Opinión / Columna
 
CAUCUS  
Alberto Millán 
PRI: Sin candidato y sin dirigencia
El Sol de Cuernavaca
22 de julio de 2014

  *Humberto Valverde, la opción de priistas

?En Cuernavaca, el Partido Revolucionario Institucional carece de candidato que le pueda hacer competencia a un Jorge Messeguer cada vez más posicionado pese a los yerros que ha cometido desde la Secretaría de Gobierno. El PRI ha puesto en la mesa sus cartas para la capital del estado, pero ninguna de ellas representa preocupación alguna para el número dos del Gobierno de la Nueva Visión.

Al interior del PRI se habla de Jorge Meade, de Francisco Moreno, Marisela Velázquez, Matías Nazario, del ex panista Sergio Estrada Cajigal y hasta hay quienes bromean con el nombre de Víctor Saucedo. Lo cierto es que ellos cinco ni juntos lograrían alcanzar un posicionamiento que les permita ser electoralmente competitivos.

De acuerdo con un sondeo que se realizó para medir a los cinco posibles candidatos del PRI, todos salen muy por debajo de las preferencias que ha alcanzado Jorge Messeguer. Dentro de los cinco priístas, el más conocido es Jorge Meade, actual delegado de la Sedesol, quien a pesar de estar en la delantera de los priístas acumula más negativos que positivos.

Es decir, Jorge Meade es el más conocido, pero un alto porcentaje de los encuestados advirtieron que nunca votarían por él para la presidencia municipal de Cuernavaca. En segundo lugar, resalta el nombre de Marisela Velázquez Sánchez, quien a pesar de tener más positivos que negativos, le sigue pesando la mala imagen de su señora madre, Marisela Sánchez Velázquez.

De hecho, en comparación con sus correligionarios de partido, Marisela Velázquez Sánchez es la mejor posicionada y la que mejor capital política tiene. Empero, la figura de Marisela Sánchez le afecta más que beneficiarle. Y es que Marisela chica, como se le conoce, no ha tenido la habilidad política para desmarcarse de su señora madre y difícilmente lo hará.

Los otros tres priístas restantes, nos referimos a Francisco Moreno Merino, Matías Nazario y Víctor Saucedo, están muy por de bajo de ocupar un sitio decoroso. A Francisco Moreno Merino se le recuerda por el "bullying" ejercido en contra de las mujeres mexicanas, a las que calificó como "meretrices", que de acuerdo a la Real Academia de Español, es el nombre romano utilizado en la actualidad como sinónimo de HYPERLINK "http://es.wikipedia.org/wiki/Prostituta"prostituta. Acercándose más a la etimología de la palabra, meretriz es la mujer que, sin amor, contrae matrimonio con un hombre por interés económico o social.

Matías Nazario y Víctor Saucedo se ubican hasta el fondo de la encuesta. Ellos no sólo son unos desconocidos para los encuestados, sino que además quienes dijeron haber escuchado su nombre, no votarían por ninguno de los dos.

Así que de los cinco posibles candidato del PRI, no se hace uno que permita llevar a ese partido a competir en un proceso electoral en el 2015. De hecho, con cualquiera de esos cinco sería imposible que el PRI retuviera la alcaldía de Cuernavaca.

Si a ello le agregamos la corrupción generada por el PRI y los priístas que gobernaron la ciudad de Cuernavaca en el periodo del 2009 al 2012, entones las posibilidades se reducen aún más. Todavía en el sentir de los habitantes de Cuernavaca permea el fracaso de la administración de Manuel Martínez Garrigós, producto de la corrupción generada por los actores políticos-priístas con los que se rodeo y que saquearon al ayuntamiento tras 12 largos años de estar fuera del poder y del erario público.

De hecho, el CEN del PRI se mantienen encendidos los "focos rojos" sobre el caso Morelos no sólo por los grupos de poder que buscan apoderarse de ese partido y de las candidaturas, sino porque precisamente no hay liderazgos fuertes y competitivos que den la cara por el PRI en la candidatura a la presidencia municipal de Cuernavaca en el 2015.

Incluso se advierte que las candidaturas a los diferentes puestos de elección popular se van a decidir en el CEN del PRI y no en Morelos. Tomando en consideración lo que está sucediendo en el PRI, podemos advertir que la estrategia de la dirigencia nacional podría dar buenos resultados.

El caso del ex gobernador Sergio Estrada Cajigal, que es considerada una opción para la alcaldía de Cuernavaca por el PRI podría generar importantes expectativas, pero con riesgos de fracasar.

Nadie duda que Sergio Estrada Cajigal sigue teniendo adeptos y arrastre en la ciudad de Cuernavaca, donde es bien querido. Sin embargo en una campaña electoral su candidatura podría convertirse en la peor de las vulnerabilidades electorales del PRI, porque obviamente sería flanco de críticas de sus oponentes, principalmente de los del PRD, que tienen todo su expediente.

El gobernador Graco Ramírez nunca a dudado ni se ha limitado para advertir que Sergio Estrada protegió al narcotráfico en Morelos a partir se su pública relación con uno de los capos más buscado en el país mejor conocido como Juan José Esparragoza alías "El Azul". El ex gobernador panista nunca le ha refutado a quien hoy despacha en palacio de Gobierno.

Así que en el PRI la caballada no sólo esta flaca, sino que esta totalmente ñanga, pues ninguno de los que se menciona para la alcaldía de Cuernavaca, el espacio político más importante que estará en disputa en el 2015, es electoralmente competitivo.



*Humberto Valverde

Y efectivamente el CEN del PRI tomará las riendas políticas-electorales en Morelos. Desde allá se decidirán quienes serán los candidatos a los diferentes puestos de elección popular, desde regidores, alcaldes, diputados locales y federales, en donde, por supuesto, Cuernavaca será decisión de Cesar Camacho Quiroz y no de Amado Orihuela, menos de Marisela Sánchez ni que decir de Armando Ramírez.

En esta lógica y frente a la realidad de los priístas de Cuernavaca, Humberto Valverde Prado podría convertirse en el caballo negro dentro y fuera del PRI. Es decir en el salvador electoral de este partido político en las elecciones del 2015.

El ex consejero electoral y ex diputado federal por la alianza PRD-PT-Convergencia, es de los pocos actores políticos de Morelos que mantienen una intachable trayectoria política.

Humberto Valverde Prado, oriundo de Cuernavaca, fue del grupo de consejeros electorales que surgieron de la ciudadanía, como consecuencia de las reformas electorales que ordenaron la ciudadanización de los órganos electorales tendientes a garantizar la imparcialidad, la transparencia y legalidad en los procesos electorales.

Humberto Valverde participó en las organización de tres elecciones, una para elegir gobernador (en el 2000) dos intermedias (en las de 1997 y 2003). Como consejero electoral, Humberto Valverde fue punto de equilibrio entre el viejo sistema que se resistía a morir y la nueva democracia que se avizoraba como una esperanza. De hecho, fue uno de los actores que ayuda a consolidar la democracia-electoral en Morelos.

En las elecciones del 2006, Humberto Valverde fue impulsado por las izquierdas de Morelos como candidato ciudadano a la diputación federal por el primer distrito electoral, con sede en Cuernavaca. Valverde Prado se tuvo que enfrentar a las tribus que mantenían el control del PRD en Morelos, que en todo momento se negaban a impulsar su candidatura.

José Luis Correa Villanueva, ex subsecretario de gobierno y Jorge Messeguer Guillen, actual secretario de gobierno, trataron de impedir que Humberto Valverde se convirtiera en uno de los primeros candidatos ciudadanos de las izquierdas.

Fueron las dirigencias nacionales del PT, PRD y Convergencia quienes impulsaron su candidatura, a pesar de la oposición de las tribus de las izquierdas en Morelos. La contracampaña en su contra realizada desde adentro del PRD no le permitieron alcanzar una curul en San Lázaro. Sin embargo su participación en una primera elección sorprendió a propios y extraños al obtener una de las votaciones más altas para el PRD, que en ese entonces nunca había tenido una votación tan significativa.

De hecho, Humberto Valverde Prado fue un parteaguas electoral para las izquierdas en Morelos en su calidad de candidato ciudadano. En las elecciones del 2009, formó el cuerpo de estrategas electorales que llevó al triunfo a Manuel Martínez Garrigós, de quien se vio obligado a desmarcarse en los siguientes tres meses de su administración por haber desvirtuado el proyecto de gobierno original, al permitir el arribó de lacras políticos como Víctor Saucedo Perdomo y César Cruz Ortiz, entre otras fichitas.

Actualmente Humberto Valverde Prado se desempeña como coordinador de asesores de la Oficialía General de la Secretaría de Desarrollo Social que conduce Rosario Robles Berlanga; espacio que le ha permitido interactuar políticamente con actores de diferentes partidos políticos.

De hecho, su trayectoria es bien vista y analizada por el CEN del PRI que empieza a verlo como una opción en la candidatura a la presidencia municipal de Cuernavaca.

Hoy por hoy, podríamos advertir que Humberto Valverde Prado sería de los pocos actores políticos que podría construir una candidatura competitiva e incluso con posibilidades de vencer a Jorge Messeguer Guillen.

Humberto Valverde no tiene cola que le pisen, ni actores inmorales que le cuestionen. Por el contrario a construido una trayectoria política limpia desde los espacios ciudadanos y también como servidor público federal.

Jorge Messeguer no tendría nada que cuestionarle y por el contrario, Humberto Valverde tendría elementos que criticarle al Secretario de Seguridad Pública dentro de la competencia electoral, empezando por el tema de la seguridad, que si bien no se han corrompido con relaciones oscuras, si han mostrado incapacidad para resolver el problema de la inseguridad.

Humberto Valverde conoce perfectamente a los del PRD, saben de que pie cojean, conoce las fortalezas y debilidades de Jorge Messeguer Guillen y mejor aún, sería un prospecto limpio, fresco, con habilidad política, con conocimiento electoral, con arraigo en todas las colonias de Cuernavaca y con capacidad para gobernar la capital del Estado.

El CEN del PRI no se equivocaría en lanzarlo al ruedo, los grupos políticos priístas lo conocen, saben de su trayectoria y su transparencia y están concientes que sería una garantía para enfrentar al virtual candidato de Graco Ramírez: Jorge Messeguer.

Humberto Valverde tiene todo el perfil y el carisma para convertirse en el caballo negro del PRI y podría representar la alternativa electoral para que el PRI retenga la capital del Estado.




























 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas