Opinión / Columna
 
Tomás Bermúdez Izaguirre 
El devenir de México
El Sol de Durango
21 de septiembre de 2013

  Viene ya el movimiento histórico, motivado por el desencanto actual de la "chinaca popular", entre tragedias de la naturaleza, manifestaciones del magisterio, la suicida idea de gravar más a la clase media y hasta los fracasos deportivos, no sin antes mencionar que las grandes reformas no han alcanzado algún "raiting" en el mundo mediático, y sólo levanta polémicas recalcitrantes y chatas entre la denigrada clase política, sin que realmente preocupe, más, que el aumento del IVA en las colegiaturas, en las croquetas, en los refrescos y las "cheves", y para que no haya escapatoria, si rentas casa, hay IVA y si tienes casa de interés social también aumenta el IVA por la hipoteca y consecuentemente se sienta un recorte en la vilipendiada quincena del mortal ciudadano, que lo dejan en el abandono a su suerte.

Fuera de ser épocas electoreras, deberían de comprender los administradores de este país que no pueden ellos resolver las ecuaciones que determinan el comportamiento social, que podríamos utilizar la teoría efectiva de los individuos y las masas tienen libre albedrío, el estudio de la voluntad y del comportamiento de las masas, no se llama política.

De hecho, en algunos casos la voluntad individual ni siquiera tiene una existencia independiente, sino tan solo existen como una parte de un conjunto y si una teoría denominada principio holográfico demuestra ser correcta nosotros y nuestro mundo cuatridimensional podríamos ser sombra de un espacio-tiempo mayor, situación que nuestros letrados y eruditos administradores que elegimos por la vía democrática, ni la remota idea... ¿Por qué existe un México y por qué México es cómo es?

Si hubiese algún político o su partido que explotara sabias afirmaciones realmente superaría con creses a Hidalgo, el padre de la patria, a Morelos, el "siervo de la nación" y al propio Juárez y que no se me olvide mencionar a Porfirio Díaz el de la obra faraónica, sólo será reconocida con justicia después de varias centurias, y también a Madero el hombre bueno e idealista de la pasada revolución que no se manchó ni con oro ni sangre sus manos.

Cuando en la ausencia de todos los oropeles y parafernalias de este México incomprendido, surja el pro-hombre, el que ocupe la "silla del Aguila" que manifieste lealtad a la patria, que limite la política cotidiana que se ha vuelto afásica la mitad del cerebro de los ecónomos recaudares ya la otra mitad normal ¡no funciona! Finalmente podremos afirmar que no hay Silla-Vacía y podremos proclamar que hemos ahuyentado a los Cesares de la decadencia y al viejo Hado de la tragedia clásica es hoy el mandato de salir en defensa del bien, ya que México es una poesía y un gran reino Nahua.

"Natura nihil agit frustra" La naturaleza no hace nada en vano.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas