Durango
Hasta El Baluarte estará abierta la supervía, en enero
EN ENERO ya estará abierta la supercarretera, hasta el puente "El Baluarte", en los límites con el Estado de Sinaloa. Foto: Belem Hernández.
El Sol de Durango
12 de agosto de 2012

Mariano Alvarado

Durango, Durango.- No estará abierta hasta el puerto en el presente año, quizá tarde un año todavía, pero la supercarretera a Mazatlán sí dará servicio turístico en lo que respecta al estado de Durango, en enero del año siguiente, a más tardar, desde la ciudad capital hasta el puente El Baluarte.

Son 154 kilómetros desde 5 de Mayo hasta la mitad del río El Baluarte, el límite de los estados de Sinaloa y Durango.

Muchos han dicho que esta obra beneficia a Sinaloa. Esto de que en dos horas y media nos pondremos en el Pacífico, es atractivo para los durangueños.

Pero Durango tiene atractivos para los durangueños.

Sin embargo, atenidos a la idea del gobernador Herrera Caldera, la carretera es sólo parte del eje Mazatlán-Matamoros.

La carga del Pacífico se puede trasladar hasta aquí, al a estación nodal y de aquí la carga al Golfo y a Estados Unidos, incluso a las ciudades del centro

Hace justamente 70 años que se inició la ahora carretera libre a Mazatlán. Aquella tardó 10 años en construirse, ésta se construirá en 4.

Aquella con 320 kilómetros, ésta con 230.

Aquella recorrida en 6 horas, ésta en dos y media.

El referente Espinazo del Diablo, donde se aprecia la gigante placa de inauguración por el entonces presidente Adolfo López Mateos y el entonces gobernador Francisco González de la Vega, estará a 30 kilómetros al este de El Baluarte. Es un tanto distinto a partir de Las Adjuntas, kilómetro 110 de la actual carretera.

Ver la obra sin profundizar no creemos que tiene igual de sentido.

Verla en el papel, en el estudio, es cosa de expertos, pero más aún, los que localizaron el trazo para lo cual usaron -nos informa el delegado de la SCT- helicópteros, aviones y hasta burros.

No habría otra forma de penetrar a un abrupto terreno que celosamente guarda la Sierra Madre y tanto cuidan algunos "sembradores".

Los proyectistas llevaron al papel lo que los ingenieros convirtieron en camino.

Sabemos de la carretera que tiene el segundo puente más extenso del mundo, el más alto atirantado de América Latina.

Impone la obra concluida hasta los límites con Durango: en total 1,124 metros con una profundidad de 390 metros, 20 de ancho y un claro central de 520 metros.

El puente está terminado hasta los límites de Durango. Falta el tramo Sinaloa, El Baluarte II, lo llaman.

La parte sin construir se aprecia desde el lado Sinaloa con apenas la estructura metálica a medio colocar.

No, no es fácil que esté lista en un año, pero hasta El Baluarte, sí. En enero, a más tardar, asegura el delegado.

La parte de aquí, imponente, estética. Si usted no la ha visto -no creemos que la haya visto porque aún no hay paso- pero imagínesela con la réplica de El Baluartito, en el Parque Guadiana. Ni más ni menos, la diferencia es el tamaño.

Muchos récords rompe. Además del puente más largo, tiene el segundo túnel más extenso del país -"Papayito II con 701 metros- apenas precedido por el macro túnel de Acapulco con 2 mil metros más.

Nuestra nota va referida sólo a lo que a Durango respecta que es donde la obra ha avanzado conforme calendarios.

Y vaya que se han organizado para conseguirlo.

En un recorrido al que fuimos invitados por el delegado de la SCT, encontramos un túnel derrumbado en su extremo oeste. En la parte de salida, no causó daños y no será tan difícil rehabilitarlo.

Un puente, el más grande después de El Baluarte, el puente Pueblo Nuevo, de doble voladizo, en el kilómetro 133, de 322 metros.

Un puente colapsado, El Platanito, destruido en su parte oeste y obligó a la constructora a rebanar un cerro para dar acceso y reducir el puente con lo que se amplió el trazo de pavimento para llevarlo hasta el túnel inmediato.

La supercarretera está abierta hasta El Salto, 92 kilómetros, pero pueden aprovecharse 12 más hasta Las Adjuntas.

A partir de ahí, si bien gran parte del tramo está terminado, está cerrado porque faltan detalles.

Algunos túneles ya están en servicio y por ahí transitamos.

Nos obstruye el de Echavarría y no obliga a usar lo que fueron caminos de acceso en donde la doble tracción es inoperativa.

Afuera del túnel, en el cantil, a unos 300 metros, 4 trabajadores clavan alcayatas para tender la red de protección contra derrumbes. Trabajo de altura, trabajo de alto riesgo.

En estas obras, nos informa un funcionario del IMSS, Luis Felipe Pacheco, el riesgo es muy alto tanto en la cuota como en la vida de los trabajadores, todos asegurados por las dos constructoras ganadoras del concurso: Omega y Aldesa, españolas.

Ya el costo del camino es impactante: sólo en la parte Durango, 5 mil 200 millones.

Sólo con las dos constructoras, 11 mil empleos directos.

Así pues, esta carretera no sólo será un paso rápido al Pacífico, sino que es por ahora una importante fuente de ingresos para la región y sostén de miles de familias de éste y del vecino Estado, incluso de otras entidades, pues muchos técnicos son de importación.

Otros túneles de menores, pero no menos importantes dimensiones son el mismo de El Baluarte, de 421 metros.

La característica del puente es que se llega a ver a través del túnel, de tal forma que el pasajero no verá el puente hasta que ya está sobre él, al salir del túnel.

Y lo perderá en el otro extremo, en donde el puente entra a un túnel de aquel lado del río, de aquel lado de Durango.

Por ahora, hay dos casetas de cobro, una en la salida y otra a unos 80 kilómetros, a la altura de Coyotes por la otra carretera.

Ventajas: Además del recorte en la distancia, la ventaja de rebasar en curva a través del uso de acotamiento, las pendientes mínimas, a las curvas abiertas.

La diferencia en horario: La mitad, cuando menos.

En la actual, la dificultad para rebasar el tráfico pesado lento que impide avanzar lo estimado en vehículo común es de 5 a 6 horas.

En la nueva, 2 y media horas a buen paso, porque con los acotamientos se puede rebasar como en autopista.

Se puede ir a comer a Mazatlán y regresar.

Pero si usted no quiere esperar un año a que la carretera esté culminada, en enero ya puede hacer un paseo turístico hasta El Baluarte y disfrutar de las características de la carretera en 24 túneles y 13 puentes, amén de la feracidad de la Sierra Madre.

¡Anímese!

Vaya al Baluarte desde enero y espere para ir a Mazatlán, otro año... más o menos.