Opinión / Columna
 
CAUCUS  
Alberto Millán 
Graco: El C-5
El Sol de Cuernavaca
20 de noviembre de 2014

  * CMS: Escaramuza

* Diputados: Desafuero

Con la entrada en operaciones del C-5, prácticamente se complementa la estrategia de seguridad pública lanzada por el gobernador Graco Ramírez desde el inicio de su gobierno. Por lo tanto, ya no tendrá pretextos y justificaciones para no mejorar la seguridad que reclaman los ciudadanos de Morelos.

La estrategia del gobernador Graco Ramírez consistía prácticamente en cuatro ejes fundamentales. Primero: construir cuatro cuarteles regionales en el Estado de Morelos, de los cuales, tres de ellos ya están funcionando. Lo importante era darles espacios dignos a los elementos policíacos desde dónde planear las estrategias de prevención y combate a la delincuencia.

Obviamente, esos cuarteles policíacos están instalados de manera estratégica para un pronto desplazamiento y movilización de los elementos de seguridad. Falta uno por concluir su construcción, con lo que quedarán integrados los cuatro cuarteles policiales.

Segundo: realizar una profunda limpia de los cuerpos policíacos, ante el grado de infiltración de la delincuencia organizada en el sistema de seguridad. El gobernador cumplió y concluyó con llevar a todos los policías a realizarse los exámenes de Control y Confianza.

Se supone que el 80 por ciento de los cuerpos policíacos estatales y municipales fueron calificados como aptos. El otro 20 por ciento tendrá que ser reemplazado, de acuerdo con la información proporcionada a los diputados locales por el propio Comisionado de la Seguridad, Alberto Capella Ibarra.

Tercero: Implementar una nueva estrategia de coordinación policial a partir de la creación de un Mando Único, tendiente a obligar a los 33 municipios del estado, precisamente, a llevar a cabo una lucha coordinada en contra de la delincuencia.

Son ya 27 municipios los que se han adherido a esta estrategia que ha implicado no sólo entregar recursos municipales a dicho objetivo, sino que, además, a entregar al Estado parte de los policías municipales, y, por si fuera poco, darle la facultad al Coordinador de la Seguridad de designar a los secretarios de seguridad en los ayuntamientos.

En este tema, los presidentes municipales han cedido para que el gobernador Graco Ramírez pueda consolidar esa estrategia de coordinación policiaca. Sólo faltan seis municipios, pero con los que se han adherido se tiene una cobertura del 95 por ciento.

Cuarto: la creación y operatividad del Centro de Coordinación, Comando, Computo y Comunicación, mejor conocido como C-5, mismo que el pasado martes fue inaugurado por el gobernador Graco Ramírez y el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

A través del C-5 se busca mantener un estricto monitoreo de la ciudad y de las cuatro regiones del estado, así como de las colonias con mayor índice de criminalidad, a fin de prevenir y combatir a la delincuencia de manera inmediata y eficaz.

En el C-5, se dijo, fueron invertidos mil 200 millones de pesos en la construcción del inmueble y en la adquisición de todo el equipo tecnológico que lo constituye, entre las que destacan las mil videocámaras de vigilancia.

Por lo tanto, Graco Ramírez cuenta ya todo el diseño que se planeó desde el inicio de su gestión para atender el problema de la inseguridad.

Es decir, el Gobernador cuenta con cuarteles policiales, con elementos acreditados como aptos para dar el servicio, con una estrategia de Mando Único y con todo un aparato tecnológico, que integran y amalgaman lo que podría ser un nuevo modelo de seguridad pública.

De ahí que el gobernador Graco Ramírez cuenta ya con todos los elementos para empezar a dar resultados en beneficio de la seguridad de los morelenses. Y tiene como reto: reducir los delitos de alto impacto (homicidio doloso, secuestro y robo a casa habitación), empezar a disminuir la sangre en los diferentes medios de comunicación y en consecuencia, bajar la percepción ciudadana.

Si el Gobernador logra dar impactos importantes en los próximos meses en materia de seguridad, automáticamente se afianzará en la jefatura del Ejecutivo Estatal y recuperará la credibilidad y confianza que había perdido ante la sociedad morelense.

El Gobernador tiene ya los elementos para hacerlo. La estrategia de seguridad ya está totalmente integrada. Ahora sólo falta amalgamarla para consolidarla como un nuevo modelo de seguridad, incluso a nivel nacional. Si esto lo logra en poco tiempo, entonces arrebatará a la oposición la bandera electoral de la seguridad.

Los resultados tienen que empezar a surtir efectos positivos entre la sociedad; ya no hay pretextos y justificaciones. Si las cosas no resultan en lo inmediato, entonces las complicaciones aumentarán para el Gobernador y los responsables de la seguridad.

* CMS: Escaramuza

Mientras los integrantes de la Coordinadora de Movimientos Ciudadanos no se despojen de la sed de venganza política en contra de Graco Ramírez, toda su estrategia quedará en una mera escaramuza política.

La marcha realizada el día de ayer -principalmente- por transportistas en las calles del centro de Cuernavaca evidencia que la Coordinadora de Movimientos Ciudadanos se está desfigurando, pues quienes la encabezan actúan más por venganza política, que por encabezar los sentimientos y frustraciones de la sociedad morelense.

El presentar ante el Congreso local los resultados del referéndum, que no lo fue, de revocación de mandato del Gobernador, habla de que la Coordinadora de Movimientos Ciudadanos se quedó ya sin contenido y sin una bandera social y política que encausar y encabezar.

En el caso de los transportistas que integran esta coordinadora, están más preocupados por no ver afectados sus intereses, que el de representar las causas sociales de los morelenses. Ellos salieron a las calles para manifestarse en contra del proyecto del "Morebús", un proyecto que, por cierto, no existe y que difícilmente se echaría andar sin su anuencia.

Efectivamente en la iniciativa de la nueva Ley de Movilidad y Transporte presentada por el gobernador Graco Ramírez se plantea un nuevo modelo de transporte, pero que éste debe surgir desde los propios concesionarios y no del gobierno.

Así que a la marcha del día de ayer realizada por la Coordinadora de Movimientos Sociales le faltó contenido y sustento social, pues los transportistas no representan a los morelenses, por el contrario los afectan al no cumplir con ofrecer y mejorar el servicio de transporte público en beneficio de los miles de usuarios de Morelos.

*Diputados: Desafuero

La Junta Política y de Gobierno sí va a dictar procedente el juicio de desafuero del que serán objetos los diputados Manuel Martínez Garrigós y Alfonso Miranda Gallegos. Al primero, por el delito de peculado, y al segundo, por amenazas y ultrajes a la autoridad.

En el caso de Martínez Garrigós, la Junta Política tendrá que reponer el procedimiento realizado el martes pasado porque se registraron algunas irregularidades que podrían derivar en el otorgamiento de un amparo a favor del legislador.

Los diputados de la Junta Política y de Gobierno cometieron graves yerros. Por esa razón tendrán que reponer el procedimiento en el caso de Martínez Garrigós lo más pronto posible, y, en consecuencia, se tendrá que realizar una nueva reunión para procesar con legalidad y en un marco de Derecho ambos casos.

En el asunto de Alfonso Miranda, los legisladores de la Junta Política y de Gobierno cayeron en los chantajes del diputado, a quien -por cierto- ese mismo día le otorgaron la prerrogativa política de aplazar para la próxima semana el tema.

En la reunión de la Junta Política y de Gobierno se le permitió la entrada al diputado Alfonso Miranda, quien se dijo inocente de todas las acusaciones que se han vertido en su contra y arruinado económicamente frente a las múltiples deudas que enfrenta. De hecho, en varias ocasiones ha pedido que se le adelantes algunas de sus quincenas.

Los integrantes de la Junta Política y de Gobierno han cometido graves errores de forma y de fondo, sobre todo en la decisión que tomaron recientemente para dictar procedente la formación de causa en contra de Manuel Martínez Garrigós; caso que, advertimos, se tendrá forzosamente que reponer.


















 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas