Turismo
Analizan aspectos inéditos del camino de la plata
Organización Editorial Mexicana
11 de febrero de 2012


Redacción El Sol de México

Ciudad de México.- Trazado por los conquistadores para acceder a las regiones norteñas de la Nueva España, el Camino Real de Tierra Adentro es el motivo de una publicación que incluye aspectos poco abordados sobre esta ruta, entre ellos la visión -plasmada en pinturas rupestres- de los grupos nativos que vieron pasar, en pos de la evangelización y la colonización, a los españoles.

Los investigadores Miguel Vallebueno, Rubén Durazo y José Luis Punzo, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), son los autores de los ensayos que se compilan en el libro editado por el Gobierno del estado de Durango, mediante el cual se abordan los aproximadamente 60 sitios inscritos en 2010 en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, y que están distribuidos en distintas entidades del país.

A lo largo de los dos mil 900 kilómetros que cubría el también llamado Camino de la Plata, desde la Ciudad de México hasta Santa Fe, hoy Nuevo México, Estados Unidos, aún permanece una identidad común. A pesar de que ahora existe

una frontera, las comunidades de uno y otro lado de la línea divisoria mantienen incluso una genealogía fácil de rastrear.

En opinión del arqueólogo José Luis Punzo, durante los tres siglos de virreinato (XVI-XVIII) se forjaron rasgos similares entre las distintas poblaciones, no sólo por la labor misionera y de colonización, sino también por la minería, la agricultura y la ganadería, de manera que la subsistencia y las costumbres de varias de ellas giran hasta el día de hoy en torno a estas actividades.

"Este trayecto -explica Punzo-, el más antiguo y extenso de la América septentrional, se modificó de muchas maneras, pero ha mantenido vigencia dentro de las entidades que ahora lo componen, al menos en su parte mexicana: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Zacatecas, Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí, Estado de México, Jalisco y Ciudad de México".

"Por ejemplo, los habitantes del norte del país tendemos a usar la vía Ciudad Juárez-El Paso para dirigirnos a Estados Unidos, en un momento por la carretera Panamericana y en otro por el Ferrocarril que iba de la Ciudad de México a El Paso. El Camino Real de Tierra Adentro fue la columna vertebral del territorio novohispano, y después se convirtió en punto de unión entre la República Mexicana y Estados Unidos, lo que era el

septentrión de la Colonia".

"El Camino Real de Tierra Adentro. Travesía histórica y cultural al septentrión novohispano", reúne los textos de los investigadores del Centro INAH-Durango, que van de los orígenes prehispánicos de las rutas que conformarían después el también conocido como Camino a Santa Fe; a su importancia en la "monetización" del mundo, en virtud de que la plata explotada en sus confines era enviada a Europa como moneda.

Asimismo, el arqueólogo José Luis Punzo retoma una cara olvidada dentro de la historia del Camino Real de Tierra Adentro, la de los vencidos, la de las etnias originarias, aquella que quedó registrada en improntas plasmadas en cuevas y abrigos rocosos de esa inmensa región.

"El arte rupestre constituye una expresión a la cual no se le ha puesto atención para conocer el

pensamiento de los pueblos indios durante la Conquista y en la época colonial. En las cuevas de Ávalos (Zacatecas), de las Mulas del Molino (Durango) y de las Monas (Chihuahua), y varias más en el suroeste de Estados Unidos, como el Monumento Nacional 'El Morro', en Nuevo México, donde están plasmados estos momentos que

debieron ser sobrecogedores para los nativos.

"En varias de estas expresiones se observan jinetes, algunos con elementos de vestimenta 'a la española', lanzas y picas, además de las riendas con las que se sujeta al caballo, y -en la parte exterior del panel de pintura- las figuras de indígenas que observan a estos colonizadores. Además, en el caso de la Cueva de las Mulas del Molino está representada una recua de mulas, algunas de ellas llevando carga", detalló José Luis Punzo.

Por todos estos elementos se puede inferir que buena parte de las expresiones pictóricas se realizaron entre la segunda mitad del siglo XVI y durante el XVII, cuando pasaron a lo largo de este camino contingentes de soldados, misioneros y, en general, personas que buscaban hacer vida en el septentrión de la Nueva España, movimiento que no pasó de largo para los grupos de

indígenas.

"Por ejemplo -añade el arqueólogo-, como está plasmado en algunas cuevas, a los indígenas se les ocurrió en un primer momento cazar a los caballos para comerlos. Estas manifestaciones nos están dando una parte diferente de la historia, que normalmente no vemos, la historia del vencido, es como darle un poco de voz a estos grupos que habitaron aquí y que vieron pasar a estas caravanas".

Desde ciudades y poblados históricos, hasta presidios, haciendas, misiones, puentes, vías camineras, mesones y conjuntos de monumentos, conforman el Camino Real de Tierra Adentro. En lo que respecta al estado de Durango, los 19 sitios que tiene dentro de este itinerario cultural ya han sido rehabilitados.

Durango en el Camino Real de Tierra Adentro:

-Capilla de San Antonio, de la Ex Hacienda de Juana Guerra.

-Templos del pueblo de Nombre de Dios.

-Ex Hacienda de Navacoyán y el Puente del Diablo.

-Centro Histórico de la Ciudad de Durango.

-Templos en el pueblo de Cuencamé y el

Cristo de Mapimí.

-Capilla del Refugio y la Ex Hacienda de Cuatillos.

-Templo del pueblo de San José de Avino.

-Capilla de la Ex Hacienda de la Inmaculada Concepción de Palmitos de Arriba.

-Capilla de la Ex Hacienda de la Limpia

Concepción de Palmitos de Abajo.

-Conjunto arquitectónico del pueblo de Nazas.

-Pueblo de San Pedro del Gallo (un antiguo presidio).

-Conjunto arquitectónico del pueblo de Mapimí.

-Pueblo de Indé.

-Capilla de San Mateo de la Ex Hacienda de las Arcas.

-Ex Hacienda de la Limpia Concepción de Canutillo.

-Templo de San Miguel en el pueblo de Villa Ocampo.

-Tramo entre Nazas y San Pedro del Gallo.

-Mina de la Ojuela.

-Cueva de las Mulas del Molino.