Opinión / Columna
 
CAUCUS  
Alberto Millán 
Cuauhtémoc: Polémica
El Sol de Cuernavaca
27 de enero de 2015

  *PRD: ¿Rompimiento?

*Graco: Transparencia

?El caso del futbolista mexicano de talla mundialista, Cuauhtémoc Blanco, ha generado polémica a nivel estatal y nacional, frente a sus supuestas aspiraciones de ser presidente municipal de Cuernavaca. Su popularidad preocupa ya a varios candidatos de los partidos políticos tradicionales.

Si las aspiraciones de Cuauhtémoc Blanco fueran totalmente genuinas, estaríamos seguros que su popularidad lo llevaría a competir de tú a tú con cualquiera de los insipientes políticos que buscan gobernar Cuernavaca. Sin embargo, dudamos que el futbolista, seleccionado nacional, conozca siquiera los nombres del 10 por ciento de las colonias de la capital.

Así que su pre-registro e inminente registro como candidato del Partido Social Demócrata (PSD) a la alcaldía capitalina se reduce a un mero negocio de varios millones de pesos. Negocio en el que los hermanos Yáñez Moreno (Julio y Roberto) son los verdaderos beneficiados.

A diferencia del PRD y del PRI, que cobran para hacer candidatos a determinadas personalidades pudientes, se advierte que el PSD tuvo que desembolsar 3 millones de pesos y todos los gastos que represente la campaña para que Cuauhtémoc Blanco se pudiera prestar al "showman" electoral; al menos es lo que se dice al interior de ese partido político.

Y no es para menos, en los últimos dos años, los hermanos Julio y Roberto Yáñez Moreno han tenido ganancias absolutas cercanas a los 50 millones de pesos, casi 25 millones anuales que reciben de financiamiento público, de cuotas por los salarios de la diputación local, las regidurías y las alcaldías que lograron ganar en las elecciones del 2012 y con los negocios que desde el Congreso teje el diputado Roberto Yáñez.

Conocedores del marketing político-electoral, los hermanos Yáñez Moreno han sido perversos en usar y manipular la popular imagen del futbolista mexicano Cuauhtémoc Blanco. Su estrategia está bien pensada y sus objetivos son meramente mercantiles.

Julio y Roberto Yáñez, dueños de la plaza Morelos en el PSD, tienen en la figura de Cuauhtémoc Blanco dos claros objetivos: primero, mantener el registro de su partido para seguir cobrando y viviendo del financiamiento público. Es evidente que la competencia electoral del próximo siete de junio será de estructuras partidistas, de la que carece el PSD. De ahí la preocupación de los hermanos Yáñez Moreno.

Con Cuauhtémoc Blanco como candidato pretenden captar el voto volátil (el de los ciudadanos indecisos), para de esa manera conservar el registro y de paso obtener una diputación plurinominal, que seguramente sería para Julio Yáñez.

Incluso, con la popularidad del delantero mundialista pretenderán quitarle votos a los tres partidos políticos más fuertes y tradicionales: PRI, PRD y PAN, a quienes, por cierto, la figura de Cuauhtémoc Blanco los ha empezado a poner nerviosos.

El segundo objetivo es precisamente utilizar la imagen y popularidad de Cuauhtémoc Blanco para hacer ganar a unos y hacer perder a otros. Es decir, no dudamos que al futbolista lo vayan a utilizar de sparring electoral para hacer ganar al candidato del PRD, del PRI o del PAN, con quien mejor negocien, y hacer perder a los otros dos.

Al final, en política todo se vale y lo grave de esta guerra es que actores como Cuauhtémoc Blanco, que se prestan a este tipo de show mediáticos electorales, es que va de por medio su propio prestigio como futbolista.

Todos reconocen el talento del futbolista dentro de los campos deportivos nacionales y extranjeros, pero es también de reconocerse que carece del suficiente intelecto para gobernar Cuernavaca.

*PRD: ¿Rompimiento?

El diputado Arturo Flores Solorio puso en evidencia un posible rompimiento político al interior del PRD, producto de las candidaturas externas que se han generado, como estrategia de triunfo y que obviamente ha desplazado a quienes se la han jugado por ese partido político.

En ese caso está el propio diputado Arturo Flores Solorio, quien prácticamente ha sido desplazado de la candidatura, al volcarse el PRD y el propio gobierno estatal en apoyar al ex priísta José Manuel Agüero Tovar, decisión que obedece al supuesto objetivo del gobernador Graco Ramírez de ganar las elecciones en los municipios de la zona conurbada de Cuernavaca y la propia capital del estado.

La imposición de candidatos, que han desplazado a los perredista, ha propiciado la conformación de un bloque al interior del PRD, que podría tener el control de casi la mitad del Consejo Estatal de ese partido político.

Al bloque se han sumado, Manuela Sánchez, de Cuernavaca; Catalina Ríos de Zapata; Arturo Flores de Jiutepec; Anastacio Solis Lezo de Tepoztlán; Javier Orihuela y Gislea Mota de Temixco, entre otros más. De hecho, se prevé la suma de otros actores de distintas regiones.

De acuerdo a la convocatoria del PRD, la designación de los candidatos a los diferentes puestos de elección popular, se deberá de realizar por el voto de las dos terceras partes del Consejo Estatal. En este sentido el nuevo bloque estaría prácticamente obligando a los consejeros perredistas institucionales al gobierno a una equitativa negociación.

Es evidente, que el nuevo bloque perredista exigirá las candidaturas a las alcaldías de Jiutepec, Temixco y Zapata, así como algunos distritos locales y federales de dicha zona, a cambio de apoyar la candidatura de Jorge Messeguer Guillen en Cuernavaca.

De lo contrario, estarían respaldado la candidatura de Ignacio Suárez Huape en la capital, a cambia del reto de las candidaturas en la zona conurbada de Cuernavaca. Y de paso, presionar al gobernador Graco Ramírez a sacar las manos del proceso electivo interno del PRD; que obviamente, será prácticamente imposible.

El objetivo del gobernador Graco Ramírez, es ganar los municipios y los distritos de la zona conurbada de Cuernavaca y la zona oriente del Estado, que es donde se concentra la mayor votación. El gobernador no está dispuesto a ha sufrir una derrota electoral como le sucedió al ex gobernador Marco Adame Castillo.

Sería un fracaso rotundo para Graco Ramírez perder las alcaldías de Cuernavaca, Temixco, Emiliano Zapata, Jiutepec y Cuautla y de paso los distritos locales y federales. De ahí que la apuesta es ganar con cualquier candidato que lo garantice, sea o no del PRD; sea o no de su grupo.

De hecho, Graco Ramírez se ha convertido ya en el principal operador político y promotor de varios candidatos, especialmente la de Jorge Messeguer, que representa el proyecto transexenal; el de su amigo David Martínez Martínez en Temixco. En Jiutepec, esta con todo su respaldo el ex priísta, José Manuel Agüero y en Emiliano Zapata, ha lanzado toda una estrategia para desacreditar, desprestigiar y desmantelar la estructura de Catalina Ríos.

Al interior del PRD, las precandidaturas se empiezan a complicar; la amenaza de una desbandada masiva previo a la competencia electoral está latente y la construcción de alianzas de facto con otras fuerzas políticas y con candidatos de Morena, PAN o PRI, tendiente a provocar la derrota de los candidatos impuestos, forma parte de una estrategia alterna.

El revire, se está preparando y no será precisamente la negociación; el gobernador hará todo lo posible por imponer a sus gallos con el menor costo político.

*Graco: Transparencia

El gobernador Graco Ramírez cumplió con su promesa política de hacer pública su declaración patrimonial. El día de ayer, junto con otros 85 funcionarios públicos estatales, desde secretarios, subsecretarios hasta coordinadores, subieron a la página web del Ejecutivo, sus declaraciones patrimoniales.

En un acto de transparencia, el gobernador Graco Ramírez informa, parcialmente, sobre los bienes muebles e inmuebles que tiene, y que ha logrado obtener con base en su trayectoria como político.

En su declaración patrimonial, Graco Ramírez declara obtener un salario anual, como gobernador, de un millón 200 mil pesos; equivalentes a 100 mil pesos mensuales. Dice tener dos millones de pesos en joyas, bienes suntuarios y en obras de arte.

Graco Ramírez informa, también, ser dueño de cuatro propiedades, valuadas en un monto global por 23 millones 500 mil pesos en los siguientes bienes inmuebles. Un departamento en la colonia Polanco en la ciudad de México valuado en 5 millones 261 mil pesos; otro departamento ubicado también en la colonia exclusiva de Polanco, valuados en dos millones 140 mil pesos.

Una casa ubicada en el fraccionamiento Rancho Tetela en Cuernavaca, valuada en ocho millones y otro departamento instalado en la colonia Plan de los Amates en el puerto de Acapulco, Guerrero.

Lo curioso es que el gobernador informa no tener ningún vehículo bajo su propiedad ni a su nombre de él ni el de su esposa, Elena Cepeda. Incluso, revela no tener ningún tipo adeudos, ni tener inversiones.

Así que el patrimonio del gobernador Graco Ramírez empezará a ser evaluado y revisado.






















 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas