un candidato que está encontrando buena aceptación entre la gente, que sus propuestas, su trato personal, su imagen jovial y activa, su entusiasmo y dinamismo están contagiando a muchas personas, lo que seguramente obrará a su favor el día de la elección.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas