Opinión / Columna
 
Enrique Medina Vidaña 
La pasión de escribir es gratuita
El Sol de Durango
16 de enero de 2015

 

POR ENRIQUE MEDINA VIDAÑA



A casi 15 años del nacimiento de la RED de Escritores de Durango, Asociación Civil, sus integrantes nos reunimos con la finalidad de renovar nuestra membresía y celebrar juntos la continuidad del proyecto literario que naciera en el año 2000, en plena transición del milenio, en una época de profundas transformaciones no sólo temporales sino sociales, políticas, económicas y por supuesto literarias.

La realidad que hoy vivimos, a 15 años de haber hecho el compromiso de trabajar juntos para hacer de la literatura y la cultura un espacio de reflexión y de creación, sigue siendo el producto de una serie de acontecimientos, emociones y sensaciones, o por lo menos de palabras y encuentros, que nos obligan a dejar constancia de las intenciones creativas que nos apasionan, pero sobre todo, de la necesidad de ser útiles a la sociedad de la cual formamos parte.

El pasado viernes 9 de enero los escritores asociados a la Red, que día con día se esfuerzan por hacer fluir su vena creativa, para la producción de textos literarios que dan cuenta del acontecer cotidiano y llevan en sí mismos el sentimiento, la pasión y la visión del mundo y de la vida de cada autor, compartieron momentos gratos y fueron testigos de los reconocimientos que se entregaron a los miembros de la asociación que durante el año hicieron públicas sus obras o bien, que participaron en un evento literario nacional o internacional relevante.

Poemas, cuentos, novelas, ensayos, crónicas, artículos y otros muchos escritos conforman la gama de publicaciones que los integrantes de la Red ponen a disposición de la sociedad, enriqueciendo con ello el bagaje cultural de nuestro estado.

El evento culminante de la noche fue la entrega de un reconocimiento especial a Julieta Hernández Camargo, distinguida escritora, asociada de la Red, quien da voz a las mujeres de Durango y se ha convertido en un referente obligado cuando se habla de equidad de género y de justicia para la mujer duranguense. Su biografía, su obra, pero especialmente su pasión por decir su palabra fueron los ingredientes que matizaron un merecido homenaje.

Entre los invitados especiales que acompañaron al presidente de la Red en esta celebración, estuvieron Rubén Ontiveros Rentería, director general del Instituto de Cultura del Estado; el subdirector del Instituto Municipal de Arte y Cultura del Municipio de Durango, Iván Herrera Sifuentes, director de la Agenda Social y Cultural, Placer y Negocios, Atahualpa Emmanuel Amaya, director de la Revista Cantaletras; Lorena Portillo, presidenta de AMPE, Asociación de Mujeres Periodistas y Escritoras; el profesor José de la O Holguin, director de la Revista Durangueñeidad y el profesor Guillermo Gutiérrez, presidente de la Unión de cronistas de Durango. A todos ellos el agradecimiento de la Red por el apoyo y los espacios de difusión que brindan a los asociados.

De nueva cuenta, los escritores asociados a la Red, hemos comprendido que hacer literatura no es una acción fácil ni sencilla. Ni tampoco cualquiera puede hacer literatura, porque la literatura es arte, es expresión artística transformada en letras, en palabras, en frases, en ideas que se van engarzando paulatinamente hasta darle forma a lo que se pretende plasmar por escrito.

Escribir, sin una intensión de comunicar y sin una proyección estética, es ser escritor, es cierto, en el sentido literal de la palabra, pero no es hacer Literatura. La Literatura conlleva unas formas, un método y una visión muy particular y emplea instrumentos del lenguaje que no son habituales en cualquier escrito donde se quiere comunicar algo a otras personas.

La Red de Escritores desde su creación ha tenido la finalidad de que sus integrantes puedan compartir sus inquietudes y dar cauce a sus anhelos, a través de la libre expresión de su espíritu creativo, convencidos de que el ejercicio literario nutre el espíritu y fortalece la condición de humanidad que nos es común.

En este sentido, es importante refrendar nuestra voluntad de hacer un esfuerzo por trascender, por dar a la sociedad y a la cultura un aporte en el que se manifieste nuestra visión del mundo y nuestra esperanza de acceder a un futuro mejor. Escribimos por convencimiento personal, de manera voluntaria y bien intencionada, sin esperar nada a cambio, con apasionamiento y vocación, al margen que cualquier pretensión que vaya más allá del interés de promover y enriquecer la cultura y la creación artística e intelectual.

Al refrendar su membresía y al hacer el compromiso de continuar funcionando como asociación, la Red se redefine como un movimiento cultural integral, que busca hacer de la escritura y la literatura la expresión que transforme nuestras vidas y nuestro entorno.

La energía, el talento, la habilidad y el genio que existen en el interior de cada uno de los integrantes de la Red y que hemos decidido sumarlos para alcanzar un objetivo común, seguro se multiplicará y nos dará fuerza para incidir en los ámbitos literarios local, nacional e internacional. En este sentido, es importante seguir haciendo un uso significativo de la escritura, que sea el vehículo de nuestra imaginación creativa y la herramienta que nos permita tomar conciencia de nosotros mismos, de quienes coexisten con nosotros y del mundo que nos rodea.

Cierto estoy de que la Red de Escritores seguirá siendo un espacio de encuentro e identificación, que nos lleve a continuar juntos por mucho tiempo en esa aventura creativa que hace varios años comenzamos cada uno de nosotros.

En todo este marco, mi admiración y mi respeto para quienes al escribir hacen literatura y además, tienen la generosidad de compartir su obra con los demás, de manera gratuita y altruista, pues en ello radica la esencia estética, ética y sensible de la humanidad.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas