Opinión / Columna
 
CAUCUS  
Alberto Millán 
*Graco: A la Presidencia *Lucía Meza: Liderazgo *Miranda: Aún en riesgo
El Sol de Cuernavaca
16 de diciembre de 2014

  POR ALBERTO MILLÁN

Desde estos momentos el gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu ha desplegado toda una estrategia de imagen y comunicación a nivel nacional por la candidatura del PRD a la presidencia de la República, que, dicho sea de paso, la tiene fácil para consolidarla y convertirse en el abanderado del sol azteca -sumergido en una grave crisis- a ocupar la silla más grande del país.

Graco Ramírez sueña despierto con la Presidencia de la República y ve casi en la bolsa la candidatura del PRD a la Presidencia. De ahí que ha invertido en los medios de comunicación nacionales para verse, oírse y posicionarse como la mejor alternativa del PRD par la competencia presidencial del 2018.

En términos reales, el gobernador morelense Graco Ramírez sí tiene posibilidades de alcanzar la nominación del partido bajo tres elementos claves: Primero, que no tiene enfrente a algún prospecto fuerte que le pudiera hacer competencia, pues los dos candidatos naturales a la presidencia, Marcelo Ebrard y Miguel Mancera, prácticamente están desacreditados.

En el caso del ex gobernador del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, enfrenta un grave problema de corrupción cometido en su administración con la construcción de la línea 12 (dorada) del metro capitalino, en donde no sólo existió un desvío de recursos, sino que además se registraron irregularidades en su operación.

La investigación sobre la Línea 12, que realizó la Contraloría del D.F., arrojó a 33 funcionarios y ex funcionarios responsables, quienes serían sancionados, por la mala construcción de la línea dorada en la que se usó documentación apócrifa, se utilizaron recursos no comprobados, hubo sobrecostos y causó un daño patrimonial al gobierno de la Ciudad.

El pleito entre Marcelo Ebrard y Marcelo Ebrard por la construcción de la línea 12 del metro, los ha sometido a un desgaste no sólo físico, sino político en donde ambos han perdido por lanzarse acusaciones mutuas que los han puesto en la crítica pública y en el desprestigio social.

Por si fuera poco, Marcelo Ebrard se ha confrontado con el grupo de los "chuchos", que mantienen el control del partido, al grado de distanciarse y de mantener abierta la herida política que en cualquier momento podría nuevamente sangrar.

Miguel Ángel Mancera es otro de los candidatos naturales a la presidencia de la república por parte del PRD, que ha empezado a ver como se diluye su posibilidad para convertirse en el abanderado presidencial de ese partido. El actual jefe de gobierno del Distrito Federal tiene graves problemas de salud que lo nulifican en la lucha por la presidencia.

Recientemente fue sujeto a una cirugía a corazón abierto, por problemas en el miocardio que desafortunadamente le han mermado su salud.

Segundo, Graco Ramírez cuenta con el total e incondicional respaldo del grupo predominante del PRD, denominado los "chuchos". De hecho, es amigo personal del dirigente nacional del perredismo, Carlos Navarrete, quien no tendría ningún empacho en respaldar las aspiraciones del gobernador morelense.

Graco Ramírez y Carlos Navarrete, junto con Jesús Ortega, sostiene una amistad desde 1968, cuando los tres construyeron el Partido Socialista de Trabajadores (PST), bajo la conducción del corrupto Aguilar Talamantes. Posteriormente formaron parte de la fundación del PSUM, para después coligarse con el Frente Cardenistas, que le dio vida al PRD, bajo el liderazgo de Cuauhtémoc Cárdenas.

Desde 1969, Graco Ramírez, Francisco Navarrete y Jesús Ortega; los dos últimos impulsadores del alcalde de Iguala José Luis Abarca, responsable de la desaparición o asesinato de los 43 normalistas de Ayotzinapan, han tenido como principal objetivo la presidencia de la república.

Los tres, intentaron llegar a Los Pinos de lado de Cuauhtémoc Cárdenas y después al lado de Andrés Manuel López Obrados; fueron intentos fallidos. Empero ahora, con Graco Ramírez Garrido Abreu tienen esa posibilidad y ese proyecto que han construido desde 1988 alrededor de otras figuras.

Ahora, tienen la posibilidad de impulsar a uno de los suyos y no es otro que Graco Ramírez Garrido Abreu, que logró salir del Congreso de la Unión para gobernar Morelos y convertir al Estado en su principal plataforma política para la presidencia del 2014.

Tercero, la alianza que sostiene el gobernador Graco Ramírez y de manera silenciosa el grupo de los "chuchos" con el presidente priísta Enrique Peña Nieto, que le han permitido al gobernador de Morelos abrir puertas y conseguir apoyos que ningún otro gobernador puedo lograr.

Graco Ramírez le habla de tu a tu al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien en cualquier momento le contesta las llamadas telefónicas. Lo mismo ocurre con el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray; los hombres de confianza del presidente y en términos reales las manos izquierda y derecha de quien despacha desde Los Pinos.

Graco Ramírez ha sido hábil e inteligente para no sólo leer los mensajes y objetivos del presidente Enrique Peña Nieto, lo que incluso le ha permitido a adelantarse en materializar en Morelos, varias de las políticas públicas y estrategias presidenciales. Al grado, incluso, que pareciera que el presidente es quien le sigue los pasos al gobernador y no viceversa.

El gobernador de Morelos tiene relaciones políticas a nivel nacional que le podrían ayudar para lograr sus objetivos de convertirse en el candidato del PRD y competir por la presidencia de la República. Además, es un político -viejo lobo de mar- que tiene el suficiente talento en la comunicación política y los vínculos con los más influyentes comunicadores a nivel nacional.

De ahí que el gobernador no ha reparado en su intento por convertirse en el candidato presidencial del PRD para las elecciones del 2018. Esta trabajando en ello y cada paso que da, tiene como único fin el 2018. De ahí que, no dudamos se empiece a maquinar toda una estrategia electoral para ganar la mayoría de los distritos locales en las elecciones del 2015, pues lo único que lo detendría o lo descarrilaría en sus aspiraciones, sería contar con un Congreso Local adverso.

*Lucía Meza: Liderazgo

La diputada Lucía Meza Guzmán no sólo se fortaleció como la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso Local, sino que además consolido su liderazgo ante los 29 diputados locales de las diferentes fuerzas políticas.

La conducción y estrategia que desplegó en la última sesión ordinaria del pasado viernes por la madrugada fue de antología.

En el momento en que se vio perdido todo el proyecto presupuestal, la construcción de una nueva auditoría de fiscalización, la extinción del CIDHEM y la aprobación de la iniciativa para que el gobierno estatal se asocie con la Cooperativa Cruz Azul; la diputada Lucia Meza Guzmán se impuso a los amagos del PRI y PAN, a quienes al final evidencio y vapuleo.

Lucia Meza Guzmán logró concretar la encomienda del gobernador Graco Ramírez de aprobar el paquete presupuestal y de aprobarle el decreto para crear la sociedad con la Cooperativa Cruz Azul y de paso, construyó las condiciones para desaparecer la Auditoría Superior de Fiscalización para crear un nuevo organismo encargado de revisar las cuentas públicas de todos los tres Poderes, de los organismo autónomos y descentralizados, así como de los 33 municipios.

Lucia Meza Guzmán fue hábil en triangular una negociación con el diputado Alfonso Miranda y lograr garantizar los 20 votos que requería, para sacar adelante los acuerdos que ya se habían cocinado al interior del Congreso y entre el Legislativo y Ejecutivo.

Varios pudieran ver como un riesgo el acuerdo establecido con el diputado Alfonso Miranda, que tendrá como efecto que no sea desaforado del cargo de procurador, como inicialmente lo exigía el gobernador Graco Ramírez, a través del Fiscal Rodrigo Dorantes Salgado.

Aquí lo advertimos, el tema de Alfonso Miranda, significaba una inminente escaramuza política, porque en términos jurídicos no existen elementos suficientes como para que el Congreso Local decida quitarle el fuero, sacarlo del Congreso y llevarlo a los tribunales locales.

Siempre expusimos que los delitos por los cuales se le pretendía desaforar, eran totalmente de riza, pues haberles mentado la madre a los policías ministeriales y amenazarlos con intentar destituirlos del cargo, no son elementos jurídicos para destituirlo del cargo, sobre todo cuando quedó acreditado que quienes cometieron las arbitrariedades fueron los elementos de la Fiscalía del Estado, a quienes se le pretende hacer ver como víctimas rosas.

La diputada Lucia Meza Guzmán aprovecho la coyuntura para triangular la negociación y darle viabilidad a la sesión de la madrugada del pasado viernes. Obviamente habrá críticas, sobre todo cuando desde el PRD se le acusó a Miranda Gallegos de estar vinculado con la delincuencia organiza.

De hecho en un medio nacional el gobernador Graco Ramírez se vuelve a referir al diputado como un delincuente, lo que podría hacerse suponer que Alfonso Miranda Gallegos no tiene segura su impunidad y que en cualquier momento se la podrían voltear.
 
Columnas anteriores
Columnas anteriores
Cartones
Columnas