Morelos
Bajan índices de pobreza en Morelos: Sedesol
* Se vislumbran los primeros resultados de la política social actual
El Sol de Cuernavaca
4 de noviembre de 2008

Angelina Albarrán

Jojutla, Morelos.- De los cinco tipos de pobreza que hay a nivel nacional que son: Muy Alta, Alta, Media, Baja, y Muy Baja Marginación, el Consejo Nacional de Población (CONAPO), establece que en Morelos se registran cuatro tipos, exceptuando, el de Muy Alta Marginación que no se tiene en Morelos, señaló el delegado de la Sedesol, Oswaldo Castañeda Barrera.

"La mayor parte de municipios se encuentran en la media y baja marginación; en el nivel de Alta Marginación se encuentra únicamente el municipio de Tlalnepantla; en Media Marginación se tiene a 11 municipios: Axochiapan, Totolapan, Ocuituco, Temoac, Zacualpan, Coatlán del Río, Tepalcingo; Jantetelco, Miacatlán; Tetela del Volcán; y Jonacatepec".

Así, establece que se encuentran en Baja Marginación los municipios de Temixco, Tepoztlán, Xochitepec, Huitizilac, Tlaltizapán, Tlaquiltenango, Puente de Ixtla, Tetecala, Mazatepec, Amacuzac; Ciudad Ayala, Tlayacapan, Yecapixtla y Atlatlahucan. Con Muy Baja Marginación se ubican los municipios de Cuernavaca, Cuautla, Zacatepec Jiutepec, Jojutla, Yautepec, y Emiliano Zapata.

Y los municipios de Temoac y Ocuituco, que hace tres años fueron catalogados como de Alta Marginación, por el Instituto Nacional de Geografía e Informática, (INEGI), y el Consejo Nacional de Población (Conapo), hoy empiezan a revertir sus tendencias y a rendir frutos los programas aplicados por la Sedesol y otras dependencias del gobierno federal y estatal, ya que en el último reporte Coneval ya no los reportó como alta marginación.

Detalló que en el estado hay 976 localidades y sólo nueve están consideradas como de alto rezago social, donde se están aplicando recursos de la dependencia federal y del gobierno del estado, como Oportunidades, paquetes alimentarios y despensas del DIF, entre otros y estas son: La Longaniza en Ayala, Agua de Coyote en Jojutla, Tetelilla en Jonacatepec, Campo Acatzingo en Miacatlán, Las Huertas, El Mirador, y Campo San Juanes en Tlaltizapán, Campo Los Solís, en Xochitepec, El Basurero en Yautepec y La Bomba en Tlaquiltenenago, estas localidades la mayor parte fueron creados a partir de que jornaleros agrícolas del estado de Guerrero y Oaxaca se han ido asentando en esas localidades, con cabañas de cartón varas y láminas, a los que hay que otorgarles los programas sociales de los tres órdenes de gobierno y apoyo de la sociedad civil que se ha sumado.

Castañeda Barrera refirió que el conjunto de programas como Oportunidades, Liconsa, Adultos Mayores, Programa de Abasto Social de Diconsa, y otros que ha implementado el gobierno federal como el Seguro Popular y otros que ha implementado el gobierno estatal han tenido una buena focalización y han contribuido en apoyar a las familias para ir trascendiendo y dejando el círculo de pobreza.

Indicó que hay que mencionar que el avance más importante se da en lo que se denomina la pobreza de capacidades, y esto es porque es precisamente a esta categoría que se dedica el fuerte de las medidas de atención en contra de la pobreza.

Dijo que de acuerdo a CONEVAL se indica que el avance en las zonas rurales, en particular en la pobreza alimentaria es la mayor que se ha registrado, de hecho se nos dice que hay una reducción de 17.9 puntos porcentuales en este tipo de pobreza.

El Informe presentado por Coneval tiene dos importantes fines: contribuir con la rendición de cuentas del gobierno federal y emitir recomendaciones para mejorar el desempeño de la política social.

Dentro de los hallazgos se encuentran: El desarrollo social ha tenido importantes avances a partir del inicio de los años 90; ha aumentado la cobertura de servicios básicos, especialmente para la población con menores ingresos, la esperanza de vida al nacer ha aumentado, y se han reducido los niveles de pobreza entre 1996 y 2006.

El gasto social ha aumentado sistemáticamente desde 1996, la política de desarrollo social ha fomentado la ampliación de las capacidades básicas de las familias más pobres, diversos programas han logrado la corresponsabilidad de la población, han adecuado sus esquemas a la realidad de las localidades y han desarrollado manuales de operación específicos.