Policiaca
Confirma SSPF aseguramiento de banda de secuestradores
* Responsables del plagio de una menor en San Gaspar, Jiutepec
El Sol de Cuernavaca
8 de diciembre de 2008

José Luis Rojas

Jiutepec, Morelos.- La Secretaría de Seguridad Pública federal, confirma la información que adelantó este sábado El Sol de Cuernavaca y El Sol de Cuautla, sobre la captura de siete presuntos integrantes de una peligrosa banda de secuestradores y robacoches, los que habrían sido los responsables de perpetrar el pasado 21 de octubre, el secuestro de una menor de diez años de edad en la comunidad de San Gaspar, municipio de Jiutepec, por la que cobraron en los limites de Morelos con Guerrero, 500 mil pesos de rescate.

De acuerdo a la SSP federal, los ahora detenidos podrían formar parte de una banda de criminales organizados, conocida como "Los Temixco"; se destacó además, que la captura de estos presuntos secuestradores se logró gracias a los trabajos de colaboración existentes entre la Policía Federal y la Policía Estatal de Morelos.

Además, informa la SSP federal que la denuncia por el secuestro de la menor, realizada por sus familiares directamente en las oficinas centrales de la SIEDO-PGR, se registró como la AP/PGR/SIEDO/UEIS/292/2008.

La autoridad federal dio a conocer que el pasado viernes 5 de diciembre del presente año, los agentes federales tuvieron conocimiento de que la Policía Preventiva estatal de Morelos había detenido a dos sujetos, por el delito de posesión ilícita de arma de fuego, quienes responden a los nombres de: Juan Olea Estrada, de 40 años de edad, originario de Yolotla, estado de Guerrero, que era representante de un dueto musical denominado "Bertín y Lalo".

El otro detenido responde al nombre de Bertín Gómez García, de 53 años de edad, originario del municipio de Atoyac de Álvarez, estado de Guerrero, y de acuerdo a las primeras investigaciones, la participación de estos dos en la organización criminal denominada "Los Temixco", consistió en trasladar a una víctima de secuestro a una "casa de seguridad"; pero además, Gómez García cuenta con antecedentes penales por delitos contra la salud, habiendo sido recluido en el ex Cereso Número 2, ubicado en el Ejido Santa Adelaida, estado de Tamaulipas, durante los años de 1998 al 2005.

Tras la captura de los dos sujetos, por elementos de la Policía Preventiva morelense, los agentes federales se trasladaron a el pasado viernes a Morelos, para entrevistar a los detenidos, quienes proporcionaron información de los integrantes de la organización criminal denominada "Los Temixco", presuntamente vinculados con el secuestro de una menor de 10 años de edad, hechos ocurridos el 21 de octubre de este año en San Gaspar, municipio de Jiutepec, permitiendo a los efectivos federales, implementar un operativo en las inmediaciones del poblado de Temixco, lográndose la detención de cinco de sus cómplices.

Estos son: Maximino Pastor Nájera, de 45 años de edad, de ocupación jardinero, de quién se presume laboraba en la casa de la menor; su participación dentro de la organización criminal era la de señalar a la víctima, así como participar en su intercepción

Dentro de los detenidos se encuentran tres mujeres: Martina Aguirre Silva de 42 años, originaria del municipio de San José Río Mina, estado de Oaxaca, de oficio empleada doméstica de la familia de la víctima, y pareja sentimental de Maximino Pastor, quien era la encargada de proporcionar información de la víctima para realizar el secuestro

La segunda fémina detenida responde al nombre de Leonarda Zavaleta Pérez, de 50 años de edad, de ocupación trabajadora doméstica, quien se encargó de cuidar a la víctima La tercera mujer relacionada con esta banda de secuestradores es Azalia Domínguez Contreras de 33 años, originaria de Cuernavaca Morelos, de ocupación ama de casa

Otro inculpado es Eusebio Pastor Mota de 49 años, originario del municipio de Tlacotepec, Guerrero, el mismo que, según las investigaciones y primeras declaraciones, se encargó de cuidar a la menor todo el tiempo que estuvo secuestrada.

De acuerdo a la SSP federal, el modo de operar de esta organización delictiva, era la de obtener información de las víctimas a través del servicio doméstico que les prestaban, ya fuera como jardineros, domésticas o cocineras, lo que les permitía interceptarlas junto con su familia en el exterior de su domicilio, para posteriormente ingresar y robar los objetos de valor, dentro de los domicilios de "sus patrones", llevando consigo a uno de los integrantes de la familia, a quien trasladaban a pie por un camino de terracería, a un inmueble que era utilizado como "casa de seguridad" en la colonia Campo Sotelo, municipio de Temixco, Cuernavaca, Morelos.

Además, como medida de presión hacia la familia de la víctima, los presuntos secuestradores comunicaban a la persona plagiada vía telefónica, amenazando con causarle daño o dejar de comunicarse, en caso de no cumplir sus exigencias de pago del rescate.

Cabe destacar que Juan Olea Estrada y Bertín Gómez, quienes fueron los primeros detenidos por elementos de la Policía Preventiva estatal, fueron capturados cuando se presentaron a reclamar un caballo "cuarto de milla" que se había encontrado en un terreno bardado de la calle Las Palmas, colonia Las Flores de Xochitepec, donde los agentes de la Policía Ministerial, por medio de una denuncia anónima habían descubierto un "deshuesadero" de vehículos robados.

En dicho lugar, los agentes de la PM, pudieron ver al interior de un terreno abandonado, a través de algunos orificios de la barda, y descubrieron en dicho lugar, que estaba un camión "torton" color amarillo, con placas 536-DA-8 del Servicio Público Federal, con reporte de robo de fecha 14 de noviembre, según la carpeta de investigación FRV/3ª/063/08-11, y que además estaba ya cargado con cientos de autopartes.

Los policías y el fiscal descubrieron en el mismo lugar una camioneta con una caja "seca", con placas PVA-9233 del estado, por igual con reporte de robo del 16 de noviembre, según la carpeta de investigación FRV/3ª/102/08-11; todavía más, descubrieron que junto a esos vehículos se encontraba amarrado un caballo, que ya mostraba estragos por el abandono y la falta de alimento y que por fortuna en este caso "fue la punta de la madeja", para dar con estos secuestradores, ya que Juan Olea y Bertín Gómez, confiados en que la policía Ministerial, nada sabía de sus actividades ilícitas, se presentaron a reclamar su caballo, sin esperar nunca que los elementos de otra corporación, gracias a la coordinación de la SSP estatal con la Federal, si los estuvieran investigando y los capturaran.